Podcasts de historia

John Wheatley

John Wheatley


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

John Wheatley, el hijo mayor de Thomas Wheatley, un trabajador, y su esposa, Johanna Ryan, nació en Bonmahon, Irlanda, el 19 de mayo de 1869. John tenía nueve hermanos y hermanas y en 1876 la familia se mudó a Braehead en Lanarkshire. A los catorce años, John se convirtió en minero como su padre.

Wheatley asistió a la escuela parroquial católica de Santa Brígida en Baillieston, donde la iglesia local y sus sacerdotes ejercieron una poderosa influencia sobre él. Según Ian S. Wood: "Toda su vida las creencias católicas serían un punto de referencia para su pensamiento político y activismo".

En 1893, Wheatley dejó la mina y se convirtió en tabernero y más tarde se unió a su hermano para dirigir una tienda de comestibles en Shettleston, un pueblo minero en las afueras de Glasgow. El negocio fracasó en 1901, pero Wheatley, que había asistido a clases nocturnas durante muchos años, encontró trabajo como reportero para el Observador católico de Glasgow, un periódico con una circulación impresionante entre los católicos de ascendencia irlandesa en el oeste y centro de Escocia.

Wheatley fue muy influenciado por la enseñanza y el apoyo de su párroco, Peter Terken. Wheatley leyó ampliamente, incluyendo Socialismo católico, un libro escrito por Francesco Saverio Nitti. En 1906 Wheatley se convirtió al socialismo y formó la Sociedad Socialista Católica en Glasgow. Al año siguiente se unió al Partido Laborista Independiente.

En 1907 Wheatley inició un negocio de impresión, Hoxton and Walsh. Manejó contratos regulares de la iglesia católica y del Partido Laborista. También comenzó a publicar folletos políticos. Wheatley escribió un gran número de estos, incluidos ¿Cómo se roba a los mineros? (1907), El trabajador católico (1909) y Mineros, Minas y Miseria (1909). Wheatley fue elegido miembro del Consejo del Condado de Lanarkshire y de la Corporación de Glasgow. El gran interés de Wheatley era la vivienda de la clase trabajadora y propuso un plan para la construcción de casas municipales en lugar de viviendas en Glasgow.

Wheatley comenzó a trabajar en estrecha colaboración con otros socialistas en Glasgow, incluidos David Kirkwood, Emanuel Shinwell, James Maxton, William Gallacher, John Muir, Tom Johnston, Jimmie Stewart, Neil Maclean, George Hardie, George Buchanan y James Welsh.

Como muchos socialistas, Wheatley se opuso a la participación de Gran Bretaña en la Primera Guerra Mundial y, en agosto de 1914, Wheatley fue uno de sólo dos de los diecinueve concejales laboristas de Glasgow que se opusieron a la declaración de guerra británica a Alemania. Ayudó a crear la rama de Glasgow de la Unión de Control Democrático, que hizo campaña por una paz negociada. En 1915 asumió un papel importante en la Glasgow Rent Strike. Al año siguiente jugó un papel importante en la lucha contra el servicio militar obligatorio.

David Kirkwood argumentó en su autobiografía, Mi vida de rebelión (1935): "Nunca había escuchado a un orador exponer el caso del socialismo con tanta sencillez y poder. Reconocí en él a un verdadero líder de hombres. Nos hicimos amigos y comenzamos el hábito, que mantuvimos durante años, de caminar juntos. en el campo los sábados por la tarde ".

En 1920, la representación del Partido Laborista en Glasgow Corporation aumentó a cuarenta y cuatro. Wheatley era ahora la principal figura política en Glasgow y en las elecciones generales de 1922 fue uno de los diez candidatos laboristas elegidos para representar a la ciudad en la Cámara de los Comunes. Otros elegidos fueron David Kirkwood, Emanuel Shinwell, James Maxton, John Muir, Tom Johnston, Jimmie Stewart, Neil Maclean, George Hardie, George Buchanan y James Welsh.

Wheatley era un político apasionado y en junio de 1923 fue suspendido de la Cámara de los Comunes por calificar de asesinato el recorte propuesto por el gobierno conservador en las subvenciones a los centros de bienestar infantil. Ramsay MacDonald desaprobó el estilo de Wheatley, pero respetó su capacidad administrativa. Cuando MacDonald se convirtió en Primer Ministro en enero de 1924, nombró a Wheatley como su Ministro de Salud.

CFG Masterman recordó más tarde: "La casa ha encontrado un nuevo favorito en el Sr. Wheatley, el ex miembro revolucionario de Glasgow, ahora Ministro de Salud. Ha sido el único éxito conspicuo en el nuevo Parlamento. Un pequeño, rechoncho, de mediana edad hombre, con un rostro regordete radiante detrás de grandes gafas. Posee un perfecto estilo parlamentario; una voz agradable, confianza sin arrogancia, una capacidad de respuesta rápida, una capacidad de declaración convincente y, sobre todo, una gracia salvadora del humor ".

Después de un debate en febrero, Ramsay MacDonald le dijo a George V que "el discurso del Sr. Wheatley fue una obra maestra. Silencioso y fluido en su presentación, claro en su exposición de los hechos, lógico y preciso en su organización de argumentos, vigoroso en la defensa, humorístico y decisivo en el ataque ". La Ley de Vivienda de Wheatley, que se convirtió en ley en agosto de 1924, fue uno de los pocos logros del primer gobierno laborista. La legislación implicó el desarrollo de una asociación entre partidos políticos, autoridades locales y comités especialmente designados de empleados de la construcción y empleadores. El plan era construir 190.000 nuevas viviendas municipales a modestos alquileres en 1925, y que esta cifra aumentaría gradualmente hasta llegar a 450.000 en 1934.

Como ha señalado Ian S. Wood: "La Ley de Vivienda (Disposiciones Financieras) de Wheatley fue el único logro legislativo importante del gobierno laborista de 1924. Hasta que el Gobierno Nacional derogó sus disposiciones sobre subvenciones en 1934, una proporción sustancial de todas las autoridades locales alquiladas La vivienda en Gran Bretaña se construyó según sus términos y, sesenta años después, todavía había personas en Escocia que hablaban de las casas de Wheatley. El acto fue complejo, y reunió a sindicatos, empresas de construcción y autoridades locales en un plan para abordar la escasez de viviendas que tenía garantizada la financiación del gobierno central siempre que se cumplieran las normas de construcción establecidas por la ley. La ley hizo poco por la limpieza real de los barrios marginales, pero mejoró enormemente la reputación de Wheatley a pesar de la pérdida de una medida complementaria, la Ley de materiales de construcción, que habría dado gobierno una amplia gama de controles sobre el suministro de materiales de construcción a los ayuntamientos que operan la Ley de Vivienda ".

El 9 de mayo de 1924, H. Wells encabezó una delegación para pedir reformas en el control de la natalidad. La delegación pidió dos cosas: que las instituciones bajo el control del Ministerio de Salud brinden asesoramiento anticonceptivo a quienes lo soliciten; y que los médicos de los centros de asistencia social deberían poder ofrecer asesoramiento en determinados casos médicos. Como católico romano, Wheatley tenía opiniones firmes sobre el control de la natalidad y se negó a apoyar esta campaña.

Wheatley retuvo su escaño en las elecciones generales de 1924, pero al Partido Laborista le fue mal y los conservadores formaron el siguiente gobierno. Wheatley criticó el movimiento de MacDonald a la derecha y, como resultado, no fue nombrado miembro del gobierno laborista formado después de las elecciones generales de 1929.

