Podcasts de historia

El escriba sentado, c. 2620-2500 a.E.C.

El escriba sentado, c. 2620-2500 a.E.C.


¿Qué simboliza el escriba sentado? La respuesta es desconcertante

El escriba sentado es un artefacto desconocido encontrado en Egipto, que representa a un copista conocido por hacer copias de manuscritos y otros documentos antiguos. Esta estructura está hecha de piedra caliza en forma cristalina. Intentamos comprender el simbolismo de este popular escriba sentado de Saqqara.

El escriba sentado es un artefacto desconocido encontrado en Egipto, que representa a un copista conocido por hacer copias de manuscritos y otros documentos antiguos. Esta estructura está hecha de piedra caliza en forma cristalina. Intentamos comprender el simbolismo de este popular escriba sentado de Saqqara.

¡Misterio sin resolver!

El famoso escriba sentado es una antigüedad desconocida que pertenece a Egipto, y fue descubierto el 19 de noviembre de 1850 por Auguste Mariette, quien fue el fundador del Departamento de Antigüedades de Egipto.

En el antiguo Egipto, se creía que leer y escribir impartía sabiduría. Todo, desde una maldición o un hechizo hasta las comidas que se daban, se anotaba como registros. Una pequeña proporción de la población sabía leer y escribir. Así nació el concepto de escribas. Escriba es un término que se usa para describir a una persona que crea copias de manuscritos. El escriba sentado, también llamado escriba en cuclillas, es un tipo de artefacto del antiguo Egipto popular.

Este artefacto, que data de la IV dinastía del período 2620-2500 a. C., fue recuperado de Saqqara en el Bajo Egipto. Permaneció intacto debido al clima seco de Egipto. Como sugiere el nombre, la escultura representa a un escriba sentado o en cuclillas. Tiene un cuerpo robusto con las piernas cruzadas una sobre la otra de tal manera que la pierna derecha se cruza frente a la izquierda. Esta estatua se asienta sobre una base semicircular que no se encontró.

Estructura del escriba sentado

El escriba lleva un sombrero egipcio y tiene en la mano izquierda una espiral de papiro o un pergamino. Mientras que la mano derecha está en la posición de escritura y parece sostener algún equipo de escritura que está ausente en el artefacto. Las estatuas de escribas sentadas estaban hechas de diferentes materiales, como granito negro y granito rojo, además de piedra caliza de uso común. Se han recuperado muchas estatuas de escribas sentados a lo largo de los años.

Un ejemplo de un escriba sentado de Egipto es la estatua de Amenhotep, que era el hijo de Hapu e Itu. Amenhotep fue arquitecto, sacerdote y escriba. Fue considerado un filósofo después de su muerte por sus valiosas enseñanzas. Otro ejemplo puede ser el hijo del faraón Djedefre, Setka. La estatua de Setka & # 8217s es quizás una de las estatuas más antiguas que retratan a un escriba. Está compuesto por granito pulido.

Descripción detallada de un escriba sentado hecho de piedra caliza

Los ojos de la escultura del escriba sentado son bastante prominentes. Están esculpidos en magnesita de color blanco, que tiene un patrón venoso rojo. La parte interna de los ojos está hecha de cristales de roca. Mientras que la parte delantera del cristal está pulida, la parte trasera se recubre con un material orgánico. Este material actúa como un agente de unión y le da al cristal la apariencia de un iris. De la intensidad de los ojos del escriba, se puede concluir que son el rasgo más llamativo de su rostro tan artístico. Justo encima de los ojos están las cejas, que están pintadas con un color orgánico negro. Además de las cejas, los otros detalles pintados incluyen párpados, líneas de las fosas nasales o cualquier otra línea cosmética. Dejando a un lado la cara, el resto del cuerpo del escriba tiene un diseño sutil. Las partes del cuerpo como brazos, dedos o uñas están esculpidas con mucha delicadeza. La vestimenta de este monumento es una falda de lino de color blanco que se extiende desde la cintura hasta las rodillas. La estatua tiene un cofre ancho.

