Podcasts de historia

¿Por qué no hubo un esfuerzo concertado para poner fin a las incursiones piratas de Berbería hasta el siglo XIX?

¿Por qué no hubo un esfuerzo concertado para poner fin a las incursiones piratas de Berbería hasta el siglo XIX?

Las incursiones de piratas de Berbería en la costa mediterránea llevaron a una despoblación generalizada de las costas desde Venecia hasta Málaga con la obvia excepción de las ciudades más grandes. Las incursiones piratas también parecen ser las más frecuentes durante los siglos XVII-XVIII, cuando muchos países europeos estaban en auge. Francia, que alcanzó su apogeo a finales del siglo XVII, no hizo casi nada para salvaguardar a sus ciudadanos en la costa sur. Gran Bretaña, en lugar de usar su supremacía naval para aplastar a los piratas, llegó a un acuerdo con ellos por el cual ningún barco bajo la bandera británica sería un objetivo a cambio de un tributo (aunque este fue probablemente un caso de Realpolitik; los británicos se dieron cuenta de que el Barbary los piratas hicieron mucho más daño a sus adversarios que a ellos).

Entonces, ¿por qué no hubo un esfuerzo concertado por parte de los europeos para acabar con los piratas de Berbería en los siglos XVII-XVIII?


El corso es una herramienta de conflicto internacional

Leer wikipedia; hasta que lo prohibió el derecho internacional, el corso era una herramienta de la guerra fría internacional.

Francia alentó a los corsarios contra España, y luego Gran Bretaña y Holanda los apoyaron contra Francia. En la segunda mitad del siglo XVII, las grandes potencias navales europeas pudieron contraatacar con la suficiente eficacia como para intimidar a los Estados de Berbería para que hicieran las paces con ellos. Sin embargo, los intereses comerciales de esos países se beneficiaron luego del impacto de los continuos ataques contra sus competidores y, como resultado, hubo poco interés en imponer un cese más general de la actividad corsaria.

La respuesta sarcástica

Debido a que asumí que el OP había hecho la búsqueda básica, no consulté wikipedia hasta que tuve que responder al comentario de @Schwit Janwityanujit. En consecuencia, redacté esta respuesta, que dejaré intacta.

¿Por qué deberían hacerlo? Los Piratas de Berbería eran un negocio de protección; si pagabas tributo, no te atacaban.

Después de que Estados Unidos ganó su independencia en el tratado de 1783, tuvo que proteger su propio comercio contra peligros como los piratas de Berbería. Ya en 1784, el Congreso siguió la tradición de las potencias marítimas europeas y asignó 80.000 dólares como tributo a los estados de Berbería, y ordenó a sus ministros en Europa, Thomas Jefferson y John Adams, que comenzaran las negociaciones con ellos. Los problemas comenzaron el año siguiente, en julio de 1785, cuando los argelinos capturaron dos barcos estadounidenses y el dey de Argel retuvo a sus tripulaciones de veintiún personas por un rescate de casi 60.000 dólares. Documentos de Thomas Jefferson

Las guerras cuestan dinero. Si la tarifa cobrada por los Piratas de Berbería por su raqueta de protección es menor que el costo de la guerra, y Si estás sufriendo la Guerra de los Siete Años (que podría decirse que fue la primera guerra mundial) y buscas construir un imperio frente a la competencia activa, ¿por qué no pagar el precio? El tributo es más barato.

También tenga en cuenta que las naciones grandes y poderosas eran inmunes. Los piratas de Berbería fueron lo suficientemente inteligentes como para no molestar a los barcos británicos ni a los de las naciones aliadas con Francia. Sin embargo, Estados Unidos era un objetivo ideal: pequeño, muy endeudado, al borde de la guerra con Gran Bretaña y sin una armada de agua azul capaz de proyectar poder.

Lamentablemente, en este caso, los cálculos de los Piratas de Berbería fueron erróneos. Fueron los primeros de una larga lista de personas que cometieron el error fatal de subestimar a los marines estadounidenses.

actualizar: Tuve que retractarme de una declaración anterior que hice aquí; Jefferson apoyó una armada más fuerte

Después de todo, como Thomas Jefferson había observado una vez, "una fuerza naval nunca puede poner en peligro nuestras libertades, ni ocasionar un derramamiento de sangre; una fuerza terrestre haría ambas cosas"; 2 o, como James Madison argumentaría a favor de la ratificación de la Constitución, una armada jamás podría "ser vuelto contra nuestras libertades por un gobierno pérfido". "The Federalist Number 41", en The Papers of James Madison, editado por William T. Hutchinson et al., 17 vols. hasta la fecha (Chicago: University of Chicago Press, 1962-), 10: 395.

y

El lado pro-marina se fortaleció cuando el presidente envió documentación que respaldaba su opinión de que una marina era esencial, * history.navy.mil

Aparte: creo que la situación era más compleja de lo que indican estas citas, pero el compromiso ideológico de Jefferson con el republicanismo utópico está fuera del alcance de esta pregunta.

Inglaterra era enfáticamente no el único poder a salvo de los piratas de Berbería: la armada de Portugal reprimió a los piratas.

En 1793 Portugal, cuya armada había mantenido a los corsarios argelinos dentro de los confines del Mediterráneo, firmó una tregua con Argel.

Y de wikipedia

Además de apoderarse de barcos, participaron en razzias, incursiones en ciudades y pueblos costeros europeos, principalmente en Italia, Francia, España y Portugal, pero también en Gran Bretaña e Irlanda, los Países Bajos y lugares tan lejanos como Islandia. El objetivo principal de sus ataques era capturar esclavos cristianos para el comercio de esclavos otomanos, así como para el mercado musulmán en general en el norte de África y Oriente Medio. * http: //www.bbc.co.uk/history/british/empire_seapower/white_slaves_01.shtml#two*


Se hicieron esfuerzos para poner fin a las incursiones piratas de Berbería. El único problema en esta imagen es que está viendo Inglaterra, Francia, España y los Países Bajos (mi país) como países completamente desarrollados que en ese momento no lo eran. Los civiles no eran importantes y las pérdidas eran solo parte del riesgo que tenía que correr un velero. Las grandes compañías de navegación no se preocupaban por los piratas a menos que representaran una amenaza económica para sus ganancias. Y cuando eso sucediera, créanme, ellos solucionarían el problema. Ha habido muchas expediciones punitivas (en mi país, por ejemplo, un famoso almirante "Michiel de Ruyter" había dirigido muchas de esas expediciones). Y debería ver los estados de Berbería como una gran anarquía de grupos privados que intentan ganar dinero con la piratería. Algo que no solo hicieron ellos, sino también Inglaterra, los Países Bajos, Francia, España, etc. Esta es una situación muy difícil con relaciones complejas entre piratas, empresas y gobiernos. Por qué prohibir o luchar contra la piratería en común cuando cazan a tu competencia.

En primer lugar, hay una diferencia entre los barcos privados y los barcos del gobierno. Y la frontera suele ser muy sombría. ¿Quién es o fue responsable de la seguridad de los buques comerciales? El gobierno o las empresas. Por ejemplo, en mi país el gobierno otorgó a las empresas el poder y los derechos para usar la fuerza militar y mantener sus propias milicias y navales. Solo protegieron sus propios intereses.

De hecho, fueron en su mayoría pequeñas empresas de navegación, pescadores o pueblos de la costa los que fueron hechos prisioneros. Porque los grandes tenían flotas con protección e incluso los barcos que navegaban solos tenían soldados y cañones (si fueras un pirata intentarías tomar el objetivo más fácil).

En segundo lugar, si sabe que no existe una buena organización de capa superior que se preocupe por que un pequeño porcentaje de todos sus ciudadanos sean llevados cautivos, tomará mucho tiempo considerando la velocidad de la comunicación en ese momento para cambiar la mentalidad de los reyes u otras influencias poderosas. tomar acción. Al final, ¿por qué te importaría? Solo cuando hubiera una razón económica, se haría un esfuerzo por poner fin o combatir la piratería de barbary. Pero y si lo hace. Que los barcos españoles y franceses también se salvarían de esos terrores. Sin considerar la competición que navega bajo la misma bandera.

Para mí, la única razón para acabar con la piratería de los berberiscos o, mejor aún, para conquistar sus tierras y convertirlos en esclavos, es por principios. Eran musulmanes y los europeos eran cristianos. Es como el agua y el fuego, pero olvidas que dentro del cristianismo ha habido una lucha entre protestantes y católicos. Europa no estaba unida y no había un enemigo común claro llamado estados de Berbería. Esa es la razón principal por la que no hubo grandes esfuerzos para poner fin a las incursiones piratas de Berbería.


Los países europeos se contentaron con "vivir y dejar vivir" (y sufrir pérdidas ocasionales). Eso fue particularmente cierto porque los países más grandes, p. Ej. Inglaterra y Francia lograron cerrar tratos "amorosos" con los piratas.

La razón por la que hubo un esfuerzo concertado para poner fin a los Piratas a principios del siglo XIX (y no antes) fue el establecimiento de los Estados Unidos durante la década de 1780. Era un país fundado en "no impuestos sin representación", que era particularmente reacio a pagar tributos. Y también era demasiado débil para recibir un "trato especial" al estilo de Inglaterra o Francia. El sentimiento estadounidense se reforzó durante el llamado asunto XYZ de finales de la década de 1790, que casi llevó a la guerra con una Francia cuyos líderes buscaban sobornos y desencadenó el grito de batalla "Millones para la defensa pero ni un centavo para el tributo".

Dicho de otra manera, el fin de los Piratas de Berbería fue provocado por el surgimiento de una nación que preferiría "luchar que cambiar". A partir del mandato del presidente Thomas Jefferson, los estadounidenses enviaron varias fragatas para combatir a los piratas en el Mediterráneo occidental en las Guerras de Berbería.


Pirata de Berbería

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Pirata de Berbería, cualquiera de los piratas musulmanes que operan desde las costas del norte de África, en su momento más poderoso durante el siglo XVII pero aún activo hasta el siglo XIX. Los capitanes, que formaron una clase en Argel y Túnez, comandaron cruceros equipados por patrocinadores adinerados, que luego recibieron el 10 por ciento del valor de los premios. Los piratas utilizaron galeras hasta el siglo XVII, cuando Simon Danser, un renegado flamenco, les enseñó las ventajas de utilizar barcos de vela.

La piratería en el norte de África tuvo orígenes muy antiguos. Adquirió un significado político durante el siglo XVI, principalmente a través de Barbarroja (Khayr al-Dīn), que unió a Argelia y Túnez como estados militares bajo el sultanato otomano y mantuvo sus ingresos mediante la piratería. Con la llegada de poderosas bandas moriscas a Rabat y Tetuán (1609), Marruecos se convirtió en un nuevo centro para los piratas y los sultanes ʿAlawī, que rápidamente tomaron el control de las dos repúblicas y fomentaron la piratería como una valiosa fuente de ingresos. Durante el siglo XVII, los piratas argelinos y tunecinos unieron sus fuerzas, y en 1650 más de 30.000 de sus cautivos fueron encarcelados solo en Argel. Las prácticas piratas fueron la causa de varias guerras entre Tripolitania y Estados Unidos en el siglo XIX (ver Primera Guerra de Berbería). Los británicos hicieron dos intentos de reprimir la piratería argelina después de 1815, y finalmente los franceses la pusieron fin en 1830.