Como señaló Philip Snowden por qué Ramsay MacDonald no le pidió que se uniera al gobierno: "Durante el tiempo que estuvimos en la Oposición (1925-29), Wheatley se había disociado de sus antiguos colegas del Gabinete y se había ido a los banquillos de atrás en En el campo también había pronunciado discursos en los que atacaba a sus colegas fallecidos. MacDonald se oponía firmemente a ofrecerle un puesto en el nuevo gobierno. Wheatley nos había abandonado y nos había insultado, y MacDonald pensó que el país sería sorprendido si fuera incluido en el gabinete, y se tomaría como evidencia de la influencia rebelde ". Sin embargo, Arthur Henderson no estuvo de acuerdo con MacDonald. Lo mismo hizo Snowden, quien argumentó: "Arthur Henderson adoptó el punto de vista, y me incliné a estar de acuerdo con él, que sería mejor tenerlo adentro que afuera. Tomé este punto de vista de mi experiencia de él como ministro. un hombre que, cuando estaba libre de la responsabilidad del cargo, pronunciaba discursos extremos; pero como ministro, siempre lo había encontrado razonable y práctico ".

Wheatley se negó a apoyar todas las medidas propuestas por el gobierno de MacDonald y lideró la lucha contra la Ley del Seguro Nacional que Margaret Bondfield intentó persuadir al Parlamento para que aprobara. Sin embargo, Wheatley había perdido su influencia en el Partido Laborista Independiente y en su conferencia en enero de 1930 fue fuertemente criticado por sus ataques al gobierno.

John Wheatley, que sufría de hipertensión desde 1924, murió de una hemorragia cerebral el 12 de mayo de 1930. Su entierro en el cementerio Dalbeth de Glasgow fue el funeral político más grande que la ciudad había visto desde el de John Maclean.

Era deber de los católicos oponerse a los métodos revolucionarios y confiscatorios antirreligiosos de los primeros socialistas continentales modernos. Pero los métodos y objetivos del socialismo evolucionista legal de Gran Bretaña no merecen oposición. El socialismo en Gran Bretaña significa la sustitución de lo público: el municipio o la propiedad estatal por propiedad privada.

Cuando conocí a John Wheatley, estaba en problemas. Se declaró socialista y fundó la Sociedad Católica Socialista. Esto fue demasiado para sus correligionarios y sus líderes espirituales. Poco podían hacer. Decidieron hacer lo pequeño. No pudieron quemar al hereje, por lo que hicieron una efigie de él, que llevaron por las calles y quemaron en medio de mucho piadoso regocijo en la puerta principal de John Wheatley. Le habían advertido del peligro de estar en la casa, porque un irlandés bajo la influencia de la manía religiosa, como uno bajo la influencia de una bebida alcohólica, es imprudente. Para consternación de los inquisidores, John Wheatley estaba con su esposa en su puerta abierta, sonriendo ante el fanatismo como si hubiera sido divertido. El domingo siguiente por la mañana se presentó a misa como de costumbre, y el problema se calmó.

Ahora era candidato socialista al Consejo Parroquial, una de las fases más humildes y útiles del servicio público. Corría el rumor de que los fanáticos lo iban a hacer pasar mal. Algunos de nosotros decidimos asistir a la reunión, listos para repartir un intercambio justo por cualquier cosa que se avecinara. No vino nada. La reunión fue ordenada y atenta.

Nunca había escuchado a un orador exponer el caso del socialismo con tanta sencillez y poder. Nos hicimos amigos y comenzamos el hábito, que mantuvimos durante años, de caminar juntos por el campo los sábados por la tarde.

La casa ha encontrado un nuevo favorito en el Sr. Él posee un perfecto estilo parlamentario; una voz agradable, confianza sin arrogancia, un rápido poder de respuesta, una capacidad de declaración convincente y, sobre todo, una gracia salvadora del humor.

La Ley de Vivienda (Disposiciones Financieras) de Wheatley fue el único logro legislativo importante del gobierno laborista de 1924. La ley hizo poco para la limpieza real de los barrios marginales, pero mejoró enormemente la reputación de Wheatley a pesar de la pérdida de una medida complementaria, la Ley de materiales de construcción, que habría otorgado al gobierno central una amplia gama de controles sobre el suministro de materiales de construcción a los consejos locales que operan la Ley de Vivienda. .

Todavía hay gente, supongo, que cuestiona la necesidad de una organización política de la clase trabajadora, gente que cree que las alianzas de empleadores y empleados resolverán los problemas industriales y políticos. No estoy de acuerdo con esa gente.

Las condiciones traen hombres y movimientos, y ningún movimiento obrero hubiera sido posible a menos que las condiciones hubieran sido favorables para su nacimiento. Es igualmente cierto que las condiciones que lo originaron no han cambiado. El collar del cuello se ha aliviado en los lugares donde más duele, pero el collar permanece.

Es una suposición justa que si el Partido Liberal o Conservador hubiera estado dispuesto y hubiera podido brindar seguridad económica a la clase trabajadora, esa seguridad se habría brindado hace mucho tiempo. Cada uno ha tenido largos períodos de poder con mayorías capaces de llevar a cabo cualquier medida que eligiera, y lamentablemente ninguno ha logrado ni siquiera llevar un nivel de vida decente a la mayor parte de la población.

Supongo que siempre habrá motivos para discutir si el programa del Partido Laborista puede brindar seguridad a la clase trabajadora, pero no hay lugar para discutir sobre su voluntad. Nuestras teorías económicas pueden fracasar, pero cualquier partido o movimiento creado con el único propósito de abolir la injusticia social tiene al menos derecho a recibir crédito por la honestidad de sus intenciones. Ningún estudiante de historia disputará el hecho de que ésta, y sólo ésta, fue la razón que animó las mentes de aquellos hombres que concibieron por primera vez la idea de un gran Partido Laborista político independiente. Gran parte de la lucha inicial fue sin duda una mera revuelta no dirigida contra la injusticia social y sin ninguna idea preconcebida de las causas y menos aún de los remedios. La historia muestra una larga serie de revueltas, cada una aparentemente desconectada de la otra, pero cada una, sin embargo, es una expresión de la misma demanda de libertad humana.

Durante el tiempo que estuvimos en la Oposición (1925-29), Wheatley se había desvinculado de sus antiguos colegas del Gabinete y se había ido a los bancos de atrás en compañía de los Clydesiders. Wheatley nos había abandonado y nos había insultado, y MacDonald pensó que el país se sorprendería si lo incluían en el gabinete, y eso se tomaría como evidencia de la influencia rebelde. Arthur Henderson tomó la vista, y me incliné a estar de acuerdo con él, en que sería mejor tenerlo adentro que afuera. era un hombre que, cuando estaba libre de la responsabilidad del cargo, pronunciaba discursos extremos; pero como ministro siempre lo había encontrado razonable y práctico.