Importancia del escriba sentado

Se desconocen los detalles significativos, como sus títulos o la época en la que existieron los escribas. Además de esto, también se desconoce el escultor del escriba. Sin embargo, se hicieron pocas suposiciones basadas en el hecho de que los antiguos egipcios creían en una vida futura. Se considera que las estatuas pertenecen a personas de la familia real. Los antiguos egipcios consideraban que cualquier estatua estaba viva. Se creía que contenía la esencia de un individuo después de su muerte y fue esculpido principalmente para que su alma habitara en él.

Esta talla del escriba sentado es de gran importancia en la historia del Antiguo Egipto. Actualmente, se encuentra en el Louvre, en París, como componente de la colección de antigüedades. Nunca deja de sorprender a los visitantes, no importa cuántas veces se vea.


Contenido

Esta escultura de piedra caliza pintada representa a un hombre sentado, presumiblemente un escriba. La figura está vestida con una falda escocesa blanca estirada hasta las rodillas. Tiene un papiro medio enrollado. Quizás el aspecto más llamativo de la figura es su rostro. Sus características realistas contrastan con la carrocería quizás más rígida y algo menos detallada. Las manos, los dedos y las uñas de la escultura están modelados con delicadeza. Las manos están en posición de escritura. Parece que la mano derecha sostenía un pincel, ahora desaparecido. El cuerpo es robusto con un pecho ancho. Los pezones están marcados con dos talones de madera.

Se dedicó especial atención a los ojos de la escultura. Están modelados con gran detalle a partir de piezas de magnesita blanca veteada de rojo con incrustaciones elaboradas de piezas de cristal de roca truncado pulido. El reverso del cristal se cubrió con una capa de material orgánico que al mismo tiempo le da el color al iris y sirve como adhesivo. Dos clips de cobre sujetan cada ojo en su lugar. Las cejas están marcadas con finas líneas de pintura orgánica oscura.


Escriba sentado, estatua funeraria encontrada en una necrópolis del Imperio Antiguo, probablemente construida alrededor del 2620-2500 a. C. Esta escultura rompe con la rigidez y formalidad del canon egipcio de proporciones que caracterizaba al arte egipcio del Imperio Antiguo [2592 × 3888].

Recuerdo haber estudiado esta pieza para mi clase de historia del arte. Han pasado algunos años, pero si mal no recuerdo, esta pieza se destaca por varias razones, la principal de ellas es que la figura está sentada (cuando la mayoría de las representaciones artísticas estaban erguidas para proyectar poder), un escriba (un sujeto humilde materia que está fuera de lugar en un repertorio que consiste principalmente en faraones y dioses), y regordeta (en una cultura artística donde la idealización de la forma humana era el estándar, particularmente cuando se retratan personajes más grandes que la vida como faraones y dioses).

¿Estaba cerca de algo más importante? ¿Era este el escriba favorito de otra persona y quería una copia de él para la otra vida o algo así?

Para ser justos, el tema es solo presunto ser escriba.

Pero también hay que decir que, en ese momento, la escritura era una profesión prestigiosa de "cuello blanco", un miembro de la élite intelectual alfabetizada en un mundo por lo demás en gran parte analfabeto. No existe un paralelo profesional moderno preciso, pero tiendo a pensar en los escribas no como secretarias, sino más como burócratas de alto nivel o como abogados famosos.

Ahora bien, si el sujeto no es, de hecho, un miembro de la familia real, entonces el simple hecho de que fuera digno de una estatua de esta magnífica calidad demuestra que era una persona extraordinaria de profunda importancia para el rey y el estado, probablemente junto con las líneas de Egipto y otros eruditos célebres como Imhotep o Amonhotep hijo de Hapu.