Los editores de Encyclopaedia Britannica Este artículo fue revisado y actualizado más recientemente por Adam Zeidan, editor asistente.


Contenido

Berbería no siempre fue una entidad política unificada. A partir del siglo XVI, se dividió en las entidades políticas de la Regencia de Argel, Túnez y Tripolitania (Trípoli). Los principales gobernantes y pequeños monarcas durante la época de los partidos saqueadores de los Estados de Berbería incluían al Pasha o Dey de Argel, el Bey de Túnez y el Bey de Trípoli. [3]

En 1625, la flota pirata de Argel (con mucho la más grande) contaba con 100 barcos de varios tamaños que empleaban entre 8.000 y 10.000 hombres. La industria del corsario representó el 25 por ciento de la fuerza laboral de la ciudad, sin contar otras actividades relacionadas directamente con el puerto. La flota tenía un promedio de 25 barcos en la década de 1680, pero estos eran barcos más grandes que los que se habían utilizado en la década de 1620, por lo que la flota aún empleaba a unos 7.000 hombres. Además, 2.500 hombres tripulaban la flota pirata de Trípoli, 3.000 en Túnez y varios miles más en todas las diversas bases piratas menores como Bona, Susa, Bizerta y Sale. Los corsarios no eran únicamente nativos de sus ciudades, mientras que muchos eran árabes y bereberes, también había turcos, griegos, albaneses, sirios e italianos renegados (especialmente corsos) entre ellos. [4]

La primera acción militar terrestre en el extranjero por parte de los Estados Unidos, fue ejecutada por los Marines y la Marina de los EE. UU. En la batalla de Derna, Trípoli, una ciudad costera ahora en el este de Libia, en abril de 1805. Formó parte de un esfuerzo para destruir todos Piratas de Berbería, para liberar a los esclavos estadounidenses en cautiverio y poner fin a los actos de piratería entre las tribus en guerra por parte de los estados de Berbería, que eran a su vez estados miembros del Imperio Otomano. La primera línea del Himno de los marines Se refiere a esta acción: "Desde los pasillos de Montezuma hasta las costas de Trípoli". Fue la primera vez que la Infantería de Marina de los Estados Unidos participó en acciones ofensivas fuera de Estados Unidos.


¿Cuál fue la primera amenaza terrorista de Estados Unidos?

Tan grande era el problema planteado por la piratería patrocinada por el estado que las naciones de Berbería se mencionan explícitamente en el Tratado de amistad y comercio, un pacto de 1778 entre Francia y Estados Unidos [fuente: Yale]. El tratado pide a Francia que utilice sus poderes diplomáticos para proteger a los marineros capturados y persuadir a los líderes de las naciones de Berbería de que se abstengan de capturar barcos estadounidenses.

Este tratado fue elaborado en gran parte por Benjamin Franklin. Se desempeñó como uno de los primeros diplomáticos de los Estados Unidos y fue sucedido como embajador de Estados Unidos en Francia por Thomas Jefferson en 1785 [fuente: Archivos Nacionales]. Estados Unidos estaba profundamente aliado con Francia porque sus relaciones con otra superpotencia, Inglaterra, eran, en el mejor de los casos, inestables. Fue desde París que Jefferson inició una campaña contra los estados de Berbería.

Jefferson trató de formar una confederación de naciones para actuar contra los Barbaries. Sin embargo, su plan fracasó porque carecía del consentimiento de Francia e Inglaterra [fuente: Gawalt]. Tendría que esperar hasta convertirse en presidente para disfrutar de la autonomía suficiente para enfrentarse a los estados de Berbería. Mientras tanto, Estados Unidos y Europa continuaron pagando tributo y perdiendo ciudadanos y bienes a los piratas. En un caso, un barco estadounidense que traía tributo a Argel se vio obligado a navegar hacia Constantinopla para entregar el tributo de Argel al rey allí, con la humillante orden de enarbolar la bandera de Argel en ruta [fuente: Fremont-Barnes].

Justo antes de la inauguración de Jefferson en 1801, el bajá (Gobernante turco) de Trípoli liberó a los miembros de la tripulación de dos barcos estadounidenses capturados recientemente con la condición de que Estados Unidos aumentara su tributo. Si Estados Unidos se negaba, Berbería declararía la guerra a Estados Unidos. Jefferson ordenó una expedición naval al Mediterráneo, lo que resultó en la Primera Guerra de Berbería (1801-1805). En la guerra, Túnez y Argel rompieron su alianza con Trípoli. Durante cuatro años, Estados Unidos luchó con Trípoli y Marruecos. Las batallas fueron en su mayoría navales, incluida la audaz incursión del teniente Stephen Decatur en el puerto de Trípoli para demoler un barco estadounidense capturado, sacándolo de las manos del enemigo.

Pero fue en tierra, a través de la acción militar y la diplomacia, donde Estados Unidos ganó la guerra con los estados de Berbería. Utilizando tácticas similares a las de los Boinas Verdes de hoy, un contingente de marines estadounidenses desembarcó en Trípoli (que dio lugar a la primera línea del himno de los marines) e identificó a los grupos que se oponían al bajá. Estos grupos de oposición se agruparon en una insurgencia que amenazó el trono del bajá. Como resultado, Trípoli acordó un tratado que puso fin a la guerra en 1805 [fuente: Gawalt].

La Segunda Guerra de Berbería (1815), durante el mandato del presidente James Madison, fue más torpe que la primera. En esta guerra, los barcos estadounidenses bombardearon Túnez y Argel, capturaron prisioneros y exigieron tratados que liberaran a los Estados Unidos tanto de la amenaza de Berbería como de los tributos extorsionados [fuente: The New American]. La Segunda Guerra de Berbería duró menos de un año y, tras su demostración de fuerza naval, Estados Unidos dejó de rendir homenaje a los Estados de Berbería. Esto provocó un efecto dominó entre las naciones europeas. En las próximas décadas, la costa del norte de África y los gobernantes de Berbería cayeron ante el imperialismo europeo [fuente: Enciclopedia Británica].

Para obtener más información sobre piratas y otros temas relacionados, visite la página siguiente.


Primera guerra de Berbería

Cuando Thomas Jefferson fue investido en marzo de 1801, heredó relaciones conflictivas con los estados de Berbería: las Regencias Otomanas de Argel, Túnez y Trípoli, junto con el Marruecos independiente. Estados Unidos tenía tratados con los cuatro, pero la tensión era alta y estaba aumentando.

Los representantes estadounidenses en la región querían una presencia naval estadounidense. Regularmente, aunque con menos elocuencia, se hicieron eco de la opinión de 1793 de su colega en Lisboa: "Cuando podamos aparecer en los puertos de las diversas potencias, o en la costa, de Berbería, con barcos de tal fuerza que convenzan a esas naciones de que somos capaces de proteger nuestro comercio y obligarlos, si es necesario, a mantener la fe en Nosotros, entonces, y no antes, probablemente podamos asegurar una gran parte del comercio Meditn:, que compensaría en gran medida y rápidamente a los EE. UU. por el costo de una fuerza marítima suficiente para mantener a todos esos piratas atemorizados, y también hacer que su interés sea mantener la fe "1. El nuevo presidente era plenamente consciente de la situación. En 1790, como secretario de Estado, había informado al Congreso sobre el tema con cierto detalle y había estado directamente involucrado en la región incluso antes2.

En 1784, el Congreso había designado a Jefferson, John Adams y Benjamin Franklin como comisionados de paz para negociar tratados de amistad y comercio con los principales estados de Europa y el Mediterráneo, incluidos los estados de Berbería. Ya en Europa, los comisionados se enteraron rápidamente de que los europeos hicieron las paces con las potencias de Berbería a través de tratados que implicaban pagos anuales de tributos, a veces llamados eufemísticamente anualidades. Los buques mercantes de cualquier país sin tal tratado estaban a merced de los merodeadores marítimos patrocinados por el estado conocidos como corsarios, a veces mal etiquetados como piratas.3 Los comisionados informaron de esta práctica al Congreso y buscaron orientación.4

El desafío de Berbería al transporte marítimo mercante estadounidense provocó un gran debate sobre cómo hacer frente a la agresión corsaria, real o amenazada. La visión temprana de Jefferson lo guió en los años futuros. En noviembre de 1784, dudaba que el pueblo estadounidense estuviera dispuesto a pagar tributo anual. "¿No sería mejor ofrecerles un tratado de igualdad. Si se niegan, ¿por qué no ir a la guerra con ellos?" 5 Un mes después, al enterarse de que un pequeño bergantín estadounidense había sido capturado por un corsario marroquí en el Atlántico, enfatizó la línea dura: "Nuestro comercio con Portugal, España y el Mediterráneo se aniquila a menos que hagamos algo decisivo. El tributo o la guerra es la alternativa habitual de estos piratas. Si logramos lo primero, requerirá sumas que nuestro pueblo sentirá ¿Por qué no comenzar una armada entonces y decidir la guerra? No podemos comenzar por una causa mejor ni contra un enemigo más débil ".6 Jefferson estaba convencido de que esta solución sería más honorable, más efectiva y menos costosa que pagar tributo.7

Además, creía que Estados Unidos quería ser una nación comercial y "llevar tanto como fuera posible" en nuestras propias embarcaciones. "Pero", escribió a James Monroe, "esto requerirá una fuerza protectora en el mar. De lo contrario, las potencias más pequeñas de Europa, cada uno que posea un solo barco de línea, puede dictarnos y hacer cumplir sus demandas mediante la captura de nuestro comercio. Entonces es necesaria alguna fuerza naval si queremos ser comerciales ". Sin embargo, para la tarea que tenía entonces ante él, agregó, "si se decide que su paz será comprada, esto involucrará mis más fervientes esfuerzos" .8 Y ese sería el enfoque que John Adams favoreció. Creía que pagar tributo sería más económico y más fácil que convencer al pueblo de los Estados Unidos de financiar la construcción de una marina.9

El Congreso decidió que se compraba la paz. Autorizaron $ 80,000 para negociaciones. Los comisionados enviaron al cónsul estadounidense Thomas Barclay a Marruecos y al capitán de barco de Connecticut John Lamb a Argel. En Marruecos, el proyecto de tratado que Barclay llevó consigo fue aceptado con solo cambios menores. Jefferson, Adams y el Congreso quedaron muy satisfechos. El tratado de Marruecos protegió a los barcos estadounidenses de los corsarios marroquíes y no se pidió un tributo en el futuro.10

La oferta de un tratado de igualdad no funcionó en ninguna otra parte de Berbería. Argel dependía mucho más que Marruecos de los frutos del corsario (bienes capturados, esclavos, rescates que traían y tributos) y estaba menos dispuesto a aceptar un tratado de paz con Estados Unidos. Mientras planeaban las misiones de Berbería, los comisionados estadounidenses se habían enterado de que dos barcos estadounidenses, el Maria y el Delfín - había sido capturado por corsarios argelinos. Como resultado, Lamb recibió instrucciones de negociar un rescate por los cautivos en Argel, así como un tratado de paz para evitar nuevos ataques a los barcos estadounidenses. Este plan resultó imposible con el presupuesto limitado que había aprobado el Congreso.11

Después del fracaso de la misión Lamb en 1786, Jefferson hizo más intentos inútiles de iniciar negociaciones con el gobierno de Argel, tanto desde París como luego como secretario de estado bajo el presidente Washington. Durante estos años, los barcos estadounidenses en el Mediterráneo navegaban en convoy con barcos europeos, a menudo con protección naval portuguesa, enarbolaban banderas europeas ilegalmente o se aventuraban a salir con un riesgo considerable de los corsarios berberiscos. En el Atlántico, el tratado de Marruecos proporcionó protección contra los corsarios marroquíes y la marina portuguesa mantuvo a los corsarios de Argel, Túnez y Trípoli en el Mediterráneo. Ese método fue cambiado por un tratado Argel-Portugal en 1793. En muy pocos meses, corsarios argelinos se apoderaron de once buques mercantes estadounidenses, al menos diez de ellos en el Atlántico, con más de 100 tripulantes y pasajeros12.