La siguiente vez que consiguió una prominencia más de la habitual en la Cámara fue la noche de las estimaciones escocesas. En esa ocasión, él y tres colegas escoceses fueron suspendidos por burlar deliberadamente la autoridad del presidente. El Sr. Maxton había calificado de asesino a Sir Frederick Banbury y, a pesar de las solicitudes del Sr. Ramsay MacDonald, su propio líder, se negó a retirarse. Mientras la conmoción estaba en su punto álgido, parecía que el señor Maxton vacilaba, cuando el señor Wheatley se puso de pie de un salto, repitió la acusación y le dijo al señor MacDonald claramente que no necesitaba pedirle que se retirara. Tanto el señor Maxton como el señor Wheatley fueron inmediatamente suspendidos, y la prensa se soltó sobre los salvajes del Clyde. De hecho, los hombres del Clyde no eran tan salvajes. La protesta se hizo deliberadamente contra el hecho de que ese año, como siempre, la Cámara había considerado que las estimaciones escocesas no tenían importancia. Los cuatro PM se fueron a Escocia, donde fueron recibidos como héroes y mártires nacionales. Se llevaron a cabo enormes manifestaciones en todas las ciudades de Escocia, y la cuestión del gobierno autónomo para Escocia se convirtió por primera vez en un tema vivo en la política escocesa. Puedo recordar la actitud de los hombres mayores del Partido Laborista durante este episodio. Todos estaban bastante convencidos de que estas escenas en la Cámara y la charla revolucionaria en el país matarían al partido, y recuerdo a uno de ellos que ahora está en el Gabinete diciéndome que le costaría cincuenta escaños al partido. Curiosamente, la firme creencia de Wheatley era que el partido obtendría escaños como resultado. Su argumento era que, por primera vez en la política británica, las clases trabajadoras realmente podían sentir que aquí había un partido que no estaba preparado para sentarse tranquilamente en sus lugares y permitir que las malas condiciones prevalecieran sin alguna protesta. Las elecciones generales se realizaron en menos de seis meses. y luego se descubrió que, a pesar de las escenas, o quizás debido a ellas, el laborismo había ganado más de cincuenta escaños. Quizás sea más que una coincidencia que el miembro conservador, el capitán Elliot, que estaba a cargo de las estimaciones escocesas, fuera derrotado en lo que hasta ahora se consideraba un asiento conservador seguro. Sea como fuere, las acciones del Sr. Wheatley en la Cámara lo habían marcado como un hombre que no podía ser ignorado en política, y por eso, como dije al principio, aquellos de nosotros que lo conocimos mejor no nos sorprendió cuando fue elegido miembro del primer Gabinete Laboral.

James Maxton y yo hablamos de la necesidad de continuar con el trabajo que Wheatley había dejado en nuestras manos, pero en nuestro corazón sabíamos que no se podía hacer. Éramos los hombres con los que Wheatley podría haber construido la civilización en Gran Bretaña, pero sin él, solo podíamos esperar seguir luchando, fueran cuales fueran las consecuencias.

Sobre los frágiles hombros de Maxton había recaído la única carga del liderazgo, y lo vi mucho en ese momento. Nunca me he asociado con un hombre más amable, más impecablemente honrado, leal y valiente; pero no tiene ambición, no tiene paciencia para los detalles y una extraña filosofía adaptada a su inherente pereza que lo convierte en un líder imposible para cualquier movimiento. Su política es socialista, pero sus hábitos de pensamiento y temperamento son completamente anarquistas.


John Wheatley - Historia

Ubicación: En Grassy Gap, a seis millas al noroeste de Wise, a media milla al sur de Big Laurel.

Propietarios: Arthur Wheatley Frank Kilgore Campbell Gardner.

Descripción: Historia y casa de troncos a medio labrar. Cocina adosada en la parte trasera. Orientada al suroeste. Techo de tablillas. Porche al frente. Chimenea en el extremo norte. Ventana en el extremo sur.

Historia: Arthur (Arter) Wheatley era hijo de William Wheatley y hermano de John (Jackie) Wheatley que se estableció en Grassy Branch a dos millas al este de Grassy Gap. Nació en Scott Co., VA y se casó con una hija.
de Samuel Salyer. Llegó a Rocky Fork alrededor de 1830 y se instaló en Grassy Gap. Su hija, Clarinda, se casó con Frank Kilgore y heredó la casa. Después del matrimonio de su hija, Clarinda, Arter Wheatley se mudó cerca de Rock Switch y se estableció en lo que ahora se conoce como Wheatley Branch. Los Kilgores construyeron una nueva casa justo al sur del asentamiento original en Poor House Branch, en 1874, y desde entonces han residido allí.

Fuente de información: Frank Kilgore, Clarinda Kilgore

Ubicación: Cuatro millas al noroeste de Wise, una milla al oeste de la US 23, doscientas yardas al sur de State Road 626 en Rocky Fork de Guest River.

Propietarios: John (Jackie) Wheatley

Descripción: Pequeño molino del tipo rueda inferior operado por energía hidráulica y sirvió a los colonos circundantes.

Historia: Alrededor de 1830, John (Jackie) Wheatley vino de Scott Co. y compró varios cientos de acres de tierra en el principal afluente de Rocky Fork y Greasy Branch. No había molino en esta sección, los colonos dependían de molinos manuales y morteros para preparar su comida para el pan. Wheatley construyó el primer molino en esta sección en Rocky Fork. Cuatro millas al noroeste de Wise. Un pequeño arroyo entraba al río cerca de su molino, se extendía sobre un fondo, lo que dificultaba a los colonos llegar al molino. Wheatley cavó una zanja profunda de unos quinientos metros en el fondo para formar un canal para el arroyo y proporcionar un camino seco para sus clientes.
Alrededor de 1850, John Wheatley entregó (o vendió este tratado) a su yerno, James Hamilton, quien fue asesinado en Prince's Flats durante la Guerra Civil. Hamilton continuó operando el molino hasta su muerte, y su viuda,
Mary Hamilton, lo hizo operar hasta que intercambió granjas con Felix G. Creech, alrededor de 1880, cuando fue abandonado.
Felix Creech vendió este límite a Virginia Coal and Iron Company a fines del siglo XIX y desde entonces el terreno ha sido ocupado por inquilinos.
En 1912, James Taylor Adams estableció una oficina de correos en este lugar, y la oficina de Big Laurel se operó por primera vez en el lugar exacto donde funcionaba el antiguo molino John Wheatley.
No queda ninguna señal del antiguo molino. Solo las personas mayores recuerdan cuando estuvo en funcionamiento.

Fuente de información: Patton Kilgore y registros públicos.

Ubicación: Cuatro millas al noroeste de Wise, trescientas yardas de la US 23 en la carretera estatal No. 626.

Propietarios: John Wheatley compró de Commonwealth. Vendido a su yerno, James Hamilton. La viuda de Hamilton vendida a Felix Creech y Creech vendida a Virginia Coal & amp Iron Company.

Descripción: La casa original se encontraba a unos cien metros al oeste de la estructura actual, y era un edificio de troncos tallados de un piso. Dos habitaciones. Orientada al norte. Techo de tablillas.

Historia: John Wheatley vino de Scott Co., VA. Vendió o dio este terreno de aproximadamente 1000 acres a su yerno, James Hamilton. Hamilton fue asesinado por Samuel Tyree Salyers en Norton en 1863 durante la
Guerra civil. Unos años más tarde, Mary Hamilton, la viuda, vendió o intercambió esta tierra por una propiedad en Indian Creek, y Felix G. Creech se convirtió en el propietario. Creech construyó la casa actual alrededor de 1875. Se enfrenta a la carretera, al arroyo y al norte. Porche al frente. Troncos cortados, dos pisos. Solo dos ventanas, en el edificio principal,
uno arriba y otro abajo. La cocina también es de troncos tallados y es de un solo piso. Está separado del edificio principal por un pasillo. Ladrillo para chimeneas en el extremo fácil de la casa y en el extremo sur de la cocina. Ladrillo para
las chimeneas se quemaron en el suelo.


17 de febrero de 1927 Nacimiento, Tucson (Arizona).

1947 Obtuvo una licenciatura en ingeniería eléctrica, Universidad de Colorado, Boulder, Boulder (Colorado).

1952 Obtuvo el doctorado en Física, Universidad de Pittsburgh, Pittsburgh (Pa.).

1952 - 1966 Instructor de profesor de física (1952-1966) y miembro del Centro de estudios avanzados (1965-1966), Universidad de Illinois, Urbana-Champaign, Urbana (Illinois).

