Podcasts de historia

Vasta migración euroasiática de regreso a África revelada por los huesos de un hombre etíope de 4.500 años

Vasta migración euroasiática de regreso a África revelada por los huesos de un hombre etíope de 4.500 años


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Un antiguo genoma africano ha sido secuenciado por primera vez con el descubrimiento de un esqueleto de 4.500 años en una cueva en Etiopía. El ADN recuperado de los huesos sugiere que hace miles de años se produjo una gran migración de personas del Medio Oriente a África, lo que dio nueva forma a la historia de la humanidad antigua.

Debido a la frágil naturaleza de los restos humanos en climas cálidos, ha sido difícil obtener cualquier tipo de ADN de los cuerpos africanos antiguos. Sin embargo, Mota cambió eso. El antiguo esqueleto de un hombre cazador-recolector que vivió hace 4.500 años fue encontrado en 2012 en una cueva en las tierras altas del suroeste de Etiopía. Llamado 'Mota', en honor a la cueva, había sido enterrado en condiciones frías y áridas, y cuando los científicos probaron su hueso peñasco (que se encuentra justo debajo de la oreja), pudieron recuperar rendimientos de ADN hasta 500 veces mayores que los de otros huesos. , informa NewScientist.

El coautor del estudio, el Dr. Andrea Manica, de la Universidad de Cambridge, dijo al Servicio Mundial de la BBC que, “Lo que pudimos obtener es ADN no dañado de muy alta calidad a partir del cual podríamos reconstruir todo el genoma del individuo.

"Tenemos el plano completo, cada gen, cada bit de información que hizo a este individuo que vivió hace 4.500 años en Etiopía".

  • Oleadas de invasores llegaron a Gran Bretaña pero dejaron pocos genes, según un nuevo estudio
  • Jawbone muestra que el humano moderno hace 40.000 años tuvo un bisabuelo neandertal
  • Los estudios genéticos vinculan a los pueblos indígenas de la Amazonía y Australasia

Las tierras altas de Etiopía, donde se encontraron la cueva de Mota y los huesos. ( CC BY 2.0 )

Los hallazgos del hito se publicaron esta semana en la revista. Ciencias. En resumen, los científicos escribieron: “Usamos este genoma para demostrar que el reflujo euroasiático hacia África provino de una población estrechamente relacionada con los agricultores del Neolítico temprano, que habían colonizado Europa 4.000 años antes. El alcance de este reflujo fue mucho mayor de lo que se informó anteriormente, y llegó hasta África central, occidental y meridional ".

El genoma de Mota reveló que tenía ADN africano puro, lo que significa que sus antepasados ​​nunca habían abandonado África. Los científicos creen que los humanos modernos ( homo sapiens ) emigraron por primera vez fuera de África hace 60.000 a 125.000 años. La nueva información genética, en comparación con la composición de los genomas africanos modernos, muestra que 1.500 años después de la muerte de Mota, el marco genético del continente había cambiado, lo que sugiere que hace unos 3.000 años se produjo una gran migración. de nuevo en África, y los científicos aún no saben por qué.

Mapa que muestra las primeras migraciones humanas fuera de África. Los científicos ahora están datando una migración masiva a África que ocurrió hace aproximadamente 3.000 años.

No está claro por qué la gente pudo haber hecho el viaje. La revista Smithsonian escribe que hasta la fecha no hay evidencia que indique un cambio en el clima u otro evento importante que podría haber provocado una migración masiva.

Un equipo de arqueólogos y miembros de la tribu Gamo del suroeste de Etiopía encontró la cueva de Mota en las tierras altas, con vista a un río. Tenía 14 metros (46 pies) de ancho y 9 metros (30 pies) de alto. Durante las excavaciones, descubrieron el esqueleto de un macho adulto. Lo habían tumbado boca abajo en un entierro, con el cuerpo extendido y las manos cruzadas debajo de la barbilla. Las pruebas de datación por radiocarbono mostraron que murió hace 4.500 años, antes de la línea de tiempo propuesta para la migración euroasiática.

  • El misterio de la identidad del hombre Kennewick finalmente resuelto: el ADN es nativo americano
  • Cuando nació la Eurasia moderna: la genética da pistas sobre los orígenes de los euroasiáticos

Una mujer Ari diseña una placa para hornear en una aldea del sur de Etiopía. (David Stanley / CC BY 2.0 )

Estos resultados significan que los africanos modernos no solo poseen una ascendencia euroasiática significativamente mayor de lo que se pensaba anteriormente, sino que también aclaran los movimientos de los grupos antiguos.

Mota ha establecido una nueva base genética en África. El flujo de genética euroasiática hace aproximadamente 3.000 años provino de la misma fuente que suministró la expansión neolítica en Europa desde el Cercano Oriente, señala ScienceNewsLine. Esto propone que "los descendientes directos de los agricultores que trajeron la agricultura a Europa también pueden haber contribuido con nuevas formas de producción de alimentos en el Cuerno de África".

Las tecnologías avanzadas y los descubrimientos arqueológicos sin duda resolverán los muchos misterios de los antiguos orígenes de la humanidad.

Últimamente, los estudios genéticos han arrojado luz sobre los genomas y las ascendencias de varios grupos en todo el mundo. La investigación de este año mostró que los nativos americanos que viven en el Amazonas tienen una conexión genética inesperada con los pueblos indígenas de Australasia, lo que sugiere una ola de migración previamente desconocida a las Américas hace miles de años.