Jefferson ya no era secretario de Estado en 1795 cuando Estados Unidos finalmente hizo las paces con Argel y acordó pagar un tributo anual. Al año siguiente, una vez que Estados Unidos cumplió con sus compromisos iniciales del tratado, los estadounidenses detenidos en Argel fueron liberados, incluidos los pocos sobrevivientes del Maria y el Delfín. También se concertaron tratados con Trípoli, en 1796, y Túnez, en 1797. Poco después, se nombraron cónsules estadounidenses en cada estado de Berbería13.

La noticia de estos cónsules que aguardaba la nueva administración en 1801 fue angustiosa. La tensión fue particularmente grande con Trípoli. Pasha Yusuf Qaramanli, sintiéndose despreciado por los estadounidenses, estaba amenazando con la guerra. Estaba convencido de que los estadounidenses lo trataban menos bien que a los demás gobernantes de Berbería. Tenía razón, pero Túnez y Argel habían negociado mejores tratados. En octubre de 1800, cinco meses antes de que Jefferson asumiera el cargo, el cónsul estadounidense en Trípoli, James Cathcart, resumió los largos y laberínticos mensajes que había estado enviando al secretario de Estado y a otros durante un año o más. En resumen, dijo, el mensaje del bajá es "si no me das un regalo, forjaré un pretexto para capturar a tus indefensos mercaderes. También dice que espera una respuesta lo antes posible, y que cualquier demora de nuestra parte". sólo servirá para lesionar nuestros propios intereses "14.

Una semana después de que se escribiera la carta de Cathcart en octubre de 1800, un corsario tripolitano tomó un bergantín estadounidense cautivo, el Catalina, en Trípoli. El bajá inmediatamente ordenó Catalina y su tripulación soltó y despidió al capitán corsario. Su explicación: le había dicho al presidente que "antes de tomar cualquier medida contra Estados Unidos" esperaría la respuesta del presidente a su carta de cinco meses antes (25 de mayo de 1800) .15 Más tarde, sin embargo, en un reunión con Cathcart, Capitán Carpenter de la Catalina y funcionarios locales, el bajá declaró que quería dinero de Estados Unidos, que esperaría seis meses más por una respuesta aceptable a su carta al presidente, y que declararía la guerra a Estados Unidos si la respuesta no llegaba en ese tiempo o fue insatisfactorio. Al informar sobre ese ultimátum público, Cathcart explicó al secretario de Estado por qué Estados Unidos no le debía nada al bajá y cómo el bajá estaba regularmente en guerra con algún país del que exigiría negociaciones beneficiosas. (El bajá estaba entonces en guerra con Suecia, que pronto aceptaría pagar un tributo anual y un rescate por 131 cautivos. Catorce mercantes suecos habían sido capturados por corsarios tripolitanos desde que el enfurecido bajá rompió un tratado existente y declaró la guerra unos meses antes. )dieciséis

El lenguaje exigente y amenazador que Cathcart informó al secretario de Estado era más explícito que la carta sin respuesta del pachá al presidente Adams del 25 de mayo, pero no más que los intercambios que Cathcart había relatado entonces y anteriormente.17 El cónsul había seguido su informe con una circular. carta en noviembre a los cónsules y agentes estadounidenses en el Mediterráneo. Les aconsejó que advirtieran a los barcos estadounidenses de la posibilidad de una acción hostil de los corsarios tripolitanos a partir del mes de marzo, o posiblemente antes, una advertencia que repitió en enero después de que Trípoli hiciera las paces con Suecia.18 En febrero, los esfuerzos del gobierno de Argel y Cathcart para aliviar las tensiones con el bajá fue infructuoso, produciendo solo una mayor confirmación de la probabilidad de guerra cuando la flota corsaria comenzó a equiparse.19 El 21 de febrero de 1801, en una nueva carta circular, Cathcart dijo a los cónsules y agentes, "detener todos los buques mercantes que navegan bajo la bandera de los Estados Unidos, en puerto, y de ninguna manera permitir que ninguno de ellos navegue a menos que estén bajo Convoy, ya que estoy convencido de que el Bashaw de Trípoli iniciará hostilidades contra los Estados Unidos de América en menos de sesenta días ". 20

Con la Cuasi-Guerra con Francia terminada por la Convención de 1800, la administración entrante de Jefferson centró su atención en los problemas que se avecinaban en Berbería. El nuevo presidente tomó sus decisiones muy rápidamente. Organizaría los pagos a los gobernantes de Argel y Túnez, atrasados ​​desde hacía mucho tiempo, y siguiendo sus convicciones de años anteriores enviaría a la armada a ocuparse de las fuerzas marítimas de Berbería, de cuya fuerza él mismo preparó una estimación a partir de los documentos que le envió la marina. 21 La armada estadounidense acababa de reducirse a un tamaño modesto, pero sus primeros barcos se habían encargado en respuesta a las incautaciones argelinas de mercantes estadounidenses en 1793 y era hora de mostrar la armada en aguas de Berbería.

A principios de junio, apenas tres meses después de la inauguración, un pequeño escuadrón - tres fragatas y una goleta - zarpó hacia el Mediterráneo al mando del comodoro Richard Dale. Si al llegar se enteraban de que la guerra había sido declarada, el escuadrón debía proteger la navegación estadounidense de los corsarios y "castigar su insolencia, hundiendo, quemando o destruyendo sus barcos y embarcaciones dondequiera que los encontrara". El escuadrón también debía bloquear el puerto de cualquiera de las regencias que habían declarado la guerra a América y, en la medida de lo posible, debía convocar a los mercantes cuando se le solicitara. Además, el comodoro Dale debía llevar a Argel y Túnez cartas, obsequios para los gobernantes, pagos de tributos en el caso de Argel y garantías a ambos gobernantes de que pronto se recibirían tributos vencidos en otros barcos. Y Dale iba a ir a Trípoli. Allí entregaría la carta del presidente al bajá y, si todavía estaba en paz, podría darle dinero a Cathcart para un regalo al bajá.

La carta de Jefferson a Pasha Qaramanli enfatizó "nuestro sincero deseo de cultivar la paz y el comercio con sus súbditos". También se mencionó nuestro envío al Mediterráneo de "un escuadrón de observación" cuya "aparición [esperamos] no ofende a ningún poder". El propósito del escuadrón, explicaba la carta, era ejercitar a nuestros marineros y "supervisar la seguridad de nuestro comercio ... [que] queremos descansar ... en los recursos de nuestra propia fuerza y ​​valentía en todos los mares" .23 Mientras tanto, Secretario de El estado James Madison escribió a los cónsules estadounidenses en el Mediterráneo que el presidente, convencido "de los propósitos hostiles del Bashaw de Trípoli", estaba enviando un escuadrón naval para proteger nuestro comercio en el Mediterráneo y responder adecuadamente a cualquier potencia que declarara la guerra a los Estados Unidos. Estados.24

El bajá, lamentablemente, no había esperado a tener noticias del nuevo presidente. Yusuf Qaramanli declaró la guerra a Estados Unidos el 14 de mayo de 1801, cortando el asta de la bandera en el consulado estadounidense en Trípoli.25

Al llegar a Gibraltar el 1 de julio, el comodoro Dale se enteró de que estábamos en guerra con Trípoli. Durante los meses siguientes, los buques de escuadrón bloquearon dos corsarios tripolitanos en Gibraltar, entregaron mercancías y mensajes en Argel, Túnez y Trípoli, escoltaron a los buques mercantes estadounidenses y bloquearon brevemente el puerto de Trípoli. En la única acción real de ese año, la goleta Emprendedor comprometido y profundamente derrotado el barco tripolitano Trípoli frente a la costa de Malta el 1.26 de agosto

En su discurso anual al Congreso a fin de año, Jefferson informó sobre las demandas del bajá, concluyó que "el estilo de la demanda admitía una sola respuesta" y describió las acciones tomadas hasta la fecha. Esa acción se había tomado sin ninguna consulta con el Congreso, pero el presidente ahora solicitó un poder formal y ampliado para tratar con Berbería.27 Dos meses después, el Congreso aprobó una ley que lo autorizaba a instruir a los comandantes navales para confiscar bienes y embarcaciones tripolitanas y encargar corsarios para ayudar en el esfuerzo.28

Durante los siguientes tres años el bajá mantuvo sus demandas y Estados Unidos, rotativos de barcos y tripulaciones, mantuvo su presencia naval en el Mediterráneo así como los esfuerzos diplomáticos para hacer la paz. En 1802, según los informes, Jefferson opinaba "que ha llegado el momento en que las negociaciones pueden tener lugar de manera ventajosa" .29 Se decepcionaría. Los corsarios tripolitanos eludieron el bloqueo y los mercantes estadounidenses fueron capturados. La mayoría escapó de sus captores, sólo uno fue llevado al puerto, el Franklin, en 1802, y los cinco estadounidenses que lo integraban fueron rápidamente rescatados. En Argel, el cónsul general estadounidense Richard O'Brien comentó sarcásticamente sin comentarios: "Se afirma que hay en el mar, en la actualidad, seis corsarios tripolinos y se afirma que las fragatas de los Estados Unidos y las de Suecia están bloqueando Trípoli ". 30 El bloqueo tampoco detuvo el comercio de Trípoli con otras potencias de Berbería. Sin embargo, interfirió con él, y los otros gobernantes se pusieron del lado del bajá. La posibilidad de que Túnez y / o Marruecos entraran en guerra se convirtió en una seria preocupación a lo largo de 1802.