1954 - 1955 Becario Guggenheim, Universidad de Leiden.

1966 - 1981 Profesor de Física, Universidad de California, San Diego, La Jolla (San Diego, California).

1975 Miembro de la Academia Nacional de Ciencias.

1980 - 1981 Becario Guggenheim, Universidad de Leiden.

1981 - 1986 Investigador (1981-1985) y Miembro Conjunto UCLA-Los Alamos (1985-1986), Laboratorio Nacional Los Alamos.

1985 - 1986 Profesor de Física y Presidente de la Universidad de California, Los Ángeles.


Caballos con Historia

Si está buscando un programa de caballos de cuerda en equipo más exitoso, probado y a largo plazo que el elaborado hace décadas por David Gill, Joe Murray y Jim Wheatley, buena suerte con eso. La forma de & # x201CHorses with a History & # x201D de criar, romper y entrenar montajes de cuerdas para equipos talentosos es probada, verdadera y confiada por los tiradores en todos los niveles del juego. Y además de grandes caballos, estos tres corredores de Rodeo de las Finales Nacionales y su reputación de estándar de oro # x2019 han resistido bastante la prueba del tiempo.

Gill, Murray y Wheatley provienen de familias de vaqueros y ganaderos de la fundación en California. Los Gills comenzaron a criar caballos & # x2014pesados ​​en los linajes de Driftwood y Hancock & # x2014 en la década de 1940. La familia tiene ahora cuatro generaciones de ganaderos y ha estado criando ganado en el país alrededor de Madera, Exeter, Porterville y Gustine desde la década de 1900.

& # x201C Mi padre (Will Gill Jr.) compró un hijo propio de Driftwood, & # x201D, dijo David Gill, de 69 años, quien jugó en la NFR de 1985 con Jim Petersen. & # x201CEasy Keeper era un hermano 7/8 de (Dale Smith & # x2019s ProRodeo Hall of Fame rope horse) Poker Chip. En el camino, nuestros primos eran dueños de Pelican, un Quarter Horse que solían igualar la raza todo el tiempo que podía vencer a los pura sangre. Pelican era un caballo criado por Joe Hancock. Terminamos con Pelican y comenzamos a cruzarlo con nuestros Easy Keepers. Eso es & # x2019s lo que puso en marcha nuestro programa. & # X201D

1948 El legendario Pelican gana otra carrera en Arizona para Gill Cattle Company. & # XA0

La gigantesca operación de caballos y ganado Will Gill & amp Sons incluyó al padre de David & # x2019 (uno de los hijos del nombre del equipo Will Gill Sr. era el abuelo de David & amp; # x2019s), Will Jr., quien ganó el Oakdale 10 Steer Roping y aproximadamente todo lo demás había para recuperar en el día. Los hermanos Will Jr. & # X2019s incluyeron a David & # x2019s Tío Ernest, quien fue el campeón mundial de 1945, y el tío Ralph. Muchos de los últimos, grandes vaqueros de la vieja escuela, incluido el Campeón Mundial Team Roper Olan Sims de 1951 y el miembro del Salón de la Fama de ProRodeo Clay Carr & # x2014, que ganó títulos mundiales en 1930 y & # x201933, hebillas de oro con cuerdas de dirección en 1930 y & # x201940, y el campeonato mundial de equitación bronc en 1930 & # x2014 vivió y trabajó en Gill Ranch, y montó caballos Gill.

La primera venta de caballos con historia tuvo lugar en 2001. Desde entonces, la venta se ha realizado cada dos octubre y # x2014 en 2017 en la familia Gill y # x2019s histórico Adobe Ranch en Madera & # x2014 con la próxima venta programada para el otoño de 2019. David & # x2019s Madera Su familia inmediata también incluye a su esposa, Creatia, y al hijo del equipo de la Asociación Profesional de Vaqueros de Rodeo, Landon.

1976 Jim Wheatley cumple uno con su gran yegua Gray Box para John Bill Rodríguez en la NFR de 1976.

& # x201C Lo que nos impulsó con la venta es que Joe y Jim empezaron a comprarnos y montar caballos, y desarrollaron sus programas a partir de nuestro programa, & # x201D David dijo. & # x201C Joe nos compró (semental) Blue Light Ike, y criamos a Frostys Tops (que era un nieto de Pelican), que era Gilbert Reynolds & # x2019 semental alazán en el que Jim entrenó y ganó tanto. Una de las razones por las que tuvimos esa primera venta fue que quería reducir las 40 yeguas que tenía en ese momento. Fue una venta de rendimiento y producción, y también una venta a precio reducido para mí. & # X201D

Tantos grandes han ganado una tonelada en caballos de las manadas de caballos Gill-Murray-Wheatley. Había un caballo al que llamaban Cadillac, que era medio hermano de Frostys Tops, que Tee Woolman y Jake Barnes montaban regularmente cuando competían en la costa oeste durante sus mejores momentos.

De hecho, Jake montó Cadillac en los últimos tres novillos en las Finales de 1985, el año en que él y Clay O & # x2019Brien Cooper ganaron su primero de siete títulos mundiales de cuerdas por equipos. Los corderos del equipo del Salón de la Fama Jimmy Rodríguez y John Miller ganaron campeonatos mundiales montando caballos de estos mismos linajes. Derrick Begay & # x2019s buen caballo alazán, Swagger, quien ganó el premio Head Horse of the BFI un año, es nieto de Frostys Tops.

1985 David Gill escorando un novillo para Jim Petersen en la NFR de 1985. & # XA0

Murray, de 68 años, y Wheatley, de 72, han sido amigos desde que eran básicamente niños. La madre de Murray & # x2019, Dorothy, era hermana del campeón del mundo Team Ropers Vern y Vic Castro, quienes ganaron el mundo juntos en 1942 & # x2014Vern buscó una segunda hebilla de oro en 1955. Vic les dio a Joe y Jim un trabajo en el que montaban uno al lado del otro desde el amanecer hasta el atardecer durante varios años.

& # x201C Jim y yo trabajamos para mi tío Vic, siendo vaqueros en su rancho en Oakdale, & # x201D dijo Murray, quien todavía vive allí en la Capital Mundial del Vaquero original con su esposa, Cathy, y tiene dos hijos, Troy y Lane. , que también cuerda. Murray se dirigió a tres NFR consecutivos & # x2014 para Gary Gist en 1976, Rickey Green en 1977 y Gary Hemsted en 1978. & # x201C Jim y yo nos ocupamos de varios miles de cabezas de ganado por temporada. Hubo un tiempo en el que también me dirigía a los rodeos de aficionados hacia el hermano de Jim & # x2019, John. Así que retrocedo con los Wheatley. No conocí a David hasta alrededor de 1976. Esquiaba en el agua cuando era joven. & # X201D

Sí, Gill fue un temerario en su juventud.

& # x201CI fui un cowboys toda mi vida y trabajé en el corral de engorde la mayor parte del tiempo & # x201D David. & # x201CPero no me & # x2019t me importó mucho la cuerda hasta los 25 años. Me gustaban más las carreras de karts, motos de cross y botes de arrastre. Luego, algunos de los muchachos en el corral de engorde me convencieron de ir a un pequeño premio mayor de cinco centavos con ellos, gané un poco de dinero y el resto es historia.

& # x201CA, un vaquero que era muy bueno y que trabajaba aquí en el rancho, Tom Harsh, me ayudó mucho con mi cuerda, al igual que tipos como Ron Goodrich, John Miller y Tom Flenniken. Tom estaba enseñando en la escuela en Chowchilla y venía y me entregaba novillos todas las noches. Me enseñó a ganar y me llevó a la cima. & # X201D

Wheatley & # x2019s un encabezado NFR de seis veces, al igual que su hijo Wade. Jim jugó en las Finales de 1973 a 1976 con John Bill Rodríguez, hermano de & # x2019s Jimmy & # x2019s y en 1978 y & # x201981 con el fallecido Stan Melshaw.