  • Los antepasados ​​antiguos tenían más ADN del que tenemos ahora: ¿hemos evolucionado?
  • Antiguos fósiles humanos encontrados en China desafían la teoría de fuera de África

Izquierda: chamán amazona ( Wikimedia Commons ). Derecha: aborigen australiano ( Steve Evans / Flickr )

También se ha establecido que los padres fundadores de Asia fueron una pequeña selección de hombres poderosos, y hace 1.000 años se establecieron fuertes linajes paternos que ahora son visibles a través de pruebas genéticas, aunque las identidades de estos antiguos antepasados ​​genéticos asiáticos aún se desconocen en gran medida.

La ascendencia genética del este de Asia se remonta a un pequeño número de hombres poderosos. El pueblo nómada Xiongnu de Mongolia. ( Museo de Henan )

Luca Pagani del Wellcome Trust Sanger Institute en el Reino Unido, que no participó en el estudio de Etiopía, dijo a NewScientist: “Esta es una prueba de principio de que en un clima cálido como África se puede obtener ADN antiguo de buena calidad. Esto abre ventanas de oportunidad en todo el resto del continente, que todavía se comprende muy poco ”.

Imagen destacada: Deriv; Una molécula de ADN ( C. Bock / Wikimedia Commons ), y réplica del cráneo fósil de Homo ergaster (Homo erectus africano) ( CC POR 2.5 ).

Referencia de la revista: Ciencias, DOI: 10.1126 / science.aad2879

Por Liz Leafloor


Colecciones en las noticias

Los investigadores rastrearon esta discrepancia genética a una afluencia de euroasiáticos que regresaron a África hace unos 3.000 años. Aunque esta migración de regreso a África ya se conocía a través de estudios previos de granos antiguos en el continente, el tamaño de la migración se había subestimado enormemente. Utilizando el esqueleto de Mota como línea de base para África antes de la afluencia, Pinhasi et al. examinó genomas modernos alrededor del continente en busca de evidencia de ADN euroasiático. Incluso grupos relativamente aislados, como los Mbuti en el corazón del Congo, muestran un pequeño porcentaje de genes euroasiáticos. Otras comparaciones determinaron que el pueblo Ari de Etiopía eran los descendientes más cercanos al esqueleto de Mota.

Si el reflujo de humanos hacia África fue mucho mayor de lo que se pensaba, ¿qué causó el movimiento? Los investigadores no pudieron encontrar ninguna razón climática obvia, pero la llegada de cultivos, como el trigo y la cebada, casi al mismo tiempo podría explicar hasta qué punto los genes euroasiáticos se diseminaron por el continente. El éxito de tales cultivos habría provocado un aumento de la población en África.

Hasta ahora, la mayoría de los estudios de migraciones históricas relacionadas con África se basan en un análisis exhaustivo de las poblaciones vivas. La hipótesis más reciente de cómo los humanos abandonaron el continente analizó las secuencias del genoma de 225 personas en Egipto y Etiopía para comprender qué región actuaba como puerta de entrada al resto del mundo. De hecho, comprender la diversidad genética en África es sin duda crucial para mapear la evolución humana y la migración. Sin embargo, la investigación del ADN antiguo revela secretos ocultos en huesos que pueden estar ya guardados en nuestros museos. Como se ve con el esqueleto de Mota e incluso con un hallazgo reciente en Sudáfrica, los fósiles revelan una historia mucho más compleja de cómo nuestros antepasados ​​y sus parientes cercanos vivieron o viajaron hace milenios.


El genoma antiguo de África secuenciado por primera vez

El ADN de un cráneo etíope de 4.500 años de antigüedad revela que una gran ola migratoria de euroasiáticos occidentales hacia el Cuerno de África hace unos 3.000 años tuvo un impacto genético en las poblaciones modernas de África oriental.

La secuenciación de genomas antiguos es todavía muy nueva y está cambiando la forma en que reconstruimos los orígenes humanos

Andrea Manica

Nota: Este artículo fue modificado el 3 de febrero de 2016 tras el descubrimiento de un error bioinformático y una errata emitida por los investigadores.

El primer genoma humano antiguo de África en ser secuenciado ha revelado que una ola de migración de regreso a África desde Eurasia occidental hace unos 3.000 años afectó la composición genética de las poblaciones de África oriental.

El genoma fue tomado del cráneo de un hombre enterrado boca abajo hace 4.500 años en una cueva llamada Mota en las tierras altas de Etiopía, una cueva lo suficientemente fresca y seca como para preservar su ADN durante miles de años. Anteriormente, el análisis del genoma antiguo se limitaba a muestras de las regiones norte y ártica.

El último estudio es la primera vez que se ha recuperado y secuenciado un antiguo genoma humano de África, la fuente de toda la diversidad genética humana. Los hallazgos se publican hoy en la revista. Ciencias.

El genoma antiguo es anterior a un misterioso evento migratorio que ocurrió hace aproximadamente 3.000 años, conocido como el "reflujo euroasiático", cuando personas de regiones de Eurasia occidental como el Cercano Oriente y Anatolia volvieron repentinamente al Cuerno de África.

El genoma permitió a los investigadores realizar una comparación genética que abarcaba milenios y determinar que estos euroasiáticos occidentales estaban estrechamente relacionados con los agricultores del Neolítico temprano que habían llevado la agricultura a Europa 4.000 años antes.