En otras palabras, es posible que esté mirando al Antiguo Reino & # x27s Albert Einstein o William Shakespeare.


El escriba sentado, dinastía IV o V (c. 2450-2325 a. C. a 2620-2500 a. C.)

La escultura del Escriba sentado o en cuclillas es una obra famosa del arte egipcio antiguo. Representa la figura de un escriba sentado en el trabajo. La escultura fue descubierta en Saqqara, al norte del callejón de las esfinges que conduce al Serapeum de Saqqara, en 1850 y data del período del Imperio Antiguo, ya sea de la V Dinastía, c. 2450-2325 a. C. o IV dinastía, 2620-2500 a. C. Ahora se encuentra en el Museo del Louvre en París.

Esta escultura de piedra caliza pintada representa a un hombre sentado, presumiblemente un escriba. La figura está vestida con una falda escocesa blanca estirada hasta las rodillas. Tiene un papiro medio enrollado. Quizás el aspecto más llamativo de la figura es su rostro. Sus características realistas contrastan con la carrocería quizás más rígida y algo menos detallada. Las manos, dedos y uñas de la escultura están modelados con delicadeza. Las manos están en posición de escritura.

Se dedicó especial atención a los ojos de la escultura. Están modelados con gran detalle a partir de piezas de magnesita blanca veteada de rojo con incrustaciones elaboradas de piezas de cristal de roca truncado pulido. El reverso del cristal se cubrió con una capa de material orgánico que al mismo tiempo le da el color azul al iris y sirve como adhesivo. Dos clips de cobre sujetan cada ojo en su lugar. Las cejas están marcadas con finas líneas de pintura orgánica oscura.

El escriba tiene un cuerpo blando y ligeramente gordo, lo que sugiere que está bien y no necesita hacer ningún tipo de trabajo físico. Se sienta en una posición con las piernas cruzadas que habría sido su postura normal en el trabajo. Su expresión facial es alerta y atenta, mirando al espectador como si estuviera esperando a que empiece a hablar. Tiene un rollo de papiro listo para usar en su regazo, pero falta el pincel de junco que usaba para escribir. Ambas manos están colocadas en su regazo. Su mano derecha apunta hacia el papel como si ya hubiera comenzado a escribir mientras mira a otros hablar. Mira con calma al espectador con sus ojos delineados en negro.

Es una estatua de piedra caliza pintada, los ojos con incrustaciones de cristal de roca, magnesita (carbonato de magnesio), aleación de cobre y arsénico y pezones de madera.

La escultura del escriba sentado fue descubierta en Saqqara el 19 de noviembre de 1850, al norte de la línea de esfinges Serapeum & # x27s por el arqueólogo francés Auguste Mariette. Se desconoce la ubicación precisa, ya que el documento que describe estas excavaciones se publicó póstumamente y se perdió el diario de excavación original.

Se desconoce la identidad de la persona representada. La base semicircular de la escultura sugiere que originalmente encajaba en una pieza de roca más grande que presumiblemente llevaba su nombre y título. Esta pose algo inusual estaba, al parecer, reservada para los miembros de la familia real inmediata, aunque no para el rey mismo. La estatua data del período de la IV Dinastía, 2620-2500 a. C., y generalmente se asocia a la persona de Pehernefer. Ciertas características estilísticas, labios delgados inusuales, pecho ancho y la postura del torso podrían apoyar esta teoría. La datación en sí sigue siendo incierta. También se ha sugerido el período de la VI Dinastía. Un hecho adicional a favor de la fecha anterior es que la estatua está representada en la posición de "escritura", mientras que parece que los escribas del período posterior a la V Dinastía han sido representados principalmente en la posición de "lectura".