1987 Joe Murray hace girar un novillo en Blue Light Ike para Sam Williams, que montaba un hijo de Blue Light Ike.

& # x201C Mi papá (John Wheatley Sr., quien se ato con un brazo & # x2014 tiene entre los dientes & # x2014 después de perder el otro en un accidente de caza en su juventud) comenzó a criar caballos en 1954, & # x201D dijo Wheatley, quien vive en Hughson , California, y con su esposa Terry también tiene una hija, Katie. & # x201CHe comenzamos con una yegua, Rubia Linda, y casi todos los caballos que criamos se remontan a ella. Un año en la NFR en los setenta, había tres caballos fuera de ella & # x2014 montados por mí, Jim Rodríguez y John Deaton.

& # x201C Teníamos nuestra propia línea de caballos, y luego comencé a cruzarlos con algunos de los linajes de David & # x2019s. Estamos criando el tipo de caballos que nos gusta montar; caballos atléticos de buen aspecto con buena disposición que puedes montar para reunir tus vacas, marcar a los terneros y luego llevarlos a la cuerda o al rodeo y competir al más alto nivel. .

& # x201C Los caballos que Wade y yo montamos en las Finales eran caballos que criamos (Wade & # x2019s renombrado caballo palomino, Woody, estaba fuera de una yegua Frostys Tops y su buen caballo alazán Biscuit fue por Frostys Tops). Cuando estaba montando Frostys Tops, Tee lo montó en las Finales. He tenido 14 caballos que he criado y / o entrenado montados en las Finales por tipos como Tee, Jake, Bobby Hurley y Walt Rodman. & # X201D

Los tíos de Murray & # x2019s World Champion Team Roper montaron caballos Driftwood a lo largo de sus legendarias carreras, y esa fuerte influencia se ha transmitido como una reliquia familiar.

& # x201C Los caballos que David, Jim y yo estamos criando se remontan a linajes comprobados desde hace mucho tiempo & # x201D Joe. & # x201C Estos caballos han tenido mucho éxito durante muchos, muchos años, y me enorgullece que & # x2019 sigan siendo el tipo de caballos en los que puedes ganar hoy. Realmente son caballos con historia, son muy fáciles de entrenar y están hechos para ser buenos en su trabajo.

& # x201C Todos éramos viejos amigos y cordeleros del equipo NFR criando caballos afines para nosotros y nuestros hijos. Cuando llegamos a donde teníamos más de lo que necesitábamos para nuestras familias, decidimos juntarnos para ofrecerlos al público. Nuestro objetivo es criar un caballo de rodeo y un premio gordo de mayor nivel que puedas usar en el rancho durante la semana, como lo hicieron hace 60 años. Nos hemos quedado con lo que empezamos, porque hemos tenido bastante suerte con estos caballos a lo largo de los años. Tienen huesos más grandes y mejores patas que el caballo promedio. Ellos & # x2019están construidos para sujetarlos. & # X201D

Murray mencionó algunas historias de éxito de cuatro patas más de esta línea de caballos, incluido Spencer Mitchell montando uno en la NFR de 2012. David crió a Doyle Gellerman & # x2019s good bay horse Badger. Cody Cowden & # x2019s superstar bay horse Shot fue de Murray & # x2019s stud Blue Light Ike (quien Murray compró a Gill cuando era un potrillo, y es de una yegua de Frostys Tops que era un Lucky Blanton de doble raza) y de un Frostys Tops hija.

Y esta historia de éxito no se limita a los caballos de cuerda en equipo. Tanto la actual campeona mundial Barrel Racer Nellie Williams Miller como los caballos NFR # x2019s, Blue Duck y Sister, han salido de una yegua que su padre, Sam Williams, llama Reba, quien & # x2019s es hija de Murray & # x2019s Blue Light Ike. La hermana mostró su verdadero valor una vez más en julio al ganar a Cheyenne en una tormenta de granizo. Levi Rudd also won the steer wrestling at the 2018 Daddy of 𠆞m All riding a horse out of Murray’s stud that was sold at the 2017 Horses with a History Sale, and is now owned by hazer Jeff Green.

Barrie Beach Smith has had a lot of success over the years at the barrel futurities riding Gill-branded horses, as has her World Champion Heeler husband, Brad Smith. Barrie and Brad’s son, Sterling Smith, has made the NFR riding Gill-bred horses in the tie-down roping.

“It’s all about getting good horses into good hands,” Gill said. “You can breed and break them right, but if you put the best horse in the world into the wrong hands, they’ll be just another hay-burning plug. It’s all about who does what with horses to give them the best chance to succeed. I’m not saying our horses are better than everybody else’s horses, but we do try to do right by them, and do what’s best for them. Bringing horses along slowly is a big key. Patience and taking the time to let them progress at their own pace is very important.

2001 Jim Wheatley branding on his great stud Trapper Bar Drop. 

“We all ranch on these horses, which puts such a strong foundation on them. We use them, and we cowboy on them before we take them to the arena. Ninety percent of rodeo horses today are just arena broke. But giving them a job besides just running steers or barrels is better for their minds. Our horses enjoy getting out there on the ranch, and so do we.”

Gill starts his 2-year-olds, then turns them out until they’re 3. Then he and son Landon ranch on them awhile before they ever see the inside of an arena.

“I like a well-muscled horse with good bone and good feet, with a nice, big hip,” Gill said. “We’ve tried to class up our horses over the years, because everybody wants to ride a good looking horse now. The old Pelicans were ugly. We like our horses to have a lot of cow, ample speed, and intensity, and the mind to handle it. When you’re talking specifically about team roping horses, we want a horse that scores and finishes, and can take the pressure.

“It’s important to me to have a horse that’s really willing, and enjoyable to train. Those horses learn fast, and you don’t have to slug it out with them. Horses who like their jobs are a lot more likely to fit the next guy who rides them, too. I sell a lot of horses to businessmen who rope at World Series ropings. Those guys can win so much money. Horses I’ve raised and trained have won the Perry Di Loreto (now the Reno Million John Paboojian won it one year on a horse David raised and Jim trained) and the BFI (Rocky Carpenter won it with Tom Flenniken Jr. in 1990), and $100,000 at the World Series Finale in Vegas.”

As is the case with the Gills and the Wheatleys, the Murray family is all hands on deck with their horse program. Joe halter breaks all the babies himself, and from there, everyone saddles up. They stand three studs�h with his own story on how he ties back to this bloodline—including Four Gill, Espuela Tom, and Azultis. Like Murray’s old Blue Light Ike horse, Espuela Tom is out of a double-bred Lucky Blanton mare. Azultis, which means “little blue,” is out of a half-sister to Sam Williams’s mare Reba, who, again, has blessed Nellie so richly in the barrel racing arena. Four Gill was raised by the Haythorn Land and Cattle Company in Arthur, Nebraska, and when the Haythorns sold out, the Murrays made the trek to Arthur, because Four Gill was the only full brother to Blue Light Ike who was still a stallion.

This Horses with a History program—which offers horses ranging 𠇏rom weanlings to finished jackpot and rodeo horses you can go win money on” at the biennial sale—is based on a bond of trust and respect. And though their herds get a little smaller as these living-legend cowboys get a little older�vid’s down to 10 mares and three studs, Joe has 22 mares in addition to his three studs, and Jim’s cut his herd back to five mares—that bond goes for both the humans and the horses. Quality has never been sacrificed for quantity, and𠅋ottom line—these are good horses in good hands.