Al comparar el genoma antiguo con el ADN de los africanos modernos, el equipo ha podido demostrar que las poblaciones de África Oriental de hoy tienen hasta un 25% de ascendencia euroasiática de este evento.

Los investigadores describen los hallazgos como evidencia de que el evento de "reflujo" fue de mayor tamaño e influencia de lo que se pensaba anteriormente. La ola masiva de migración fue quizás equivalente a más de una cuarta parte de la población entonces del Cuerno de África, que golpeó el área y luego se dispersó genéticamente por la parte noreste del continente.

“Hablando en términos generales, la ola de migración de Eurasia Occidental de regreso al Cuerno de África podría haber sido hasta el 25% de la población que ya vivía allí, y eso, para mí, es alucinante. La pregunta es: ¿qué los hizo moverse de repente? " dijo el Dr. Andrea Manica, autor principal del estudio del Departamento de Zoología de la Universidad de Cambridge.

El trabajo anterior sobre genética antigua en África había implicado intentar trabajar a través de los genomas de las poblaciones actuales, intentando eliminar las influencias modernas. “Con un genoma antiguo, tenemos una ventana directa al pasado distante. Un genoma de un individuo puede proporcionar una imagen de toda una población ”, dijo Manica.

La causa de la migración de Eurasia Occidental de regreso a África es actualmente un misterio, sin razones climáticas obvias. Sin embargo, la evidencia arqueológica muestra que la migración coincidió con la llegada de cultivos del Cercano Oriente a África Oriental, como el trigo y la cebada, lo que sugiere que los migrantes ayudaron a desarrollar nuevas formas de agricultura en la región.

Los investigadores dicen que está claro que los migrantes euroasiáticos eran descendientes directos de, o una población muy cercana a, los agricultores neolíticos que habían llevado la agricultura del Cercano Oriente a Eurasia occidental hace unos 7.000 años, y luego migraron al Cuerno de África. 4000 años después. "Es bastante notable que, genéticamente hablando, esta sea la misma población que abandonó el Cercano Oriente varios milenios antes", dijo Eppie Jones, genetista del Trinity College de Dublín que dirigió el trabajo de laboratorio para secuenciar el genoma.

Si bien la composición genética del Cercano Oriente ha cambiado por completo en los últimos miles de años, los equivalentes modernos más cercanos a estos migrantes neolíticos son los sardos, probablemente porque Cerdeña es una isla aislada, dice Jones. “Los agricultores llegaron a Cerdeña y crearon una especie de cápsula del tiempo. La ascendencia sarda es la más cercana al antiguo Cercano Oriente ".

Vista mirando desde la cueva de Mota en las tierras altas de Etiopía

“África es un crisol total. Sabemos que en los últimos 3.000 años se produjo una alteración completa de la genética de poblaciones en África. Entonces, poder obtener una instantánea de antes de que ocurrieran estos eventos de migración es un gran paso ”, dijo Marcos Gallego Llorente, primer autor del estudio, también del Departamento de Zoología de Cambridge.

El antiguo genoma de Mota permite a los investigadores saltar antes de otra importante migración africana: la expansión bantú, cuando los hablantes de una lengua bantú temprana surgieron de África occidental y llegaron a las áreas central y meridional hace unos 3.000 años. Manica dice que la expansión bantú bien pudo haber ayudado a llevar los genomas euroasiáticos a través del este de África.

Los investigadores también identificaron adaptaciones genéticas para vivir en altitud y una falta de genes para la tolerancia a la lactosa, todos rasgos genéticos compartidos por las poblaciones actuales de las tierras altas de Etiopía. De hecho, los investigadores encontraron que los habitantes modernos de la zona montañosa son descendientes directos del hombre Mota.

Encontrar ADN antiguo de alta calidad implica mucha suerte, dice el Dr. Ron Pinhasi, coautor principal de University College Dublin. “Es difícil poner las manos en los restos que se han conservado adecuadamente. Cuanto más denso es el hueso, más probabilidades hay de encontrar ADN protegido de la degradación, por lo que a menudo se utilizan dientes, pero encontramos un hueso aún mejor: el peñasco ". El peñasco es una parte gruesa del hueso temporal en la base del cráneo, justo detrás de la oreja.

"La secuenciación de genomas antiguos es todavía muy nueva y está cambiando la forma en que reconstruimos los orígenes humanos", agregó Manica. "Estas nuevas técnicas seguirán evolucionando, lo que nos permitirá obtener una comprensión cada vez más clara de quiénes fueron nuestros primeros antepasados".

El estudio fue realizado por un equipo internacional de investigadores, con permiso del Ministerio de Cultura y Autoridad de Investigación y Conservación del Patrimonio Cultural de Etiopía.

/>
El texto de este trabajo está sujeto a una licencia internacional Creative Commons Attribution 4.0. Para el uso de imágenes, consulte los créditos separados arriba.


El reflujo euroasiático

Hace decenas de miles de años, el hombre moderno dio sus primeros pasos fuera de África. El hombre se extendió por todo el mundo y, sin saber lo que le esperaba, todo dependía del azar. ¿Los primeros humanos en dejar lo que ahora se conoce como África cubrirían el mundo y prosperarían, o sus descubrimientos los enviarían corriendo de regreso a casa? Si bien se desconoce la historia exacta de nuestros antepasados, podemos intentar descubrir la verdad. Y con más y más descubrimientos cada año, pronto podremos hacerlo.