El escriba sentado se hizo alrededor de 2450-2325 a. C., se descubrió cerca de una tumba hecha para un funcionario llamado Kai y está esculpido en piedra caliza. Muchos faraones y funcionarios de alto rango tenían a sus sirvientes representados en alguna forma de imagen o escultura para que cuando fueran a la otra vida pudieran utilizar sus habilidades para ayudarlos en su segunda vida. Los escribas eran algunos de los pocos que sabían leer y escribir, y eran muy respetados y bien pagados. La mayoría de las personas eran campesinos que no tenían necesidad de alfabetización, y aunque algunos miembros de la familia real y personas de alto estatus, así como funcionarios, sacerdotes y oficiales del ejército sabían leer y escribir, se necesitaban escribas para las operaciones del estado en todos los niveles. "Los escribas se utilizaban para multitud de cosas relacionadas con la vida cotidiana egipcia, se utilizaban como recaudadores de impuestos y se encargaban de organizar al personal para actividades como la minería, el comercio y la guerra". Los escribas también se utilizaron para trabajar en proyectos como la construcción de pirámides y ayudaron a comunicarse entre los gobernantes y el pueblo egipcio.


Esta escultura de piedra caliza pintada representa a un hombre sentado, presumiblemente un escriba. La figura está vestida con una falda escocesa blanca estirada hasta las rodillas. Tiene un papiro medio enrollado. Quizás el aspecto más llamativo de la figura es su rostro. Sus características realistas contrastan con la carrocería quizás más rígida y algo menos detallada. Las manos, los dedos y las uñas de la escultura están modelados con delicadeza. Las manos están en posición de escritura.

Se dedicó especial atención a los ojos de la escultura. Están modelados con gran detalle a partir de piezas de magnesita blanca veteada de rojo con incrustaciones elaboradas de piezas de cristal de roca truncado pulido. El reverso del cristal se cubrió con una capa de material orgánico que al mismo tiempo le da el color azul al iris y sirve como adhesivo. Dos clips de cobre sujetan cada ojo en su lugar. Las cejas están marcadas con finas líneas de pintura orgánica oscura.

El escriba tiene un cuerpo blando y ligeramente gordo, lo que sugiere que está bien y no necesita hacer ningún tipo de trabajo físico. Se sienta en una posición con las piernas cruzadas que habría sido su postura normal en el trabajo. Su expresión facial es alerta y atenta, mirando al espectador como si estuviera esperando a que empiece a hablar. Tiene un rollo de papiro listo para usar en su regazo, pero falta el pincel de junco que usaba para escribir. [1] Ambas manos están colocadas sobre su regazo. Su mano derecha apunta hacia el papel como si ya hubiera comenzado a escribir mientras mira a otros hablar. Mira con calma al espectador con sus ojos delineados en negro.


Técnicas de creación de ojos en esculturas: las miradas penetrantes que dieron vida a las esculturas

Históricamente, varias culturas han ideado algunas soluciones muy ingeniosas sobre cómo dar más vida a los ojos de sus esculturas. Los antiguos griegos ensamblaría ojos de cobre, vidrio y / o concha, y los anclaría desde el interior de una cabeza hueca de bronce. Los orfebres de bronce de la antigua Grecia tenían una variedad de técnicas a su disposición para realzar la apariencia de sus creaciones. Debido a su estado de conservación, a menudo fragmentario, el observador moderno tiende a pensar en los primeros bronces griegos como monocromáticos, pero está claro que la práctica de incrustar otros materiales en el bronce comenzó a principios de la antigua Grecia.

Las incrustaciones aparecen en una amplia variedad de tipos de objetos de bronce, desde armas y armaduras hasta vasijas y joyas, hasta objetos decorados en relieve y esculturas de figuras. Muchos de los mejores bronces griegos tempranos fueron adornados con incrustaciones que animaron las formas escultóricas y pueden haber agregado cualidades simbólicas o incluso mágicas. A los ojos a menudo se les daba una prominencia particular con incrustaciones. De especial interés es un nuevo análisis técnico de una estatuilla de geometría tardía de un hombre y un centauro (Metropolitan Museum of Art, inv. 17.190.2072) en la que los ojos del hombre estaban incrustados de plata para contrastar con los ojos del centauro. , que parecen tener una incrustación rica en hierro. Aunque la evidencia es frecuentemente incompleta, está claro que se utilizó una amplia variedad de incrustaciones de colores como oro, plata, hierro, hueso, marfil y ámbar, y ciertamente también se utilizaron otros materiales, como piedra y concha.