Struggles in Later Life

Wheatley had traveled to London to promote her poems and received medical treatment for a health ailment that she had been battling. After her return to Boston, Wheatley&aposs life changed significantly. While ultimately freed from slavery, she was devastated by the deaths of several Wheatley family members, including Susanna (d. 1774) and John (d. 1778).

In 1778, Wheatley married a free African American from Boston, John Peters, with whom she had three children, all of whom died in infancy. Their marriage proved to be a struggle, with the couple battling constant poverty. Ultimately, Wheatley was forced to find work as a maid in a boarding house and lived in squalid, horrifying conditions. 

Wheatley did continue to write, but the growing tensions with the British and, ultimately, the Revolutionary War, weakened enthusiasm for her poems. While she contacted various publishers, she was unsuccessful in finding support for a second volume of poetry.


John Wheatleigh

John Wheatleigh, Esq. of Tingsboro, Somerset, 1) May 31, 1547, m Dorothy Willoughby of Derbyshire, youngest daughter of Arctic explorer, Hugh Willoughby.

She probably died before 1609, for no mention is made of her in his will. He was one of the 164 gentlemen and sailors who accompanied Sir Francis Drake on his free booting expedition to Spanish America and around the world, home via Cape of Good Hope, arriving at Plymouth November 1580.

"Will of John "Wheatleigh Esq.. of Tingsboro, filed at Carew, P. C. C. and dated May 7, 1609, is as follows:

The chain of gold dsposed of my father. John Wheatley V will, shall succeed to our heirs. 'I'n my four younger sons, Israel, Samuel, Philip and Andrew during their lives each ꍐ by the year, out of the rents of Lindenboro and Glenolden.

To my daughters Elizabeth, Mary and Margery 򣠀, to be raised out of the rents of my manors, Sidglen and Maiden Newton. To my daughter Mary, her mother's wedding ring.

To my brother, Frank Wheatleigh, the remission of a tenement in Maiden Newton. To my brother, Samuel Wheatleigh, the continuation for life of the living at Tingsboro. To my cousin, Edmund AVingate, my books on law and mathematics.

Nathaniel my son and heir executor. John Skinner, clerk.

John Wheatleigh, Esq. of Tingsboro, Somerset, 1) May 31, 1547, m Dorothy Willoughby of Derbyshire, youngest daughter of Arctic explorer, Hugh Willoughby.

She probably died before 1609, for no mention is made of her in his will. He was one of the 164 gentlemen and sailors who accompanied Sir Francis Drake on his free booting expedition to Spanish America and around the world, home via Cape of Good Hope, arriving at Plymouth November 1580.

"Will of John "Wheatleigh Esq.. of Tingsboro, filed at Carew, P. C. C. and dated May 7, 1609, is as follows:

The chain of gold dsposed of my father. John Wheatley V will, shall succeed to our heirs. 'I'n my four younger sons, Israel, Samuel, Philip and Andrew during their lives each ꍐ by the year, out of the rents of Lindenboro and Glenolden.

To my daughters Elizabeth, Mary and Margery 򣠀, to be raised out of the rents of my manors, Sidglen and Maiden Newton. To my daughter Mary, her mother's wedding ring.

To my brother, Frank Wheatleigh, the remission of a tenement in Maiden Newton. To my brother, Samuel Wheatleigh, the continuation for life of the living at Tingsboro. To my cousin, Edmund AVingate, my books on law and mathematics.

Nathaniel my son and heir executor. John Skinner, clerk.

Sources 1.Hannibal P. (Hannibal Parish) Wheatley. Genealogy of the Wheatley or Wheatleigh family. A history of the family in England and America .. online. (page 1 of 11)


Descendants of John Wheatley and Elizabeth Wright

Note: the names of persons born after 1900 are not shown.

John Wheatley (1758-1840) m. Elizabeth Wright (1764-1828)

  • 1 Mary Wheatley (1785-?)
  • 2 Mary Wheatley (1786-?)
  • 3 Frances Wheatley (1788-?)
  • 4 William Wheatley (1792-?)
  • 5 Alfred Wheatley (1794-?) m. Martha (c.1805-?)
    • 5.1 Joseph Wheatley (c.1831-1903)
    • 5.2 Elizabeth Wheatley (c.1833-?)
    • 6.1 Rachael Ann Wheatley (1825-?) m. William T. Forsyth (c.1823-?)
      • 6.1.1 William Forsyth (c.1852-?) m. Frances Dandas Priestley (1852-?)
      • 6.1.2 John Wheatley Forsyth (?-1859)
      • 6.1.3 James Forsyth (c.1857-?)
      • 6.1.4 Francis Forsyth (c.1858-?)
      • 6.1.5 Mame (c.1860-?) m. Edwin Musser Herr (c.1860-c.1932)
      • 6.1.6 Katherine Forsyth (c.1862-1893) m. Edwin Musser Herr (c.1860-c.1932)
      • 6.1.7 Bessie (c.1864-c.1872)
      • 6.2.1 William Edwin Wheatley (1859-1859)
      • 6.2.2 John Wright Wheatley (1861-1931) m. Mary Helen Vandevander (?-?)
        • 6.2.2.1 Ricarda Elizabeth Wheatley (1887-?) m. George Allen Bacchus (?-?)
          • 6.2.2.1.1 private
            • 6.2.2.1.1.1 private
            • 6.2.2.1.1.2 private
            • 6.2.2.2.1 private
              • 6.2.2.2.1.1 private
                • 6.2.2.2.1.1.1 private
                • 6.2.2.2.1.1.2 private
                • 6.2.2.2.1.2.1 private
                • 6.2.2.2.2.1 private
                • 6.2.4.1 Richard Bishop (1897-1898)
                • 6.2.7.1 Frances Harriet Williams (1899-1962) m. Robert Cedric Binkley (1897-1940)
                  • 6.2.7.1.1 private
                  • 6.2.7.1.2 private
                    • 6.2.7.1.2.1 private
                    • 6.2.7.1.2.2 private
                    • 6.2.7.1.2.3 private
                    • 6.2.7.1.2.4 private
                    • 6.2.7.1.3.1 private
                    • 6.2.7.1.3.2 private
                    • 6.2.7.1.3.3 private
                    • 6.2.7.1.3.4 private
                    • 6.2.7.3.1 private
                    • 6.2.7.5.1 private
                    • 6.2.7.5.2 private
                    • 6.2.7.5.3 private
                    • 6.2.9.1 private
                    • 6.4.1 Callie D. Wheatley (?-1903) m. Cliff Smith (?-?)
                    • 6.4.2 John Wheatley (?-?) m. Emma Prince (?-?)
                    • 6.4.3 George Wheatley (?-?) m. Mag Gallaway (?-?)
                      • 6.4.3.1 May Wheatley (?-?)
                      • 6.4.4.1 John Huntington Wheatley (?-?)
                      • 6.4.4.2 Charles Wheatley (?-?)
                      • 6.5.1 Flora Maxwell Wheatley (1872-?) m. George Williams Bacot (1862-?)
                        • 6.5.1.1 Louise Bacot (?-1930)
                        • 6.5.1.2 Flora Bacot (?-?) m. Willard Foster (?-?)
                          • 6.5.1.2.1 private
                          • 6.5.1.2.2 private
                          • 6.5.3.1 private
                          • 6.5.3.2 private
                          • 6.6.1 Jessie Coursen (?-?)
                          • 6.7.1 Walter Wheatley (?-?)
                          • 6.7.2 Alice Wheatley (?-?)
                          • 6.7.3 Elizabeth Kendrick Wheatley (?-1936) m. Charlesworth Hunter (?-?)
                          • 8.1 Catherine Wheatley (1833-?)
                          • 8.2 Mary Harriet Wheatley (1842-?) m. Abraham Stewart (?-?)