Para entonces, Jefferson estaba reconsiderando su posición. Había heredado una deuda pública que estaba decidido a eliminar, pero el desafío que planteaba Trípoli no podía ignorarse. La vieja pregunta aún se debatía: ¿cuál sería menos costoso, el tributo o la guerra? El presidente había argumentado a favor de este último, pero, a medida que avanzaba 1802, la guerra estaba resultando más difícil y más costosa de lo previsto; lo sería aún más si otras potencias berberiscos se involucraban. "Saben que no pueden enfrentarnos con la fuerza como tampoco lo podrían hacer Francia, España o Inglaterra", escribió desde Monticello a finales de marzo. "[E] here sistema es una guerra de poco gasto para ellos que debe poner a las grandes naciones a un gasto mayor que los regalos que lo comprarían" .31 Todavía estaba tan en contra de comprar la paz y pagar tributos como lo había hecho antes. desde que traté por primera vez con Berbería en 1784 fue una cuestión de principios. Pero había que ser práctico además de tener principios32.

De vuelta en Washington diez días después, Jefferson preguntó a su gabinete si deberíamos comprar la paz con Trípoli. Todos estuvieron de acuerdo en que comprar la paz debería ser una opción. Al día siguiente, la secretaria Madison le escribió a Cathcart: "... se piensa que es mejor que usted no debe estar atado a un rechazo de regalos, ya sea para ser incluido en la paz o para hacerse de vez en cuando durante su continuación, especialmente como en en este último caso, el título de los presentes será motivo de su continuación ". Se le dieron límites explícitos en dólares y se le recordó que cualquier compromiso debe mantenerse más pequeño si es posible.33

También se había producido un cambio completo en los negociadores. Cathcart ya no era bienvenido en Trípoli, Túnez o Argel El cónsul William Eaton había dejado Túnez por órdenes del bey y regresó a América y Tobias Lear había llegado como cónsul general en Argel en noviembre de 1803 para reemplazar a Richard O'Brien, quien había Buscó dejar el cargo. Lear también se haría cargo de las negociaciones con el bajá en Trípoli con instrucciones basadas en la guía revisada de Cathcart, permitiendo regalos sobre la firma del tratado, tributo periódico y rescate para los cautivos si fuera necesario.34

Un nuevo comodoro para el escuadrón mediterráneo también fue nombrado en 1803, Capitán Edward Preble. Apenas había llegado cuando le dijeron que Marruecos estaba en guerra con Estados Unidos y corsarios marroquíes buscaban mercantes estadounidenses. El comodoro Preble pasó su primer mes en la región tratando con Marruecos. A principios de octubre, con cuatro buques de guerra de la armada estadounidense en el puerto de Tánger, el comodoro Preble y el cónsul James Simpson resolvieron pacíficamente los problemas.

La acción naval más importante de 1803 involucró a la fragata. Filadelfia, que encalló cerca de Trípoli en octubre. El bajá encarceló a la tripulación de 307 hombres y reflotó y reparó la embarcación dañada. Sin embargo, antes de que pudieran hacer uso de ella, el 16 de febrero de 1804, un equipo de la Armada de los EE. UU. Al mando del teniente Stephen Decatur se deslizó en el puerto de Trípoli después del anochecer y prendió fuego a bordo que destruyó totalmente el barco. Filadelfia. La pérdida de la fragata debilitó al escuadrón estadounidense, mientras que los cautivos del Filadelfia le dio al pachá una nueva influencia y perspectivas de un rescate sustancial36.

Cuando las noticias del Filadelfia'Cuando la pérdida llegó a América, Jefferson y sus colegas comenzaron a buscar la forma de enviar al menos dos fragatas más al Mediterráneo. El Congreso apoyó al presidente y a la marina, aprobando un nuevo impuesto y nuevos gastos para la guerra.37 Después de las críticas políticas y públicas iniciales al presidente debido a la devastadora pérdida, el apoyo público generalizado fue estimulado por la exitosa misión sigilosa de Stephen Decatur bajo las armas de Trípoli. .38

El pensamiento de Jefferson sobre cómo lidiar con el desafío de Berbería había evolucionado con la experiencia. Ya en 1803, planeando agregar buques más pequeños al escuadrón y justo antes de aprobar los regalos para la paz y el tributo anual, había escrito a su Secretario de Marina: "Nunca he creído en ningún efecto de una demostración de fuerza para esos poderes ... pero [si uno trabaja dentro de su sistema de regalos y tributos] la guerra contra ellos a veces mantendrá la demanda de regalos dentro de los límites. Lo importante para nosotros ahora es despachar nuestras pequeñas embarcaciones. "39 Un año después, en 1804, él decidió que el escuadrón actual no era lo suficientemente grande para hacer el trabajo. El recién nombrado comodoro Samuel Barron comandaría once naves, "una fuerza que sería capaz, más allá de la posibilidad de duda, de coaccionar al enemigo a una paz en términos compatibles con nuestro honor e interés" .40 El escuadrón expandido sería más más del doble del tamaño del original tres años antes y su mezcla de fragatas, bergantines y embarcaciones más pequeñas se adaptaría mejor a su misión.

Con su flota ampliada, el comodoro Barron debía mantener "un bloqueo eficaz de Trípoli" y fue instruido "por todos los demás medios en su poder para molestar al Enemigo para obligarlo a una paz honorable a los Estados Unidos". Las negociaciones con ese fin se dejaron en manos de Tobias Lear, cónsul general en Argel, con quien Barron "cooperaría cordialmente. En todas las medidas que se consideren las mejor calculadas para llevar a cabo la terminación de la guerra con Trípoli y para garantizar la continuidad de la amistad y el respeto de las demás potencias de Berbería ". 41

Después de llegar a la escena, si Barron lo juzgaba oportuno, las fuerzas que apoyaban la restauración al poder de Hamet Qaramanli, un hermano mayor derrocado en un golpe de 1796 por Pasha Yusuf Qaramanli, lo autorizaron a apoyar un ataque por tierra en Trípoli.42 Esa idea había sido propuesto en 1801 por James Cathcart y también por William Eaton, quien conoció al exiliado Hamet en Túnez cuando fue cónsul estadounidense allí. La propuesta había recibido la aprobación calificada del Secretario de Estado de Madison en 1802.43

El comodoro Barron llegó al Mediterráneo en el otoño de 1804 con Eaton, ahora agente naval estadounidense para Berbería y ansioso por implementar su plan para llevar al ex pasha Hamet por tierra a atacar Trípoli.44 Sin embargo, con o sin un cambio de pasha, la paz fue El objetivo de Jefferson. Unos días después de que el secretario Madison diera un apoyo vacilante al plan de Eaton en 1802, el secretario de la Marina, Robert Smith, escribió al comodoro Richard Morris, que entonces comandaba el escuadrón en el Mediterráneo: "Al ajustar los términos de la paz con el Dey de Trípoli Independientemente de la situación de su Hermano, usted no debe considerarla de suficiente magnitud para prevenir o incluso retrasar un acuerdo final con el Dey. El Sr. Eton en este asunto no puede ser considerado un agente autorizado de el Gobierno ". 45

Barron tenía dudas sobre la participación de Hamet, pero Eaton y el capitán Preble lo persuadieron. El 16 de noviembre, Eaton navegó en el bergantín Argos para encontrar a Hamet en Egipto. Barron pudo haber esperado que Eaton llevara a Hamet a Siracusa para una consulta, eso no está claro.46 Pero, habiéndolo localizado finalmente, Eaton ayudó al ex-bajá a reunir una colección de unos pocos cientos de árabes y griegos armados, en su mayoría mercenarios bajo un puñado de personas. de líderes dispares. Eaton, Hamet y varios infantes de marina marcharon con su "ejército" casi 500 millas a través del desierto a lo largo de la costa sur del Mediterráneo y, el 27 de abril de 1805, capturaron la ciudad de Derne, algunas millas al este de Bengasi. los Argos y dos barcos gemelos les proporcionaron provisiones a lo largo de su marcha y los apoyaron activamente en la toma de Derne (donde Hamet había sido gobernador tres años antes bajo su hermano Yusuf). Mientras tanto, el bloqueo estadounidense de Trípoli se había mantenido durante el invierno y la primavera.

El comodoro Barron estaba gravemente enfermo en Siracusa, en la isla de Sicilia, desde donde continuó supervisando los asuntos de la flota. Preocupado de que Eaton pudiera estar comprometiéndose demasiado, Barron había escrito en marzo para señalar que Estados Unidos estaba trabajando con Hamet solo para lograr sus propios fines y de ninguna manera estaba comprometido a devolverlo al poder.47 Luego, en mayo El 18, le escribió a Tobias Lear que, por lo que había aprendido de Hamet Qaramanli, ya no podía apoyar el plan que involucraba al ex-bajá. Señaló que el estado de algunas de sus embarcaciones y los períodos de alistamiento de su personal impidieron otro invierno de bloqueo, estaba preocupado por la suerte de los prisioneros estadounidenses detenidos por el bajá y pensó que era hora de responder a las insinuaciones alentadoras de Trípoli que favorecían la negociación. . Sin mencionarlo, pero sin duda también en su mente, su salud no le permitiría liderar un ataque en Trípoli ese verano.48 De hecho, entregó el mando del escuadrón al capitán John Rodgers menos de una semana después.

Lear zarpó de Siracusa hacia Trípoli el 24 de mayo. Las negociaciones comenzaron poco después de su llegada, los artículos preliminares se acordaron el 3 de junio y los cautivos estadounidenses del Filadelfia fueron embarcados en buques estadounidenses el 4 de junio. El documento final se firmó el día diez. No implicó el pago de la paz ni un tributo anual. Basado en la diferencia entre el número de cautivos retenidos en los dos lados, se acordó un rescate de $ 60,000, muy por debajo del límite dado a Lear. Lejos al este, los estadounidenses, Hamet y sus asociados cercanos dejaron Derne a bordo de los buques de guerra estadounidenses el 12 de junio. El Senado ratificó el tratado el 12 de abril de 1806.49

La conclusión de la guerra en 1805 desató una ola de orgullo nacional entre los estadounidenses, inspirando obras de arte y canciones patrióticas. Pero las circunstancias en las que se logró la paz dieron a los oponentes políticos del presidente Jefferson municiones para criticar sus decisiones. Los federalistas defendieron la causa de William Eaton, quien se quejó de que la marina estadounidense había abandonado el plan de Hamet Qaramanli y Eaton de reinstalarlo como bajá. Eaton sintió que si su plan se hubiera llevado a cabo, Estados Unidos habría obtenido una victoria más gloriosa.50


Por qué la izquierda no quiere que sepas sobre las guerras piratas tripolitanas

FitzRoy es un nacionalista británico y estadounidense que se niega a disculparse por el Imperio Británico. Cuando era joven, "tomó un chelín de presidente" y sirvió en el ejército de los Estados Unidos. En su tiempo libre, le gusta estudiar historia y destruir la narrativa revisionista de SJW.