Recientemente, se publicó un artículo en IFLScience sobre el viaje de la humanidad. Dice, & quot humanos anatómicamente modernos - la subespecie Homo sapiens sapiens - surgió en el este de África hace unos 200.000 años. "En su mayor parte, esto ya se sabía. Sorprendentemente, sin embargo, parece que hace 3.000 años "vastas poblaciones de humanos de Eurasia occidental" emigraron de regreso a África. A través de estudios genéticos, se ha descubierto que esto es cierto tanto en los africanos del este como en el sur.

“Este nuevo estudio, dirigido por la Universidad de Cambridge, demuestra que las poblaciones de África oriental tienen hasta un 25% de ascendencia euroasiática debido a este misterioso evento migratorio. No solo eso, sino que las poblaciones de todos los rincones del continente, incluidas las regiones del lejano oeste y sur, tienen un 5% de material genético euroasiático en su ADN ''. La Dra. Andrea Manica, coautora principal del estudio, estima que la cantidad de personas que emigrar de regreso al Cuerno de África equivalía a aproximadamente el 30% de toda la población del Cuerno de África en ese momento. Como dijo el Dr. Manica, "¿qué los hizo moverse de repente?"

Sin embargo, un descubrimiento reciente está sacudiendo los hechos detrás de este "reflujo euroasiático". El ADN de un hombre de 4.500 años fue extraído de los restos de su cráneo. El cuerpo fue "encontrado enterrado boca abajo en un sistema de cuevas en las tierras altas de Etiopía". Afortunadamente, esta cueva, la cueva de Mota, experimentó períodos prolongados de condiciones microclimáticas. Era "un ambiente fresco libre de condiciones climáticas extremas y humedad". Esto permitió que el ADN permaneciera intacto después de todos estos años. Por primera vez en la historia, pudimos secuenciar un antiguo genoma humano de África. Se analizó el ADN y, para gran sorpresa, se reveló que el genoma "contenía una mezcla de ADN de África oriental y euroasiática occidental" a pesar de que el "reflujo euroasiático" era anterior a 1.500 años.

Los investigadores ahora se han dado cuenta de que este "reflujo euroasiático" era más significativo y ocurrió mucho antes de lo que se pensaba anteriormente. "Como afirmó Gallego Llorente, autor principal del estudio," África es un crisol total ". Los últimos 3000 años han sido un completo mezcla de genética en África, y poder obtener una muestra de hace 4.500 años es enorme. Ahora, solo queda una pregunta: ¿cuál fue la causa del & quot; reflujo euroasiático? & Quot


Fuera de África y de regreso: un esqueleto antiguo revela una vasta migración euroasiática

Hasta una cuarta parte de la población de Eurasia occidental que migra a África: la sugerencia puede asustar a los lectores acostumbrados a que los migrantes se dirijan hacia otro lado, pero los científicos argumentan que eso es precisamente lo que sucedió hace unos 3.000 años.

La afirmación, publicada en la revista Science el jueves, se produce después de que un equipo de investigadores secuenciara el genoma de un hombre de 4.500 años en África, una hazaña revolucionaria en un clima cálido donde el ADN a menudo es difícil de extraer.

El avance se logró utilizando el cráneo del hombre, que estaba enterrado en una cueva en las tierras altas del sur de Etiopía. La cueva estaba lo suficientemente fresca y seca como para preservar su ADN durante miles de años, dijo el estudio, que señaló que el análisis del genoma antiguo anterior se ha limitado a muestras de las regiones del norte y el ártico.

Si bien el hombre murió antes de la ola de migración de regreso a África desde el oeste de Eurasia, su genoma mostró que esta migración "fue hasta dos veces más significativa de lo que se pensaba anteriormente y afectó la composición genética de las poblaciones en todo el continente africano", dijo. el equipo de investigación en un comunicado.

Este evento, conocido como el "reflujo euroasiático", ocurrió cuando personas de regiones de Eurasia occidental como Oriente Medio y Anatolia volvieron repentinamente al Cuerno de África, una migración inversa a la que llevó a los primeros humanos a salir de África alrededor de 100.000. hace años que.

"Ventana al pasado distante"

Al comparar el genoma antiguo con el ADN de los africanos modernos, los investigadores encontraron que las poblaciones de África Oriental hoy tienen hasta un 25 por ciento de ascendencia euroasiática como resultado de este reflujo. Más allá de la región, las poblaciones africanas de todo el continente pueden rastrear al menos el cinco por ciento de su genoma a la migración euroasiática.

Los investigadores creen que sus hallazgos muestran que la ola masiva de migración de reflujo fue mucho más grande de lo que se pensaba anteriormente y puede haber ascendido a una cuarta parte de la población de Eurasia occidental en ese momento.

"Con un genoma antiguo, tenemos una ventana directa al pasado distante. Un genoma de un individuo puede proporcionar una imagen de toda una población", dijo el Dr. Andrea Manica, del Departamento de Zoología de la Universidad de Cambridge, autor principal del estudio.

"La pregunta es: ¿qué los hizo moverse de repente?" ella añadió. La causa del movimiento de masas sigue siendo un misterio, sin evidencia de un cambio climático u otro evento importante que los hubiera impulsado a emprender el viaje.

Primos sardos

Una teoría que se ha sugerido es que los agricultores que buscaban tierras fértiles viajaron por el Nilo. El trigo y la cebada, que surgieron por primera vez en el Cercano Oriente, aparecieron como cultivos en África Oriental hace unos 3.000 años.