                          Wisdom Higher Than a Fool Can Reach: The Amazing Life of Poetess Phillis Wheatley

                          Phillis Wheatley was an amazing and intriguing woman who became a famous and noteworthy poetess in the latter eighteenth century. And what is most intriguing is that in an age of slavery and discrimination she was black. Here, Christopher Benedict tells her story…

                          The frontispiece to Phillis Wheatley's Poems on Various Subjects.

                          On Being Brought from Africa to America

                          “Twas mercy brought me from my Pagan land,

                          Taught my benighted soul to understand

                          That there’s a God, that there’s a Savior too,

                          Once I redemption neither sought nor knew.

                          Some view our sable race with scornful eye,

                          ‘Their colour is a diabolical die.’

                          Remember, Christians, Negroes black as Cain,

                          May be refin’d and join th’ angelic train”

                          This eight line poem was written in 1768 by a young woman of fourteen named Phillis Wheatley. That it, and some 145 others she composed, would alternately subject her to the chaotic complexities of renown and acclaim, the attention of British nobility and America’s Founding Fathers, a tribunal before Boston’s most esteemed magistrates, ministers, and men of letters, not to mention the dismissive scorn of later, more enlightened and less subordinate generations can be best understood by taking the very nature of her blurred identity into consideration.

                          Her forename was gleaned from Timothy Finch’s schooner the Phillis, which deposited the seven year-old “slender, frail female child” on the Boston wharf at Beach Street on July 11, 1761 after plundering Guinea’s Isles de Los, Sierra Leone, and Senegal (where she is believed to have lived) of its inhabitants for use as human merchandise in America’s slave trade. The assignation of Phillis’ last name would result from her having been purchased, sickly and nearly naked but for a bit of soiled carpet, by Susanna Wheatley “for a trifle” (fewer than £10) to serve as housemaid.

                          The home, owned by affluent tailor and merchant John Wheatley, was located near Massachusetts’ original State House and within easy earshot, in years soon to come, of the Stamp Act riots and later the Boston Massacre, claiming the life of the Revolution’s first known black martyr Crispus Attucks, which Phillis would document in verse with On the Affray in King Street, on the Evening of the 5th of March, 1770.

                          Phillis achieved literacy through a combination of Susanna’s encouragement, the tutelage of the Wheatley’s teenaged children Nathaniel and Mary, and Phillis’ own natural desire for extracting sustenance from their English, Latin, Greek, and biblical lessons with an insatiable hunger for knowledge.

                          Such an impression did Phillis make on John Wheatley that he attested to her phenomenal scholarly advancement, noting that, “she, in sixteen months’ time from her arrival, attained the English language, to which she was an utter stranger before” and “as to her writing, her own curiosity led to it.”

                          In 1765, she had already committed to paper her first poem, To the University of Cambridge in New England, and had another, On Messrs Hussey and Coffin, submitted by Susanna to the Newport Mercury, published only two years later, the first by a black woman in America.

                          Susanna, who by this time had excused Phillis from her previously appointed chores to perfect her chosen craft, would facilitate the collection of her early works into a proposed book containing 28 titles through advertisements that ran through the February to April 1772 editions of the Boston Censor, a Tory newspaper. Owing to the popular misapprehension that a simple slave girl could have been in no way responsible for these supposedly original creations, few offers for the requested 300 subscriptions to fund the project came forth.

                          “I cease to wonder, and no more attempt

                          Thine height t’ explore, or fathom thy profound

                          But, O my soul, sink not into despair,

                          Virtue is near thee, and with gentle hand

                          Would now embrace thee, hovers o’er thine head”

                          It is impossible to imagine the emotional state of Phillis, not yet twenty years old, only a little more than half of which had been spent as a kidnapped stranger in a strange land and even fewer familiar with its linguistic peculiarities, being asked to appear before a committee of eighteen of the colony’s most prestigious citizens to verify the authenticity of her writings and, in essence, become a spokesperson (quite literally) of her entire race.

                          In October 1772, at the urging of John Wheatley, Phillis was interrogated at length (most likely at Boston’s Town Hall) by an assemblage which included among its celebrated quilled pens and powdered wigs, those of Governor Thomas Hutchinson, Lieutenant-Governor Andrew Oliver, John Hancock, James Bowdoin, Joseph Green, and the Reverends Charles Chauncy, Samuel Cooper, and Samuel Mather (son of Cotton Mather, who played a fringe role in the 1692 Salem Witch Trials).

                          Though there is no surviving transcript with which to flesh out the details of how they arrived at their conclusion, the matter was resolved to the satisfaction of all present, to the degree that when Poems on Various Subjects, Religious and Moral was finally published the following year, Phillis’ book was printed with the following testimonial, bearing the signatures of all eighteen of her questioners:

                          We whose Names are under-written, do assure the World, that the Poems specified in the following Page, were (as we verily believe) written by Phillis, a young Negro Girl, who was but a few Years since, brought an uncultivated Barbarian from Africa, and has ever since been, and now is, under the Disadvantage of serving as a Slave in a Family in this Town. She has been examined by some of the best Judges, and is thought qualified to write them.

                          With skepticism rampant throughout the colonies, Susanna had gotten a copy of the manuscript in the hands of London publisher Archibald Bell by employing as a courier the captain of her husband John’s England-bound commercial trade ship. Phillis had already established a readership across the Atlantic thanks to the success of the widespread 1770 publication of On the Rev. Mr. George Whitefield, her requiem for the recently deceased evangelical preacher, beloved both in the United Kingdom and its colonies. She would soon be accepted and treated as a celebrity, rubbing shoulders with royalty, having accolades and gifts heaped upon her by icons even in their own time and whose books today line our shelves and whose portraits adorn our currency.

                          An Hymn to the Evening

                          “Majestic grandeur! From the zephyr’s wing,

                          Exhales the incense of the blooming spring.

                          Soft purl the streams, the birds renew their notes,

                          And through the air, their mingled music floats.”

                          So that she could personally supervise the publication of her book, Susanna sent Phillis, chaperoned by the Wheatley’s son Nathaniel, to London whereupon she was squired about town to see the sights, including a tour of the Tower of London with Granville Sharp, one of the first English abolitionists.

                          She was received by the Earl of Dartmouth, who gave her the five guineas necessary to purchase the collected works of Alexander Pope, and was presented with a folio edition of Milton’s Paradise Lost by one-day Lord Mayor Brook Watson.

                          Even Benjamin Franklin, who was in London grieving the case for peaceful independence on behalf of the American colonies before the classes of the British citizenry, from the highest to most humble, deviated from his schedule of oratory and article writing to spend time with Phillis. She thought highly enough of him that she intended to dedicate her next book to the bespectacled diplomat.

                          A momentous meeting with King George III, for whom she had written To the King’s Most Excellent Majesty in 1766 following his repeal of the Stamp Act, unfortunately did not occur as Susanna Wheatley’s health suffered a sudden decline, necessitating the immediate return of Phillis and Nathaniel. Susanna improved physically (for the time being) and, though Phillis would continue to live with them, she and John emancipated her shortly after her abrupt homecoming. A shipment of her books arrived at the New Haven customs office from London which she solicited by subscription, even imploring local publishers not to use them as a template from which to print and distribute copies of their own and, thus, undercutting her independent endeavor.