A menudo se cita al gran historiador George Santayana diciendo:

El progreso, lejos de consistir en un cambio, depende de la retentiva. Cuando el cambio es absoluto, no queda ningún ser para mejorar y no se fija ninguna dirección para una posible mejora: y cuando no se retiene la experiencia, como entre los salvajes, la infancia es perpetua. Aquellos que no pueden recordar el pasado están condenados a repetirlo.

Una de las mayores armas del arsenal de los guerreros de la justicia social es la revisión de la historia. Esto no es nada nuevo: todo régimen totalitario o tiránico ha utilizado la revisión de la historia como un medio para controlar a su población. Como la confiscación de armas, la tiranía siempre está precedida por una reescritura de la historia.

Si bien la revisión de la historia es un crimen intelectual terrible, al lado está la omisión de la historia. El simple hecho de omitir ciertos eventos históricos que contradicen la narrativa políticamente aceptable: los hombres heterosexuales cristianos blancos son los únicos villanos en el mundo.

Los eventos de este artículo explorará una parte importante de la historia que a menudo se deja fuera de los textos de historia. Se le da un tratamiento simbólico en nombre de "tolerancia". Sus héroes son hombres blancos, cristianos y heterosexuales. Los villanos son musulmanes no blancos ni europeos de la costa de Berbería.

El comercio árabe de esclavos

Siempre que un SJW menciona la esclavitud, siempre se trata de personas blancas que traen esclavos al Nuevo Mundo para trabajar en las plantaciones. Sin embargo, existió una trata de esclavos mucho más espantosa casi mil años antes de que se cambiara la melaza por los negros: la trata de esclavos árabes.

Comenzando en 650 (antes de las Cruzadas) y durando hasta 1960, aproximadamente 18 millones de personas fueron esclavizadas de varios estados árabes, desde los estados piratas de Berbería hasta la propia Turquía. Entre 1500 y 1850, 1,25 millones de europeos blancos fueron esclavizados por traficantes de esclavos árabes.

Después de ser capturados, estos europeos generalmente tenían dos opciones: seguir siendo cristianos y ser esclavos, o convertirse al Islam, ya que estaba en contra de la ley islámica que un musulmán esclavizara a otro musulmán.

Entrar a los Estados Unidos

En los años inmediatamente posteriores a la Revolución Americana, los buques mercantes estadounidenses ya no estaban bajo la protección de la armada más poderosa del mundo: la Marina Real Británica. El comercio era vital para la joven y naciente nación, y sus mercantes viajaron por el Mediterráneo para entregar y comprar bienes para apoyar la nueva economía.

Al estar ubicados en el norte de África, los estados piratas de Berbería estaban en una situación única para aprovechar el transporte estadounidense vulnerable. Una gran parte de la costa norte de África estaba bajo su control (y aparentemente, la del Imperio Otomano). Capturaron a los mercantes estadounidenses, robaron el cargamento y esclavizaron a las tripulaciones. La única forma de asegurar la liberación de los marineros estadounidenses era pagar un rescate, que era increíblemente alto: a veces, 600.000 dólares para una tripulación de 50, cuando el presupuesto anual total de los Estados Unidos en 1803 era de 8,2 millones de dólares.

En ese momento, Gran Bretaña todavía estaba reprimiendo la primera “revolución” guerrera por la justicia social: la Revolución Francesa. Fue un festival de asesinatos total de cualquiera que no estuviera ideológicamente en línea con el Tercer Estado. El conflicto con Napoleón significó que la Marina Real y el Ejército Británico no pudieron hacer frente a la amenaza, por lo que el Imperio Británico pagó con pesar "dinero de protección" a los estados piratas de Berbería. Sin embargo, Inglaterra se redimiría un año después de Waterloo en 1816, cuando la Royal Navy bombardeó Argel para liberar a más de mil esclavos cristianos blancos.

Los revolucionarios franceses ejecutaron a cualquiera que no estuviera en consonancia con su agenda cuasi-socialista. No piense ni por un momento que los SJW o las feministas no harían lo mismo hoy.

No hay más dios que el oro, y Mahoma es su profeta.

Thomas Jefferson y John Adams eran muy conscientes de la amenaza que representaban los estados piratas de Berbería. En 1786, Adams, embajador en Gran Bretaña, y Jefferson, embajador en Francia, se reunieron con el enviado tripolitano, Sidi Haji Abdrahaman. Esperaban negociar la liberación de varias docenas de estadounidenses retenidos como esclavos.

Abdrahaman le dijo a Jefferson y Adams que "todas las naciones que no han reconocido al Profeta son pecadoras, a quienes los fieles tienen el derecho y el deber de saquear y esclavizar".

Axioma de SJW: "El Islam es una religión de paz".

Un tigre de papel

Cuando Thomas Jefferson asumió el cargo de nuestro tercer presidente en 1801, Estados Unidos no estaba preparado para defender su interés nacional. Tanto los republicanos como los federalistas desconfiaban de un ejército fuerte, y Estados Unidos aún tenía que asumir su papel de policía mundial (el Imperio Británico todavía tenía esa distinción no oficial).

Thomas Jefferson apoyó la construcción de una Marina de los EE. UU. Fuerte

Durante los primeros 30 años de su existencia, Estados Unidos rindió homenaje a Trípoli, Argel y Túnez. Esto es comparable a la “ayuda exterior” pagada a países cuestionables de Oriente Medio. Estos esfuerzos no siempre tuvieron éxito: los líderes de Berbería siempre quisieron más y exigieron sumas principescas de seis cifras cuando todo el presupuesto federal todavía era de siete cifras.

Thomas Jefferson estaba decidido a poner fin a la humillación de Estados Unidos y al pago de tributos a los maestros islámicos. Sin embargo, por el momento, Estados Unidos apenas tenía una Armada y no poseía capacidad para proyectar su poder en el extranjero.

En este punto de la historia, Estados Unidos era realmente un tigre de papel: aunque había sobrevivido con éxito a una guerra con el Imperio más poderoso de la historia, todavía era incapaz de protegerse a sí mismo. Estados Unidos era "beta" para los piratas tripleses "alfa": Estados Unidos no tuvo más remedio que ceder a las demandas de Berbería.

La humillación del U.S.S. George Washington

En 1800, el U.S.S. George Washington, bajo el mando del capitán William Bainbridge partió para entregar tributo al Dey de Argel. Fue una misión humillante para un capitán de la Armada de los Estados Unidos. La ya mala situación se convirtió en desastre: el Dey de Argel rompió todos los protocolos de recurso diplomático y retuvo al capitán Bainbridge y su tripulación como rehenes a menos que estuvieran de acuerdo en transportar el botín del Dey a Constantinopla.

Con pocas opciones y el George Washington en la mira de las baterías de la costa Tripolean, el capitán Bainbridge concedió y llevó a cabo la misión en nombre del Dey. Enfadado, escribió una carta al presidente en la que le contaba el salvaje insulto a Estados Unidos. Nota: el capitán Bainbridge ni siquiera estaba seguro de quién era presidente, ya que había estado en el mar durante las elecciones de 1800.


2. Anne Bonny

Crédito: The Print Collector / Print Collector / Getty Images

La famosa pirata Anne Bonny comenzó su vida como hija ilegítima de un adinerado abogado irlandés. En un esfuerzo por ocultar su dudosa procedencia, su padre la hizo vestirse de niño y hacerse pasar por su asistente legal durante parte de su juventud. Más tarde se mudó a Estados Unidos, donde se casó con un marinero en 1718 y viajó a la isla infestada de piratas de New Providence en las Bahamas. Allí, abandonó a su marido y cayó bajo el hechizo de & # x201CCalico & # x201D Jack Rackam, un extravagante bucanero que ejercía su oficio en el Caribe.

Bonny siempre había sido conocida por su temperamento feroz y valiente, según una leyenda, casi mata a golpes a un hombre cuando intentaba imponerse a ella y rápidamente demostró que podía beber ron, maldecir y blandir un pistola y machete con lo mejor de Calico Jack & # x2019s crew. Más tarde forjó una amistad con su compañera pirata Mary Read, y la pareja desempeñó un papel principal en una serie de incursiones contra pequeños barcos de pesca y balandras comerciales en el verano y el otoño de 1720. La temporada de Bonny & # x2019 en alta mar se interrumpió. ese octubre, cuando el barco de Calico Jack & # x2019s fue capturado por una banda de cazadores de piratas. Calico Jack y varios otros hombres fueron ejecutados, pero Bonny y Read esquivaron la soga después de que se descubrió que ambos estaban embarazadas.


La vida como un esclavo de Berbería

Los esclavos capturados por los piratas de Berbería enfrentaban un futuro sombrío. Muchos murieron en los barcos durante el largo viaje de regreso al norte de África debido a enfermedades o falta de comida y agua. Los que sobrevivieron fueron llevados a mercados de esclavos donde permanecerían durante horas mientras los compradores los inspeccionaban antes de venderlos en una subasta.

Después de la compra, se ponía a trabajar a los esclavos de diversas formas. Por lo general, se asignaba a los hombres a trabajos manuales duros, como trabajar en canteras o en la construcción pesada, mientras que las mujeres se utilizaban para las tareas domésticas o la servidumbre sexual. Por la noche, los esclavos fueron puestos en prisiones llamadas bagnios que a menudo eran calurosos y abarrotados.

Sin embargo, con mucho, el peor destino para un esclavo de Berbería era que se le asignaran los remos de las galeras. Los remeros fueron esposados ​​donde estaban sentados y nunca se les permitió salir. Dormir, comer, defecar y orinar se realizaba en el asiento. Los capataces golpearían el látigo sobre las espaldas desnudas de cualquier esclavo que se considerara que no estaba trabajando lo suficiente.


Piratas y esclavitud en el nuevo mundo.

13 comentarios:

bonita historia, me gusta la historia sencilla sin andar por las ramas, impresionante

Realmente me gusta lo que tienes que decir aquí. Estoy haciendo un trabajo de investigación y esperaba que pudieran proporcionar sus fuentes. Le agradecería mucho saber de dónde sacó su información sobre las relaciones entre piratas y esclavos. Encuentro muchas fuentes primarias que mencionan rápidamente la esclavitud y los negros, pero no entran en detalles.
Muchísimas gracias por su tiempo.
Kris

Realmente me gusta lo que tienes que decir aquí. Estoy haciendo un trabajo de investigación y esperaba que pudieran proporcionar sus fuentes. Le agradecería mucho saber de dónde sacó su información sobre las relaciones entre piratas y esclavos. Encuentro muchas fuentes primarias que mencionan rápidamente la esclavitud y los negros, pero no entran en detalles.
Muchísimas gracias por su tiempo.
Kris

Realmente quiero saber de dónde sacas tus fuentes sobre esto porque muchos de los sirvientes contratados eran delincuentes fiscales y otros convictos menores cuyos términos eran generalmente de alrededor de 6 meses. Muchas áreas del "Nuevo Mundo" aún no estaban habitadas por blancos y, por lo tanto, trabajan en forma de esclavos nativos americanos y africanos y criollos en las Américas y el Caribe. No niego que la esclavitud por contrato fue una plaga para muchos europeos empobrecidos y especialmente para los irlandeses, pero parece que nos estamos extendiendo hacia una hipérbole parcial. Me gustaría ver algunas fuentes.