Paul Heggarty, lingüista del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig, Alemania, que no participó en el estudio, dijo que la teoría del reflujo euroasiático se relaciona con la investigación sobre la propagación de las lenguas semíticas desde el Cercano Oriente a Etiopía.

Al analizar los tipos de genes que los agricultores de la Edad de Piedra llevaron a África, los científicos también descubrieron que estaban estrechamente relacionados con la misma población que había traído la agricultura a Europa hace unos 7.000 años. Hoy en día, los parientes genéticos más cercanos de esos antiguos agricultores se encuentran en la isla de Cerdeña.

Esto significa que los inmigrantes de hoy en día desde África Oriental que cruzan el Mediterráneo hacia Europa podrían, de hecho, encontrarse con primos lejanos cuyos antepasados ​​tomaron el camino opuesto hace miles de años.

Boletín diarioReciba noticias internacionales esenciales todas las mañanas


Los africanos del este pueden tener hasta una cuarta parte del ADN asiático y europeo, dice un informe

Las personas en África Oriental tienen mucha más ascendencia euroasiática de lo que se pensaba anteriormente, debido a que hasta una cuarta parte de su ADN proviene de antiguos asiáticos y europeos que emigraron a la región, según un estudio que podría remodelar la forma en que interpretamos la historia humana.

La primera secuenciación del ADN del cráneo de un antiguo africano, el 'hombre Mota' de 4.500 años descubierto en una cueva etíope, ha revelado que una enorme migración desde Eurasia occidental al Cuerno de África hace 3.000 años fue dos veces más significativa. en términos de números e influencia genética, como se había pensado. De hecho, era tan grande que podría haber aumentado la población del Cuerno de África en casi un tercio, lo que a su vez provocó un impacto genético mayor de lo esperado, según el informe.

Esto se ha sentido en toda África, ya que los pueblos antiguos atacaron el este del continente y luego se dispersaron.

La investigación, publicada en la revista Ciencias, encontró que las poblaciones de África Oriental hoy tienen "hasta un 25 por ciento de ascendencia euroasiática de este evento".


Новость от окт 22, 2015

Se ha desarrollado una nueva prueba que potencialmente podría predecir la sexualidad de un hombre. Utiliza un algoritmo que analiza la metilación del ADN de un hombre. Durante las fases de prueba, este algoritmo ha demostrado ser un 70% efectivo. Aunque es precisa, la prueba no está exenta de controversia. Los críticos creen que no es la genética lo que determina la sexualidad, sino las elecciones personales o culturales. La controversia es que probaron a gemelos que tenían ADN idéntico, pero encontraron que solo un cierto porcentaje de ellos eran homosexuales según la prueba. Tienen el mismo ADN, por lo que se podría suponer que todos eran homosexuales o heterosexuales y no una mezcla de ambos. A medida que se forma esta prueba, continúa el debate sobre si la sexualidad es genética o por elección propia.

Primero, me gustaría decirles qué es exactamente Penfermedad de arkinson es. La enfermedad de Parkinson es un trastorno del sistema nervioso que afecta el movimiento de aproximadamente entre 7 y 10 millones de personas en todo el mundo. Esta enfermedad comenzará con pequeños signos y gradualmente los signos se harán más evidentes. Los signos pueden comenzar con pequeños temblores y luego aumentar con el tiempo hasta llegar a rigidez y pérdida de movimiento. En este momento, la enfermedad de Parkinson no se puede tratar, sin embargo, existen medicamentos que pueden ayudar con algunos de los síntomas comunes que uno puede experimentar. Entonces, veamos cómo los genes y la enfermedad de Parkinson se relacionan entre sí. Después de leer el artículo sobre la relación entre los genes y la enfermedad de Parkinson, ahora se sabe que los genes podrían posiblemente tengan la clave para tratar la enfermedad de Parkinson. La gente ha estado investigando sobre esta hipótesis y tiene mucha confianza en el hecho de que esta hipótesis es cierta.

Investigadores del King's College de Londres han descubierto que existe un gen específico que está vinculado al sistema nervioso y que podría potencialmente, como dicen, "desconectar" el gen en personas con la enfermedad de Parkinson. Considerando, como se mencionó anteriormente, que existen medicamentos para tratar sintomas, no hay medicamentos para tratar la causa subyacente y curar la enfermedad de Parkinson. Por lo tanto, me sorprende el hecho de que exista la posibilidad de que los genes puedan curar la enfermedad de Parkinson en otras personas. Así que veamos lo que han estado descubriendo estos investigadores.

En el pasado, los investigadores han descubierto que si hay un defecto en el mitocondrias que proporciona energía en tus células que afecta a enfermedades como la enfermedad de Parkinson. Entonces, probando esto, usaron moscas de la fruta para progresar en sus estudios. Lo que sucedió fue que los investigadores tomaron moscas de la fruta con mitocondrias dañadas y encontraron que había una señal que detendría el funcionamiento de ciertas células nerviosas. El gen HIFalpha es capaz de regular las señales nerviosas de las mitocondrias y cuando los investigadores "desconectan" el gen, se restablece la función nerviosa en las moscas de la fruta con mitocondrias dañadas (enfermedad de Parkinson). Cuando los investigadores apagaban este gen, HIFalpha, se evitaba más fácilmente el daño de las mitocondrias que causaba problemas nerviosos. Ahora, tal vez se esté preguntando: "Está bien, esto se aplica a las moscas de la fruta, pero ¿se aplica a los humanos?". ¡La respuesta es sí! Tanto los seres humanos como las moscas de la fruta tienen el gen HIFalpha. El hecho de que los humanos tengan este gen es una buena señal porque hay más posibilidades de que en los humanos que tienen la enfermedad de Parkinson, este gen pueda desactivarse para curar la enfermedad.