                          As heady as 1773 was for Phillis, the following year would prove just as sobering, bringing as it did the British occupation of Boston, the death of Susanna, and the resulting grief-stricken flight of John to points unknown. Phillis left for a time as well, living with the Wheatley’s daughter Mary and her husband in Providence until just before the Redcoats had been driven out of Boston.

                          A handwritten letter was sent by Phillis in October 1775 to Continental Army headquarters in Cambridge, MA addressed to the subject of her poem His Excellency General Washington, a copy of which was enclosed, “though I am not insensible of its inaccuracies”.

                          Four months later arrived a personal reply wherein George Washington apologized for “the seeming but not real neglect” of his delayed response while self-deprecatingly worrying over “however undeserving I may be of such encomium and panegyric”. His effusive praise is augmented by an invitation for Phillis to call upon him, adding that “I shall be so happy to see a person so favored by the Muses”.

                          She did, weeks later, journey to from Boston to Cambridge where the General and his officers lavished their attentions upon her and Washington pledged to reprint her poem, a promise he made good on when it appeared in the March 1776 Virginia Gazette. Thomas Paine followed suit, publishing her ode to General Washington in the April edition of the Gaceta de Pensilvania.

                          An Hymn to the Morning

                          “Ye shady groves, your verdant gloom display

                          To shield your poet from the burning day,

                          Calliope awake the sacred lyre,

                          While thy sisters fan the pleasing fire.”

                          Voltaire lent his endorsement to Phillis Wheatley’s work and she was sent a package from John Paul Jones, just prior to his embarking for Paris aboard the warship Ranger, containing praise of her writing along with hand selected copies of his own.

                          Francois, the Marquis de Barbe-Marbois, whose request for statistical information on the American colonies inspired Thomas Jefferson’s Notes on the State of Virginia, had read Phillis’ verses, “in which there is imagination, poetry, and zeal”.

                          Jefferson, a slaveholding Francophile who would later be lionized by no less than Frederick Douglass, bristled at this praise being accorded the talents of an indentured servant (a black one, anyway-and heaven forbid, a woman - as he pointedly excused from the conversation former European slaves and prisoners Epictetus, Terence, and Phaedrus) who could never qualify as the white man’s cerebral equal.

                          Misery is often the parent of the most affecting touches in poetry. Religion, indeed, has produced a Phillis Whatley (his spelling), but it could not produce a poet.

                          She is thereby reduced to a functional automaton capable of reading and, perhaps, comprehending Milton and Pope, the Athenians and Romans, but, creatively, of no better than their soulless mimicry.

                          Blacks, whether originally a distinct race, or made distinct by time and circumstances,” supposed Jefferson’s vile but not unoriginal claim, “are inferior to the whites in the endowments both of body and mind.

                          It is noteworthy, illustrates Henry Louis Gates Jr., Harvard professor and author of The Trials of Phillis Wheatley, that “Wheatley’s freedom enslaved her to a life of hardship.” Fame brought no fortune to Phillis, who married John Peters, a free black man whom Gates describes as a “small-time grocer and sometime lawyer”, in 1778. Their years together were ones of financial and personal strife compounded by the deaths of two infants and the failures of Peters’ business ventures, landing him in debtor’s prison and stranding Phillis at home with another unwell child.

                          Although a handful of New England newspapers did publish some of her last poems, she was unable to gather subscriptions sufficient to cover the printing costs of her second book and, to add to her humiliation, was forced to take work as a scullery maid.

                          Phillis Wheatley, only thirty years old, died on December 5, 1784 and was followed a little over three hours later by her infant son. Her own widowed husband was the first to soil her literary legacy by selling the only copy of her manuscript, which to this day has never been found.

                          Her reputation was called severely into question by black radicals during the Civil Rights struggle of the 1950s and 1960s, when Wheatley was denigrated as “an early Boston Aunt Jemima”, “a colonial handkerchief head”, and reflective of “the nigger component of the Black Experience”.

                          The spark of this controversy ignited a contemporary reevaluation of her life, beliefs, and writings. Although her prestige is still open to debate and her physical remains are in an unmarked grave somewhere in Boston, Phillis Wheatley was selected in 1993 for inclusion in the Boston Women’s Memorial on the Commonwealth Avenue Mall along with Abigail Adams and Lucy Stone, whose bronze sculptures thoughtfully consider one another from a triangular formation.


                          Phillis Wheatley (1754-1784)


                          Enslaved in Senegal [in a region that is now in Gambia] at age eight and brought to America on a schooner called the Phillis (for which she was apparently named), was purchased by Susannah and John Wheatley, who soon recognized her intellect and facility with language. Susannah Wheatley taught Phillis to read not only English but some Latin. While yet in her teens, Phillis Wheatley became the first African American woman to publish a book of poetry, and the third woman in the American colonies to do so. That book, Poems on Various Subjects, Religious and Moral, became controversial twice.

                          Wheatley was alive to defend herself during the first controversy in 1772, when she was summoned before an august group of white Bostonians to prove that she had actually composed her poetry, since common thought of the day denied the possibility of intellectual or aesthetic gifts in Africans. The second time Wheatley and her poetry became controversial was during the 1960s, when her blithe and sometimes glorified treatment of slavery was identified as a hindrance to historical truth and to the Civil Rights Movement. One poem in particular brought Wheatley into a shadowy view: “On Being Brought from Africa to America.” In the poem, she speaks of the “pagan land” of her birth and her “benighted soul” which was saved when was enslaved. Echoing common folklore of the day which held that Africans were the seed of Cain, Wheatley’s poem says, “Remember, Christians, Negroes black as Cain / May be refin’d, and join th’ angelic train.”

                          Although she remains a controversial figure among African American writers, the significance of her place in American history is uncontested. Phillis Wheatley met or received correspondence from the most famous leaders of the American Revolution, including John Paul Jones, George Washington, Benjamin Franklin, and John Hancock. (Thomas Jefferson was aware but dismissive of Wheatley’s work.) She remains the matriarch of African American literature, and was certainly the most famous African American woman of her day.

                          Wheatley was emancipated after the publication of her first book of poetry. She married John Peters, a free black grocer who ultimately abandoned her. They had three children, but all three died in infancy, the last just a few hours after Wheatley’s own death at age 31.

                          Wheatley had completed and tried to publish a second book of poetry by the time she died, but failed to find enough subscribers. Although her work would later be resurrected by abolitionists of the Nineteenth Century, Phillis Wheatley died in a poor dwelling, having fallen from the heights of fame as a poet to the depths of poverty, employed as a seamstress and a common servant.


                          Catalogue description WHEATLEY, Dora: Murder of John WHEATLEY (son)

                          This record is closed and cannot be viewed or reproduced as a digital or printed copy. You can submit a Freedom of Information (FOI) request to The National Archives to review the reasons why it is closed and to request that it is opened. As part of the review we will consult the responsible government department.

                          If the record can be opened, it will be made available for public access and for copies to be made. It is possible that only parts of the record can be opened. Once your FOI request has been received it will be processed and you will receive a response within 20 working days. Please note that in certain circumstances the review process will take slightly longer.

                          WHEATLEY, Dora: Murder of John WHEATLEY (son)

                          Have you found an error with this catalogue description? Let us know

                          Help with your research


                          Ver el vídeo: Meet The Faculty: Episode 7: Professor Jon Wheatley (Junio 2022).


Comentarios:

  1. Carlin

    Comunicación excelente y oportuna.

  2. Jered

    En nuestro sitio estratégicamente importante, encontrará planes de construcción para las áreas residenciales de los invasores impudentes. ¡La anarquía surge aquí y ahora!

  3. Fionn

    Genial, esta es una frase divertida

  4. Birley

    ¿Y qué decir aquí?



Escribe un mensaje