Mi fuente principal para esto es White Cargo de Don Jordan y Michael Walsh.
Tenga en cuenta que "delincuentes fiscales" puede significar simplemente "pobre". Ese es el punto. Vas a la cárcel por un cargo muy menor, luego te transportan al Nuevo Mundo y terminas esclavizado funcionalmente durante 7 años (o más). El crimen / sentencia original tuvo poco que ver con eso. Después de haber sido expulsado por la fuerza de su hogar, ahora tenía que & quot; pagar su pasaje & quot.
Es muy parecido a algunos municipios de hoy, que cobran enormes multas a los pobres por algo como una luz trasera quemada, y luego acumulan más multas cuando la original no se puede pagar a tiempo.

Entonces, ¿los sirvientes contratados eran prácticamente esclavos solo en el Caribe o en todas partes?

El Caribe fue un lugar especialmente duro, porque muy pocos sobrevivieron a sus términos de servicio. La mayoría de los contratos de emisión venían con un trato según el cual, al ser liberado, el sirviente recibiría tierras y dinero para establecer un hogar, pero el amo a menudo los ignoraba cuando terminaba el plazo. Tengo entendido que varió un poco según la región, pero que la "servidumbre por contrato" nunca fue la perspectiva relativamente optimista que nuestros libros de historia nos hicieron creer.

¿De dónde sacaste que alrededor del 90 por ciento habían sido esclavos?

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

De eso se trata esta publicación. Léalo y observe todas las referencias a la esclavitud.

Hola todos,
Mi nombre es Sra. Sharon Sim. ¿Vivo en Singapur y soy una mujer feliz hoy? y me dije a mí mismo que cualquier prestamista que rescatara a mi familia de nuestra pobre situación, le referiré a cualquier persona que esté buscando un préstamo, él me dio felicidad a mí y a mi familia, necesitaba un préstamo de $ 250,000.00 para Empecé mi vida desde el principio ya que soy una madre soltera con 3 hijos. Conocí a este prestamista hombre honesto y temeroso de DIOS que me ayudó con un préstamo de $ 250,000.00 SG. Dollar, él es un hombre temeroso de DIOS, si necesita un préstamo y lo devolverá, por favor comuníquese con él y dígale que es la Sra. Sharon, que lo refiera a él. comuníquese con la Dra.Purva Pius, llame al número de contacto de la aplicación +918929509036 por correo electrónico: ([email protected]) Gracias.

DETALLES DE SOLICITUD DE PRESTATARIOS

Saludos.
Gestiones
Correo electrónico de contacto bondadoso: ([email protected])

Los sirvientes contratados no son lo mismo que los esclavos, al igual que hay una diferencia entre una fuente aprobada por pares y este libro de historia popular que has sacado de tu biblioteca local. Los siervos contratados seguían siendo cristianos bajo Dios y, por lo tanto, se les concedían más derechos que los esclavos africanos que eran tratados como bienes muebles. Después de 7 años, un sirviente contratado sería liberado debido a un contrato vigente entre el sirviente y el amo. Los esclavos no tenían tal contrato. Además, los sirvientes contratados no transmitirían tal estado a su descendencia, mientras que el esclavo nunca podría ser libre, y tampoco su descendencia, que era, igualmente, propiedad del amo de esclavos. Si bien la servidumbre por contrato es algo real, es peligroso combinar la definición de servidumbre por contrato con la de esclavitud. Eso es puramente incorrecto.


Contenido

Viaje atlántico

La trata de esclavos en el Atlántico se desarrolló después de que se establecieran contactos comerciales entre el "Viejo Mundo" (Afro-Eurasia) y el "Nuevo Mundo" (las Américas). Durante siglos, las corrientes de marea habían hecho que los viajes por el océano fueran particularmente difíciles y riesgosos para los barcos que estaban disponibles en ese momento. Por lo tanto, ha habido muy poco, si es que hubo alguno, contacto marítimo entre los pueblos que viven en estos continentes. [15] En el siglo XV, sin embargo, los nuevos desarrollos europeos en tecnologías marítimas dieron como resultado que los barcos estuvieran mejor equipados para hacer frente a las corrientes de marea y pudieran comenzar a atravesar el Océano Atlántico, los portugueses establecieron una Escuela de Navegantes (aunque hay mucho debate sobre si existió y si existió, qué era). Entre 1600 y 1800, aproximadamente 300.000 marineros dedicados al comercio de esclavos visitaron África occidental. [16] Al hacerlo, entraron en contacto con sociedades que vivían a lo largo de la costa occidental de África y en las Américas que nunca antes habían conocido. [17] El historiador Pierre Chaunu calificó las consecuencias de la navegación europea como "renuncia", marcando el fin del aislamiento para algunas sociedades y un aumento del contacto intersocial para la mayoría de las demás. [18]

El historiador John Thornton señaló que "una serie de factores técnicos y geográficos se combinaron para hacer de los europeos las personas más propensas a explorar el Atlántico y desarrollar su comercio". [19] Identificó estos como el impulso para encontrar oportunidades comerciales nuevas y rentables fuera de Europa. Además, existía el deseo de crear una red comercial alternativa a la controlada por el Imperio Otomano Musulmán de Oriente Medio, que se consideraba una amenaza comercial, política y religiosa para la cristiandad europea. En particular, los comerciantes europeos querían comerciar por oro, que se podía encontrar en África occidental, y también encontrar una ruta marítima a "las Indias" (India), donde pudieran comerciar por artículos de lujo como especias sin tener que obtenerlos. artículos de comerciantes islámicos del Medio Oriente. [20]

Aunque muchas de las exploraciones navales atlánticas iniciales fueron dirigidas por íberos, participaron miembros de muchas nacionalidades europeas, incluidos marineros de Portugal, España, los reinos italianos, Inglaterra, Francia y los Países Bajos. Esta diversidad llevó a Thornton a describir la "exploración del Atlántico" inicial como "un ejercicio verdaderamente internacional, incluso si muchos de los descubrimientos dramáticos se hicieron bajo el patrocinio de las monarcas ibéricas". Ese liderazgo dio lugar más tarde al mito de que "los iberos eran los únicos líderes de la exploración". [21]

Esclavitud europea en Portugal y España

En el siglo XV, la esclavitud había existido en la Península Ibérica (Portugal y España) de Europa Occidental a lo largo de la historia registrada. El Imperio Romano había establecido su sistema de esclavitud en la antigüedad. Desde la caída del Imperio Romano Occidental, varios sistemas de esclavitud continuaron en los reinos sucesores islámicos y cristianos de la península a lo largo de la era moderna temprana de la trata de esclavos en el Atlántico. [22] [23]

Esclavitud africana

La esclavitud prevaleció en muchas partes de África [24] durante muchos siglos antes del comienzo de la trata de esclavos en el Atlántico. Existe evidencia de que las personas esclavizadas de algunas partes de África fueron exportadas a estados de África, Europa y Asia antes de la colonización europea de las Américas. [25]

El comercio de esclavos en el Atlántico no fue el único comercio de esclavos de África, aunque fue el más grande en volumen e intensidad. Como escribió Elikia M'bokolo en Le Monde diplomatique:

El continente africano se desangró de sus recursos humanos a través de todas las rutas posibles. Al otro lado del Sahara, a través del Mar Rojo, desde los puertos del Océano Índico y al otro lado del Atlántico. Al menos diez siglos de esclavitud en beneficio de los países musulmanes (del IX al XIX). Cuatro millones de esclavos exportados a través del Mar Rojo, otros cuatro millones [26] a través de los puertos swahili del Océano Índico, tal vez hasta nueve millones a lo largo de la ruta de las caravanas transaharianas y de once a veinte millones (según el autor). a través del Océano Atlántico. [27]

Según John K. Thornton, los europeos generalmente compraban personas esclavizadas que fueron capturadas en una guerra endémica entre estados africanos. [28] Algunos africanos habían hecho un negocio capturando africanos de grupos étnicos vecinos o cautivos de guerra y vendiéndolos. [29] Un recordatorio de esta práctica está documentado en los Debates sobre la trata de esclavos de Inglaterra a principios del siglo XIX: "Todos los escritores antiguos coinciden en afirmar que las guerras se inician no solo con el único propósito de hacer esclavos, sino que son fomentados por los europeos, con miras a ese objetivo ". [30] Las personas que vivían alrededor del río Níger fueron transportadas desde estos mercados a la costa y vendidas en los puertos comerciales europeos a cambio de mosquetes y productos manufacturados como telas o alcohol. [31] Sin embargo, la demanda europea de esclavos proporcionó un gran mercado nuevo para el comercio ya existente. [32] Mientras que los que estaban esclavizados en su propia región de África podían esperar escapar, los que habían sido enviados tenían pocas posibilidades de regresar a África.

Colonización europea y esclavitud en África occidental

Al descubrir nuevas tierras a través de sus exploraciones navales, los colonizadores europeos pronto comenzaron a migrar y asentarse en tierras fuera de su continente natal. Frente a las costas de África, los emigrantes europeos, bajo las direcciones del Reino de Castilla, invadieron y colonizaron las Islas Canarias durante el siglo XV, donde convirtieron gran parte de la tierra para la producción de vino y azúcar. Junto con esto, también capturaron a los nativos de las Islas Canarias, los Guanches, para usarlos como esclavos tanto en las Islas como en todo el Mediterráneo cristiano. [33]

Como señaló el historiador John Thornton, "la motivación real para la expansión europea y para los avances en la navegación fue poco más que aprovechar la oportunidad de obtener ganancias inmediatas obtenidas mediante incursiones y la incautación o compra de productos comerciales". [34] Utilizando las Islas Canarias como base naval, los europeos, en ese momento principalmente comerciantes portugueses, comenzaron a trasladar sus actividades a la costa occidental de África, realizando redadas en las que se capturaban esclavos para luego venderlos en el Mediterráneo. [35] Aunque inicialmente tuvo éxito en esta empresa, "no pasó mucho tiempo antes de que las fuerzas navales africanas fueran alertadas de los nuevos peligros, y los barcos portugueses [asaltantes] comenzaron a encontrar una resistencia fuerte y efectiva", y las tripulaciones de varios de ellos fueron asesinado por marineros africanos, cuyos barcos estaban mejor equipados para atravesar las costas y sistemas fluviales de África occidental. [36]