Con este estudio, las investigaciones y nosotros mismos también podemos comprender mejor la función de las células nerviosas, lo que ayuda a comprender la enfermedad de Parkinson y a encontrar una cura para ella.

Hace decenas de miles de años, el hombre moderno dio sus primeros pasos fuera de África. El hombre se extendió por todo el mundo y, sin saber lo que le esperaba, todo dependía del azar. ¿Los primeros humanos en dejar lo que ahora se conoce como África cubrirían el mundo y prosperarían, o sus descubrimientos los enviarían corriendo de regreso a casa? Si bien se desconoce la historia exacta de nuestros antepasados, podemos intentar descubrir la verdad. Y con más y más descubrimientos cada año, pronto podremos hacerlo.

Recientemente, se publicó un artículo en IFLScience sobre el viaje de la humanidad. Dice, & quot humanos anatómicamente modernos - la subespecie Homo sapiens sapiens - surgió en el este de África hace unos 200.000 años. "En su mayor parte, esto ya se sabía. Sorprendentemente, sin embargo, parece que hace 3.000 años "vastas poblaciones de humanos de Eurasia occidental" emigraron de regreso a África. A través de estudios genéticos, se ha descubierto que esto es cierto tanto en los africanos del este como en el sur.

“Este nuevo estudio, dirigido por la Universidad de Cambridge, demuestra que las poblaciones de África oriental tienen hasta un 25% de ascendencia euroasiática debido a este misterioso evento migratorio. No solo eso, sino que las poblaciones de todos los rincones del continente, incluidas las regiones del lejano oeste y sur, tienen un 5% de material genético euroasiático en su ADN ''. La Dra. Andrea Manica, coautora principal del estudio, estima que la cantidad de personas que emigrar de regreso al Cuerno de África equivalía a aproximadamente el 30% de toda la población del Cuerno de África en ese momento. Como dijo el Dr. Manica, "¿qué los hizo moverse de repente?"

Sin embargo, un descubrimiento reciente está sacudiendo los hechos detrás de este "reflujo euroasiático". El ADN de un hombre de 4.500 años fue extraído de los restos de su cráneo. El cuerpo fue "encontrado enterrado boca abajo en un sistema de cuevas en las tierras altas de Etiopía". Afortunadamente, esta cueva, la cueva de Mota, experimentó períodos prolongados de condiciones microclimáticas. Era "un ambiente fresco libre de condiciones climáticas extremas y humedad". Esto permitió que el ADN permaneciera intacto después de todos estos años. Por primera vez en la historia, pudimos secuenciar un antiguo genoma humano de África. Se analizó el ADN y, para gran sorpresa, se reveló que el genoma "contenía una mezcla de ADN de África oriental y euroasiática occidental" a pesar de que el "reflujo euroasiático" era anterior a 1.500 años.

Los investigadores ahora se han dado cuenta de que este "reflujo euroasiático" era más significativo y ocurrió mucho antes de lo que se pensaba anteriormente. "Como afirmó Gallego Llorente, autor principal del estudio," África es un crisol total ". Los últimos 3000 años han sido un completo mezcla de genética en África, y poder obtener una muestra de hace 4.500 años es enorme. Ahora, solo queda una pregunta: ¿cuál fue la causa del & quot; reflujo euroasiático? & Quot

¿El espacio exterior cambia tus códigos genéticos? Es evidente que los vuelos espaciales pueden afectar bastante al cuerpo humano. También se menciona sobre los astronautas, incluidos los músculos que se dañan en ausencia de la gravedad, lo que hace que los astronautas regresen a casa sin apenas poder caminar, y también se menciona la pérdida de masa ósea. Pero en muchos casos, las causas principales de estos efectos no se comprenden y existe la posibilidad de que las respuestas se encuentren a nivel genético. En un intento por resolver este acertijo, la NASA decidió observar el código genético de Mark y Scott Kelly, los hermanos de 51 años de West Orange, Nueva Jersey. Envían a un stronauta Scott Kelly al espacio para vivir en la Estación Espacial Internacional. Mientras el ex astronauta de la NASA, Mark Kelly, vive en tierra y ambos se someten a la misma serie de pruebas para determinar el cambio en sus códigos genéticos en la tierra y en el espacio. Susan M. Bailey, profesora de ciencias de la salud radiológica en la Universidad Estatal de Colorado, propuso la pericia para estudiar los telómeros de los gemelos: un poco de material al final de cada hebra de ADN que protege el cromosoma. Se ha determinado que los telómeros se acortan a medida que las personas envejecen, por lo que esto podría contribuir a muchos signos comunes de envejecimiento, como piel flácida y cabello canoso, así como un mayor riesgo de ciertas enfermedades. El acortamiento de los telómeros ocurre lentamente y eventualmente hará que las células dejen de dividirse y hagan el trabajo para el que fueron diseñadas. El estrés físico y emocional también puede hacer que los telómeros se acorten. Los astronautas experimentan mucho estrés, comenzando con el estrés físico y mental de dar un paseo en una bomba glorificada, luego viviendo en un ambiente cerrado sin gravedad y con una alta exposición a la radiación espacial. Entonces, Bailey piensa que todo ese estrés hará que los astronautas envejezcan más rápido en el espacio que en la Tierra. Pero dado que la prueba es ciega, el grupo no verá ningún resultado hasta después de que Scott regrese del espacio a la Tierra.