Otra gran escultura con ojos que magnetizan a todo el que los mira es Iniochos (Auriga de Delfos). Tiene su propia sala en el museo de Delfos, y una mirada rápida no es suficiente para verlo. Hay que mirarlo de cerca por todos lados y admirar la multitud de detalles de su cuerpo y su túnica de bronce. Los ojos de Iniochos parecen vivos, y quizás ninguna otra estatua transmita esta sensación única. Se usó esmalte blanco para los globos oculares para que se vean exactamente como un ojo humano natural. Para el iris se utilizó piedra semipreciosa marrón, mientras que las pupilas de los ojos son negras. Las pestañas estaban hechas de pequeños alambres de cobre, mientras que sus labios estaban hechos de delgadas placas de cobre rojizo.

Detalle de la Iniochos la cabeza de la estatua, mostrando los ojos incrustados.

los Egipcios combinó materiales de alabastro, cristal de roca y cobre, y los insertó desde el exterior de la cara para dar vitalidad a sus esculturas y bustos. Hay ejemplos tempranos de estatuas egipcias en las que los ojos con incrustaciones son de color azul o gris. Algunas epopeyas de deidades como Horus las mostraban con ojos que tenían una pupila azul. Se sabe que se ha utilizado una variedad de materiales según el efecto deseado y quizás la situación, la ubicación y el propósito para el que se creó el ojo y su artefacto para representar. Esos ojos, por ejemplo, incluyen el uso de materiales como piedra caliza, cuarzo, cristal de roca, obsidiana, hueso y marfil, aleaciones de cobre, resina, yeso, pegamento animal y pigmentos. Lo sorprendente es el reconocimiento de la exquisita habilidad artesanal y la tecnología que implica el uso de tal cristal para los ojos de estas estatuas.

Ojo con incrustaciones del Antiguo Egipto: (arriba) vista del ojo desde abajo (abajo) X-radiografía del ojo desde la misma posición, mostrando algunas de las características técnicas.

La escultura del Escriba sentado o Escriba en cuclillas es una de estas famosas obras de arte egipcio antiguo. Representa la figura de un escriba sentado en el trabajo. La escultura fue descubierta en Saqqara y data del período del Reino Antiguo, ya sea de la V Dinastía, c. 2450-2325 a. C. o IV dinastía, 2620-2500 a. C. Ahora se encuentra en el Museo del Louvre en París. Es una estatua de piedra caliza pintada, los ojos con incrustaciones de cristal de roca, magnesita (carbonato de magnesio), aleación de cobre y arsénico y pezones de madera.

Detalle de ojo incrustado perteneciente al "Escriba sentado".

Los chinos colocaban pequeñas cuentas de obsidiana en el centro de los ojos (una técnica que a veces también se veía en Japón durante los períodos Asuka y Nara (538-974 combinados). Sin embargo, a finales del período Heian (974-1185), un nuevo proceso para infundir una calidad sorprendentemente realista en los ojos de la escultura elevó las estatuas budistas japonesas a nuevas alturas.

En los primeros períodos de la historia del arte japonés, los ojos simplemente se tallaban en la madera (y luego se pintaban). Esta forma de representar un ojo esculpido se llama chougan(彫 眼), y se pueden ver ejemplos de esto en muchos templos en todo Japón. Sin embargo, cuando se visita un templo con esculturas que tienen ojos de cristal, es imposible ignorar la intimidad de la mirada pensativa o la mirada penetrante de las estatuas. Este estilo de creación de ojos se llama gyokugan(玉 眼).