En 1494, el rey portugués había firmado acuerdos con los gobernantes de varios estados de África occidental que permitirían el comercio entre sus respectivos pueblos, lo que permitiría a los portugueses "aprovechar" la "economía comercial bien desarrollada de África sin entablar hostilidades". [37] "El comercio pacífico se convirtió en la regla en toda la costa africana", aunque hubo algunas raras excepciones cuando los actos de agresión condujeron a la violencia. Por ejemplo, los comerciantes portugueses intentaron conquistar las islas Bissagos en 1535. [38] En 1571 Portugal, con el apoyo del Reino de Kongo, tomó el control de la región suroeste de Angola para asegurar su interés económico amenazado en el área. Aunque Kongo se unió más tarde a una coalición en 1591 para expulsar a los portugueses, Portugal se había asegurado un punto de apoyo en el continente que continuó ocupando hasta el siglo XX. [39] A pesar de estos incidentes de violencia ocasional entre fuerzas africanas y europeas, muchos estados africanos se aseguraron de que cualquier comercio se llevara a cabo en sus propios términos, por ejemplo, imponiendo aranceles aduaneros a los barcos extranjeros. En 1525, el rey de Kongolese Afonso I se apoderó de un barco francés y su tripulación por comerciar ilegalmente en su costa. [38]

Los historiadores han debatido ampliamente la naturaleza de la relación entre estos reinos africanos y los comerciantes europeos. El historiador guyanés Walter Rodney (1972) ha argumentado que se trataba de una relación desigual, en la que los africanos se veían forzados a un comercio "colonial" con los europeos más desarrollados económicamente, intercambiando materias primas y recursos humanos (es decir, esclavos) por productos manufacturados. Argumentó que fue este acuerdo comercial económico que se remonta al siglo XVI lo que llevó a África a estar subdesarrollada en su propio tiempo. [40] Estas ideas fueron apoyadas por otros historiadores, incluido Ralph Austen (1987). [41] Esta idea de una relación desigual fue refutada por John Thornton (1998), quien argumentó que "el comercio de esclavos en el Atlántico no era tan crítico para la economía africana como estos académicos creían" y que "la manufactura africana [en este período] era más que capaz de manejar la competencia de la Europa preindustrial ". [42] Sin embargo, Anne Bailey, al comentar la sugerencia de Thornton de que africanos y europeos eran socios iguales en el comercio de esclavos en el Atlántico, escribió:

[Ver] a los africanos como socios implica igualdad de condiciones e igual influencia en los procesos globales e intercontinentales del comercio. Los africanos tenían una gran influencia en el continente mismo, pero no tenían una influencia directa en los motores detrás del comercio de las empresas de capital, las compañías navieras y de seguros de Europa y América, o los sistemas de plantaciones en América. No ejercieron ninguna influencia en los centros de fabricación de edificios de Occidente. [43]

Un cementerio en Campeche, México, sugiere que se trajeron esclavos allí poco después de que Hernán Cortés completara la subyugación del México azteca y maya en el siglo XVI. El cementerio estuvo en uso desde aproximadamente 1550 hasta finales del siglo XVII. [44]

El comercio atlántico de esclavos se divide habitualmente en dos épocas, conocidas como el primer y segundo sistema atlántico. Algo más del 3% de las personas esclavizadas exportadas desde África se comercializaron entre 1525 y 1600, y el 16% en el siglo XVII.

El primer sistema atlántico fue el comercio de africanos esclavizados a, principalmente, colonias sudamericanas de los imperios portugués y español. Durante el primer sistema atlántico, la mayoría de estos comerciantes eran portugueses, lo que les dio un casi monopolio. Inicialmente los esclavos fueron transportados a Sevilla o Canarias, pero a partir de 1525 los esclavos fueron transportados directamente desde la isla de Santo Tomé a través del Atlántico hasta La Española. [45] Decisivo fue el Tratado de Tordesillas que no permitía a los barcos españoles en los puertos africanos. España tuvo que depender de los barcos y marineros portugueses para traer esclavos a través del Atlántico. Alrededor de 1560, los portugueses comenzaron un comercio regular de esclavos en Brasil. Desde 1580 hasta 1640 Portugal se unió temporalmente a España en la Unión Ibérica. La mayoría de los contratistas portugueses que obtuvieron el asiento entre 1580 y 1640 eran conversos. [46] Para los comerciantes portugueses, muchos de los cuales eran "cristianos nuevos" o sus descendientes, la unión de coronas presentaba oportunidades comerciales en la trata de esclavos en la América española. [47] [48]

Hasta mediados del siglo XVII, México era el mercado único de esclavos más grande de Hispanoamérica. [49] Mientras que los portugueses estaban directamente involucrados en el comercio de pueblos esclavizados a Brasil, el imperio español se basó en el sistema Asiento de Negros, otorgando a los comerciantes banqueros genoveses (católicos) la licencia para comerciar esclavos de África a sus colonias en Hispanoamérica. Cartagena, Veracruz, Buenos Aires y La Española recibieron la mayoría de las llegadas de esclavos, principalmente de Angola. [50] Esta división del comercio de esclavos entre España y Portugal molestó a los británicos y los holandeses que invirtieron en las Indias Occidentales Británicas y el Brasil holandés produciendo azúcar. Después de la caída de la unión ibérica, España prohibió a Portugal participar directamente en la trata de esclavos como transportista. Según el Tratado de Munster, el comercio de esclavos se abrió para los enemigos tradicionales de España, perdiendo una gran parte del comercio a los holandeses, franceses e ingleses. Durante 150 años, el tráfico transatlántico español estuvo operando a niveles triviales. En muchos años, ni un solo viaje de esclavos españoles zarpó de África. A diferencia de todos sus competidores imperiales, los españoles casi nunca entregaron esclavos a territorios extranjeros. Por el contrario, los británicos, y los holandeses antes que ellos, vendieron esclavos en todas partes de América. [51]

El segundo sistema atlántico fue el comercio de africanos esclavizados por comerciantes e inversores principalmente ingleses, franceses y holandeses. [52] Los principales destinos de esta fase fueron las islas caribeñas de Curazao, Jamaica y Martinica, ya que las naciones europeas construyeron colonias económicamente dependientes de esclavos en el Nuevo Mundo. [53] [54] En 1672 se fundó la Royal Africa Company; en 1674, la New West India Company se involucró más profundamente en el comercio de esclavos. [55] A partir de 1677, la Compagnie du Sénégal utilizó Gorée para albergar a los esclavos. Los españoles propusieron obtener los esclavos de Cabo Verde, ubicado más cerca de la línea de demarcación entre el imperio español y portugués, pero esto estaba en contra de la carta de WIC ". [56] La Royal African Company generalmente se negó a entregar esclavos a las colonias españolas, aunque los vendieron a todos los que llegaban de sus fábricas en Kingston, Jamaica y Bridgetown, Barbados. [57] En 1682, España permitió a los gobernadores de La Habana, Porto Bello, Panamá y Cartagena, Colombia obtener esclavos de Jamaica. [58]

En la década de 1690, los ingleses transportaban la mayoría de los esclavos desde África occidental. [59] En el siglo XVIII, la Angola portuguesa se había convertido nuevamente en una de las principales fuentes del comercio de esclavos en el Atlántico. [60] Tras el final de la Guerra de Sucesión española, como parte de las disposiciones del Tratado de Utrecht (1713), el Asiento fue concedido a la Compañía del Mar del Sur. [61] A pesar de la burbuja de los mares del Sur, los británicos mantuvieron esta posición durante el siglo XVIII, convirtiéndose en los mayores transportistas de esclavos a través del Atlántico. [62] [10] Se estima que más de la mitad de toda la trata de esclavos tuvo lugar durante el siglo XVIII, siendo los británicos, portugueses y franceses los principales portadores de nueve de cada diez esclavos secuestrados en África. [63] En ese momento, el comercio de esclavos se consideraba crucial para la economía marítima de Europa, como señaló un comerciante de esclavos inglés: "Qué comercio tan glorioso y ventajoso es este. Es la bisagra sobre la que se mueve todo el comercio de este mundo. " [64] [65]

Mientras tanto, se convirtió en un negocio para empresas privadas, lo que redujo las complicaciones internacionales. [49] Después de 1790, por el contrario, los capitanes solían comprobar los precios de los esclavos en al menos dos de los principales mercados de Kingston, La Habana y Charleston, Carolina del Sur (donde los precios para entonces eran similares) antes de decidir dónde vender. [66] Durante los últimos dieciséis años de la trata transatlántica de esclavos, España fue, de hecho, el único imperio transatlántico de trata de esclavos. [67]

Tras las prohibiciones británicas y estadounidenses sobre el comercio de esclavos africanos en 1807, disminuyó, pero el período posterior todavía representó el 28,5% del volumen total del comercio de esclavos en el Atlántico. [68] Entre 1810 y 1860, se transportaron más de 3,5 millones de esclavos, con 850.000 en la década de 1820. [10]: 193

Comercio triangular

El primer lado del triángulo fue la exportación de bienes de Europa a África. Varios reyes y comerciantes africanos participaron en el comercio de esclavos desde 1440 hasta aproximadamente 1833. Por cada cautivo, los gobernantes africanos recibirían una variedad de bienes de Europa. Estos incluían armas, municiones, alcohol, textiles indios muertos índigo y otros productos fabricados en fábrica. [69] El segundo tramo del triángulo exportó africanos esclavizados a través del Océano Atlántico a las Américas y las islas del Caribe. La tercera y última parte del triángulo fue el regreso de mercancías a Europa desde las Américas. Los bienes eran productos de las plantaciones de mano de obra esclava e incluían algodón, azúcar, tabaco, melaza y ron. [70] Sir John Hawkins, considerado el pionero del comercio de esclavos británico, fue el primero en administrar el comercio triangular, obteniendo ganancias en cada parada.

Trabajo y esclavitud

La trata de esclavos en el Atlántico fue el resultado, entre otras cosas, de la escasez de mano de obra, a su vez creada por el deseo de los colonos europeos de explotar la tierra y los recursos del Nuevo Mundo para obtener ganancias de capital. Los pueblos nativos fueron al principio utilizados como mano de obra esclava por los europeos hasta que un gran número murió de exceso de trabajo y enfermedades del Viejo Mundo. [71] Las fuentes alternativas de trabajo, como la servidumbre por contrato, no proporcionaron una fuerza laboral suficiente. Muchos cultivos no pueden venderse con fines de lucro, ni siquiera cultivarse, en Europa. Exportar cultivos y bienes del Nuevo Mundo a Europa a menudo resultó ser más rentable que producirlos en el continente europeo. Se necesitaba una gran cantidad de mano de obra para crear y mantener plantaciones que requerían mano de obra intensiva para cultivar, cosechar y procesar cultivos tropicales preciados. África occidental (parte de la cual se conoció como "la costa de los esclavos"), Angola y los reinos cercanos y más tarde África central, se convirtieron en la fuente de personas esclavizadas para satisfacer la demanda de mano de obra. [72]

La razón básica de la constante escasez de mano de obra fue que, con mucha tierra barata disponible y muchos terratenientes en busca de trabajadores, los inmigrantes europeos libres pudieron convertirse en terratenientes con relativa rapidez, aumentando así la necesidad de trabajadores. [73]