/>

[b] [/ b] Los neandertales (la "th" pronunciada como "t") son nuestro pariente humano extinto más cercano. Algunas características definitorias de sus cráneos incluyen la gran parte media de la cara, los pómulos en ángulo y una nariz enorme para humedecer y calentar el aire frío y seco. Sus cuerpos eran más bajos y robustos que los nuestros, otro
adaptación a vivir en ambientes fríos. Pero sus cerebros eran tan grandes como los nuestros y, a menudo, más grandes, proporcionales a sus cuerpos más musculosos.
Neanderthals made and used a diverse set of sophisticated tools, controlled fire, lived in shelters, made and wore clothing, were skilled hunters of large animals and also ate plant foods, and occasionally made symbolic or ornamental objects. There is evidence that Neanderthals deliberately buried their dead and occasionally even marked their graves with offerings, such as flowers. No other primates, and no earlier human species, had ever practiced this sophisticated and symbolic behavior.
DNA has been recovered from more than a dozen Neanderthal fossils, all from Europe the Neanderthal Genome Project is one of the exciting new areas of human origins research.

DNA has been recovered from more than a dozen Neanderthal fossils, all from Europe the Neanderthal Genome Project is one of the exciting new areas of human origins research.

Year of Discovery: 1829
History of Discovery:
Neanderthal 1 was the first specimen to be recognized as an early human fossil. When it was discovered in 1856 in Germany, scientists had never seen a specimen like it: the oval shaped skull with a low, receding forehead and distinct browridges, the thick, strong bones. In 1864, it became the first fossil
hominin species to be named. Geologist William King suggested the name Homo neanderthalensis (Johanson and Edgar, 2006), after these fossils found in the Feldhofer Cave of the Neander Valley in Germany ( tal —a modern form of thal —means “valley” in German). Several years after Neanderthal 1 was discovered, scientists realized that prior fossil discoveries—in 1829 at Engis, Belgium, and in 1848 at Forbes Quarry, Gibraltar—were also Neanderthals. Even though they weren’t recognized at the time, these two earlier discoveries were actually the first early human fossils ever found.

We don’t know everything about our early ancestors. But scientists are constantly in the field and the laboratory, excavating new areas and conducting analyses with groundbreaking technology, continually filling in some of the gaps about our understanding of human
evolution.
Neanderthals (the ‘th’ pronounced as ‘t’) are our closest extinct human relative. Some defining features of their skulls include the large middle part of the face, angled cheek bones, and a huge nose for humidifying and warming cold, dry air. Their bodies were shorter and stockier than ours, another
adaptation to living in cold environments. But their brains were just as large as ours and often larger - proportional to their brawnier bodies.
Neanderthals made and used a diverse set of sophisticated tools, controlled fire, lived in shelters, made and wore clothing, were skilled hunters of large animals and also ate plant foods, and occasionally made symbolic or ornamental objects. There is evidence that Neanderthals deliberately buried their dead and occasionally even marked their graves with offerings, such as flowers. No other primates, and no earlier human species, had ever practiced this sophisticated and symbolic behavior.
DNA has been recovered from more than a dozen Neanderthal fossils, all from Europe the Neanderthal Genome Project is one of the exciting new areas of human origins research.

DNA has been recovered from more than a dozen Neanderthal fossils, all from Europe the Neanderthal Genome Project is one of the exciting new areas of human origins research.

Year of Discovery: 1829
History of Discovery:
Neanderthal 1 was the first specimen to be recognized as an early human fossil. When it was discovered in 1856 in Germany, scientists had never seen a specimen like it: the oval shaped skull with a low, receding forehead and distinct browridges, the thick, strong bones. In 1864, it became the first fossil
hominin species to be named. Geologist William King suggested the name Homo neanderthalensis (Johanson and Edgar, 2006), after these fossils found in the Feldhofer Cave of the Neander Valley in Germany ( tal —a modern form of thal —means “valley” in German). Several years after Neanderthal 1 was discovered, scientists realized that prior fossil discoveries—in 1829 at Engis, Belgium, and in 1848 at Forbes Quarry, Gibraltar—were also Neanderthals. Even though they weren’t recognized at the time, these two earlier discoveries were actually the first early human fossils ever found.

We don’t know everything about our early ancestors. But scientists are constantly in the field and the laboratory, excavating new areas and conducting analyses with groundbreaking technology, continually filling in some of the gaps about our understanding of human
evolution.
Neanderthals (the ‘th’ pronounced as ‘t’) are our closest extinct human relative. Some defining features of their skulls include the large middle part of the face, angled cheek bones, and a huge nose for humidifying and warming cold, dry air. Their bodies were shorter and stockier than ours, another
adaptation to living in cold environments. But their brains were just as large as ours and often larger - proportional to their brawnier bodies.
Neanderthals made and used a diverse set of sophisticated tools, controlled fire, lived in shelters, made and wore clothing, were skilled hunters of large animals and also ate plant foods, and occasionally made symbolic or ornamental objects. There is evidence that Neanderthals deliberately buried their dead and occasionally even marked their graves with offerings, such as flowers. No other primates, and no earlier human species, had ever practiced this sophisticated and symbolic behavior.
DNA has been recovered from more than a dozen Neanderthal fossils, all from Europe the Neanderthal Genome Project is one of the exciting new areas of human origins research.