Izquierda: Veintiocho asistentes (Basu Sennin) Sanjusangendo. Derecha: foto de David Bilbrey, Escultor y sabueso de Historia del Arte.

En 1151, un Amida Tríada en el Chougakuji fue el primero en Japón en emplear gyokugan. La tecnología detrás de esta nave puede describirse simple y casualmente como un bocadillo de globo ocular. los būshi de El De Chougakuji Amida El grupo talló el cristal de roca en una lente, pintó el interior con una pupila y un iris, lo respaldaron con papel y luego lo insertaron en un uchiguri cabeza (ahuecada). El resultado fue revolucionario. Hecho más famoso por la escuela de Kei unos 30 años después, esta técnica se convirtió en el estándar de escultura que estableció aún más a los japoneses. butsuzo aparte de lo que estaba pasando con el resto del mundo.


Historia

La escultura del escriba sentado fue descubierta en Saqqara el 19 de noviembre de 1850, al norte de la línea de esfinges del Serapeum por el arqueólogo francés Auguste Mariette. Se desconoce la ubicación exacta ya que el documento que describe estas excavaciones se publicó póstumamente y se perdió el diario de excavación.

Se desconoce la identidad de la persona representada. La base semicircular de la escultura sugiere que originalmente encajaba en una pieza de roca más grande que presumiblemente llevaba su nombre y título. Esta pose algo inusual estaba, al parecer, reservada para miembros de la familia real inmediata, aunque no para el propio rey. La estatua data del período de la IV Dinastía, 2620-2500 a. C., y generalmente se asocia a la persona de Pehernefer. Ciertas características estilísticas, labios delgados inusuales, pecho ancho y postura del torso podrían apoyar esta teoría. La datación en sí sigue siendo incierta, ya que también se ha sugerido el período de la sexta dinastía. Un hecho adicional a favor de la fecha anterior es que la estatua está representada en posición de “escritura”, mientras que parece que los escribas del período posterior a la 5ª dinastía han sido representados principalmente en posición de “lectura”.


Estilos De Arte En El Arte Griego

donde el artista crea formas humanas más realistas utilizando influencias egipcias más coloridas y ornamentadas, como la colocación de los pies y la aplicación de un esmalte de colores. Durante este período, se agregaron contrastes de negro y rojo para crear diseños en cerámica para el contraste de color. Los hombres a menudo se pintaban de negro y las mujeres normalmente se pintaban de blanco. La mayoría de las esculturas de bronce que se crearon ya no existen y se han fundido para su reutilización. El siguiente período es del período clásico, esta es la era en la que la gente suele pensar cuando mencionan el arte griego. & Hellip


Historia del arte AP de Gibby

Mckenna:
Forma- Hecho con piedra caliza que luego fue pintada.
Función: fue creado para una tumba en Saqqara para albergar el alma o Ka.
Contenido: es un escriba que sostiene papiro en su regazo, parece como si estuviera esperando a que un faraón hable para poder escribir las palabras.
Contexto: fue creado durante la cuarta dinastía, el antiguo reino, en el antiguo Egipto.

-Katherine
Forma- Pintado con ocre rojo, negro y blanco.
Función- Creado como escultura funeraria.
Contenido- Simetría completa con el cuerpo, aparte de sus manos.
Contexto: los escribas formaban parte de una élite muy pequeña que sabía leer y escribir y, a menudo, estaban a cargo de actividades importantes.

Nandini
Forma: los iris están hechos de cristal, lo que hace que los ojos se vean muy realistas.
Función: Para conmemorar la vida del escriba.
Contenido: Se lo representa como regordete y con la piel flácida en comparación con las esculturas de faraones que a menudo se muestran como jóvenes y juveniles.
Contexto: El instrumento de escritura que habría tenido se ha perdido.


Ver el vídeo: Yamaha A-500 усилитель 80 годы, обзор начинки. (Diciembre 2021).