DNA has been recovered from more than a dozen Neanderthal fossils, all from Europe the Neanderthal Genome Project is one of the exciting new areas of human origins research.

Year of Discovery: 1829
History of Discovery:
Neanderthal 1 was the first specimen to be recognized as an early human fossil. When it was discovered in 1856 in Germany, scientists had never seen a specimen like it: the oval shaped skull with a low, receding forehead and distinct browridges, the thick, strong bones. In 1864, it became the first fossil
hominin species to be named. Geologist William King suggested the name Homo neanderthalensis (Johanson and Edgar, 2006), after these fossils found in the Feldhofer Cave of the Neander Valley in Germany ( tal —a modern form of thal —means “valley” in German). Several years after Neanderthal 1 was discovered, scientists realized that prior fossil discoveries—in 1829 at Engis, Belgium, and in 1848 at Forbes Quarry, Gibraltar—were also Neanderthals. Even though they weren’t recognized at the time, these two earlier discoveries were actually the first early human fossils ever found.

We don’t know everything about our early ancestors. But scientists are constantly in the field and the laboratory, excavating new areas and conducting analyses with groundbreaking technology, continually filling in some of the gaps about our understanding of human
evolution.

NEANDERTHAL'S LEGACY
Genetic analysis has revealed that mutations built up in Neanderthal DNA over time, due to inbreeding.
The accumulation of genetic errors meant their ability to have children was reduced by up to 40 per cent.
Interbreeding with humans passwed on some of the genes, with some people today still carrying a small proportion of the mutations
This may reduce reproductive fitness of non-African people today by 1 per cent.
Indigenous sub-Saharan Africans have been found to have no Neanderthal DNA, as their ancestors did not follow the same migration route.

YORUBA'S LINK TO EURASIA VIA DNA
There’s one more twist to the tale. In a research team – including Reich – published
the first draft genome of a Neanderthal . Comparisons with living humans revealed traces of Neanderthal DNA in all humans with one notable exception: sub-Saharan peoples like the Yoruba and Khoisan.
That made sense. After early humans migrated out of Africa around 60,000 years ago, they bumped into Neanderthals somewhere in what is now the Middle East. Some got rather cosy with each other. As their
descendants spread across the world to Europe, Asia and eventually the Americas, they spread bits of Neanderthal DNA along with their own genes. But because those descendants did not move back into Africa until historical times, most of this continent remained a Neanderthal DNA-free zone.
Or so it seemed at the time. Now it appears that the Back to Africa migration 3000 years ago carried a weak Neanderthal genetic signal deep into the homeland. Indeed one of Reich’s analyses, published last month, found Neanderthal traces in Yoruba DNA


Conclusions

Unraveling the origins and migratory movements of the first H. sapiens is key to understand the genetic diversity of modern-day populations. That said, the vast passage of time generates a level of complexity where conflicts are often encountered in the synthesis of paleontological, archeological, and climatic data.

Much of recent genetic work has moved away from analyses of uniparental systems and instead focuses on using genome-wide autosomal data to reconstruct past events. In light of a lack of high coverage aDNA samples from geographically and temporally representative regions, many studies have also focused on using modern populations to answer questions relating to OoA migration. This is extremely challenging, given that the majority of modern populations are admixed and many African populations have received non-African ancestry as a result of back to Africa migrations. Furthermore, population-specific drift effects are likely to be important, particularly when addressing the question of a single or multiple dispersals out of Africa, particularly given higher reported drift in East Asians compared to Europeans 170 may distort estimates of split times in relation to Africa. Given extensive differential drift and admixture, it is likely that modern populations are not very accurate representatives of past populations. With this in mind, developing techniques to study ancient demography using present-day populations is likely to yield only limited success.

We are now entering an era where aDNA samples are increasingly available from different localities and time points. Given the development of new techniques in aDNA recovery and improvements in approaches to minimize contamination and account for postmortem damage, researchers now have access to DNA of both sufficient quality and coverage for the most sophisticated analytic approaches. Good examples are the publicly available high coverage Neanderthal and Denisovan genomes, which have revised our understanding of the OoA event through the identification and dating of admixture between these ancient hominins and AMH leaving Africa, something which was not possible using uniparental systems.

Ancient samples allow direct assessment of the genetic structures of past populations. Using these, in conjunction with carefully selected modern populations will likely allow far greater resolution when reconstructing the paths our ancestors took, as well as in the calibration of AMH mutation rates. However, obtaining samples from key geographical regions (eg, many parts of Africa) currently remains challenging due to poor preservation conditions in certain climates, particularly for older samples. 172,173 Thus, it remains to be seen whether informative data relevant to the OoA question can be acquired. Future success in settling some of these long-standing debates will likely require a unified approach that integrates observed patterns in ancient and modern DNA with a growing body of archeological and anthropological data.


Ver el vídeo: Etiopian Tradicional Music clip-1 (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Duane

    ¿Y qué?

  2. Adriyel

    Una idea muy útil

  3. Senapus

    En lugar de criticar, escriba las variantes.

  4. Kyrkwode

    Pensamiento justo

  5. Pemton

    Gracias por su ayuda en este asunto, ahora no cometeré tal error.



Escribe un mensaje