Thomas Jefferson atribuyó el uso de mano de obra esclava en parte al clima y al consiguiente ocio ocioso que proporciona la mano de obra esclava: "Porque en un clima cálido, ningún hombre trabajará para sí mismo que pueda hacer otro trabajo para él. Esto es tan cierto, el de los propietarios de esclavos, de hecho, una proporción muy pequeña se ve jamás trabajando ". [74] En un artículo de 2015, la economista Elena Esposito argumentó que la esclavitud de los africanos en la América colonial era atribuible al hecho de que el sur de Estados Unidos era lo suficientemente cálido y húmedo para que la malaria prosperara, la enfermedad tenía efectos debilitantes en los colonos europeos. Por el contrario, muchos africanos esclavizados fueron sacados de regiones de África que albergaban cepas particularmente potentes de la enfermedad, por lo que los africanos ya habían desarrollado una resistencia natural a la malaria. Esto, argumentó Esposito, resultó en tasas de supervivencia de malaria más altas en el sur de Estados Unidos entre los africanos esclavizados que entre los trabajadores europeos, lo que los convierte en una fuente de trabajo más rentable y fomenta su uso. [75]

El historiador David Eltis sostiene que los africanos fueron esclavizados debido a creencias culturales en Europa que prohibían la esclavitud de los iniciados culturales, incluso si existía una fuente de trabajo que pudiera ser esclavizada (como convictos, prisioneros de guerra y vagabundos). Eltis sostiene que existían creencias tradicionales en Europa contra la esclavización de los cristianos (pocos europeos no eran cristianos en ese momento) y los esclavos que existían en Europa tendían a ser no cristianos y sus descendientes inmediatos (ya que un esclavo que se convertía al cristianismo no garantizaba la emancipación). y así, en el siglo XV, los europeos en su conjunto pasaron a ser considerados como iniciados. Eltis sostiene que, si bien todas las sociedades esclavistas han delimitado a los internos y externos, los europeos llevaron este proceso más allá al extender el estatus de internos a todo el continente europeo, haciendo impensable esclavizar a un europeo, ya que esto requeriría esclavizar a un interno. Por el contrario, los africanos eran vistos como forasteros y, por lo tanto, calificaban para la esclavitud. Si bien los europeos pueden haber tratado algunos tipos de trabajo, como el trabajo de los convictos, con condiciones similares a las de los esclavos, estos trabajadores no serían considerados bienes muebles y su progenie no podría heredar su condición de subordinado, por lo que no los convertiría en esclavos a los ojos de los ciudadanos. Europeos. El estado de la esclavitud de bienes muebles se limitó así a los no europeos, como los africanos. [76]

Participación africana en la trata de esclavos

Los africanos jugaron un papel directo en la trata de esclavos, secuestrando adultos y robando niños con el fin de venderlos, a través de intermediarios, a europeos o sus agentes. [26] Los vendidos como esclavos eran generalmente de un grupo étnico diferente a los que los capturaron, ya fueran enemigos o simplemente vecinos. [ cita necesaria ] Estos esclavos cautivos eran considerados "otros", no eran parte de la gente del grupo étnico o "tribu". Los reyes africanos solo estaban interesados ​​en proteger a su propio grupo étnico, pero a veces se vendía a los criminales para deshacerse de ellos. La mayoría de los demás esclavos se obtuvieron de secuestros o de redadas que se produjeron a punta de pistola a través de empresas conjuntas con los europeos. [26] Pero algunos reyes africanos se negaron a vender a cualquiera de sus cautivos o criminales.

Según Pernille Ipsen, autor de Hijas del comercio: esclavistas del Atlántico y matrimonio interracial en la Costa de Oro, Los ghaneses también participaron en la trata de esclavos a través de matrimonios mixtos, o cassare (tomado del italiano, español o portugués), que significa 'establecer una casa'. Se deriva de la palabra portuguesa 'casar', que significa 'casarse'. Cassare formó vínculos políticos y económicos entre los traficantes de esclavos europeos y africanos. Cassare era una práctica previa al contacto europeo que se utilizaba para integrar al "otro" de una tribu africana diferente. Al principio del comercio de esclavos en el Atlántico, era común que las poderosas familias de élite de África Occidental "casaran" a sus mujeres con los comerciantes europeos en alianza, reforzando su sindicato. Los matrimonios incluso se realizaron utilizando costumbres africanas, a las que los europeos no se opusieron, viendo lo importantes que eran las conexiones. [77]

Participación europea en la trata de esclavos

Aunque los europeos eran el mercado de esclavos, los europeos rara vez entraban al interior de África, debido al miedo a las enfermedades y a la feroz resistencia africana. [78] En África, los criminales convictos podían ser castigados con la esclavitud, un castigo que se hizo más frecuente a medida que la esclavitud se volvía más lucrativa. Dado que la mayoría de estas naciones no tenían un sistema penitenciario, los convictos a menudo se vendían o utilizaban en el mercado local de esclavos disperso. [ cita necesaria ]

En 1778, Thomas Kitchin estimó que los europeos traían aproximadamente 52.000 esclavos al Caribe al año, y los franceses traían la mayoría de los africanos a las Indias Occidentales francesas (13.000 de la estimación anual).[79] El comercio de esclavos en el Atlántico alcanzó su punto máximo en las dos últimas décadas del siglo XVIII, [80] durante y después de la Guerra Civil de Kongo. [81] Las guerras entre pequeños estados a lo largo de la región habitada por igbo del río Níger y el bandidaje que las acompañó también se dispararon en este período. [29] Otra razón para el exceso de oferta de esclavos fue la gran guerra llevada a cabo por estados en expansión, como el reino de Dahomey, [82] el Imperio Oyo y el Imperio Asante. [83]

La esclavitud en África y el Nuevo Mundo contrastada

Las formas de esclavitud variaban tanto en África como en el Nuevo Mundo. En general, la esclavitud en África no era hereditaria, es decir, los hijos de esclavos eran libres, mientras que en América, los hijos de madres esclavas se consideraban nacidos en la esclavitud. Esto estaba relacionado con otra distinción: la esclavitud en África Occidental no estaba reservada para las minorías raciales o religiosas, como estaba en las colonias europeas, aunque el caso era diferente en lugares como Somalia, donde los bantus fueron tomados como esclavos por los somalíes étnicos. [84] [85]

El trato a los esclavos en África fue más variable que en las Américas. En un extremo, los reyes de Dahomey mataban de forma rutinaria a cientos o miles de esclavos en rituales de sacrificio, y los esclavos como sacrificios humanos también se conocían en Camerún. [86] Por otro lado, los esclavos en otros lugares a menudo eran tratados como parte de la familia, "niños adoptados", con derechos importantes, incluido el derecho a casarse sin el permiso de sus amos. [87] El explorador escocés Mungo Park escribió:

Los esclavos en África, supongo, están casi en la proporción de tres a uno por los hombres libres. No reclaman recompensa por sus servicios, excepto comida y ropa, y son tratados con amabilidad o severidad, según la buena o mala disposición de sus amos. Los esclavos así traídos del interior pueden dividirse en dos clases distintas: primero, los que fueron esclavos desde su nacimiento, habiendo nacido de madres esclavizadas; segundo, los que nacieron libres, pero que después, por cualquier medio, se convirtieron en esclavos Los de la primera descripción son, con mucho, los más numerosos. [88]

En las Américas, a los esclavos se les negó el derecho a casarse libremente y los amos generalmente no los aceptaban como miembros iguales de la familia. Se consideraba que los esclavos del Nuevo Mundo eran propiedad de sus dueños y se ejecutaba a los esclavos condenados por rebelión o asesinato. [89]

Regiones y participación del mercado de esclavos

Había ocho áreas principales utilizadas por los europeos para comprar y enviar esclavos al hemisferio occidental. El número de esclavos vendidos al Nuevo Mundo varió a lo largo del comercio de esclavos. En cuanto a la distribución de esclavos de las regiones de actividad, ciertas áreas produjeron mucha más gente esclavizada que otras. Entre 1650 y 1900, 10,2 millones de africanos esclavizados llegaron a las Américas de las siguientes regiones en las siguientes proporciones: [90]

    (Senegal y Gambia): 4,8% (Guinea-Bissau, Guinea y Sierra Leona): 4,1% (Liberia y Costa de Marfil): 1,8% (Ghana y este de Costa de Marfil): 10,4% (Togo, Benin y Nigeria al oeste de el delta del Níger): 20,2% (Nigeria al este del delta del Níger, Camerún, Guinea Ecuatorial y Gabón): 14,6%
  • África central occidental (República del Congo, República Democrática del Congo y Angola): 39,4%
  • África sudoriental (Mozambique y Madagascar): 4,7%

Aunque la trata de esclavos fue en gran parte mundial, hubo una considerable trata de esclavos intracontinental en la que 8 millones de personas fueron esclavizadas dentro del continente africano. [91] De los que se mudaron fuera de África, 8 millones se vieron obligados a salir de África Oriental para ser enviados a Asia. [91]

Reinos africanos de la época

Había más de 173 ciudades-estado y reinos en las regiones africanas afectadas por la trata de esclavos entre 1502 y 1853, cuando Brasil se convirtió en la última nación importadora del Atlántico en prohibir la trata de esclavos. De esos 173, no menos de 68 podrían considerarse estados nacionales con infraestructuras políticas y militares que les permitieron dominar a sus vecinos. Casi todas las naciones actuales tuvieron un predecesor precolonial, a veces un imperio africano con el que los comerciantes europeos tuvieron que negociar.

Grupos étnicos

Los diferentes grupos étnicos traídos a América se corresponden estrechamente con las regiones de mayor actividad en el comercio de esclavos. Más de 45 grupos étnicos distintos fueron llevados a las Américas durante el comercio. De los 45, los diez más destacados, según la documentación de esclavos de la época, se enumeran a continuación. [92]

  1. El BaKongo de la República Democrática del Congo y Angola
  2. El Mandé de la Alta Guinea
  3. Los hablantes de Gbe de Togo, Ghana y Benin (Adja, Mina, Ewe, Fon)
  4. Los Akan de Ghana y Costa de Marfil
  5. El wolof de Senegal y Gambia
  6. Los igbo del sureste de Nigeria
  7. El Mbundu de Angola (incluye Ambundu y Ovimbundu)
  8. Los yoruba del suroeste de Nigeria
  9. La Chamba de Camerún
  10. La Makua de Mozambique

La trata transatlántica de esclavos resultó en una gran y aún desconocida pérdida de vidas para los cautivos africanos tanto dentro como fuera de las Américas. "Se cree que más de un millón de personas murieron" durante su transporte al Nuevo Mundo, según un informe de la BBC. [93] Más murieron poco después de su llegada. El número de vidas perdidas en la obtención de esclavos sigue siendo un misterio, pero puede igualar o superar el número de personas que sobrevivieron para ser esclavizadas. [12]

El comercio condujo a la destrucción de personas y culturas. La historiadora Ana Lucía Araujo ha señalado que el proceso de esclavitud no terminó con la llegada a las costas del hemisferio occidental, los diferentes caminos tomados por los individuos y grupos que fueron víctimas de la trata de esclavos en el Atlántico fueron influenciados por diferentes factores, incluida la región de desembarco, la capacidad a venderse en el mercado, el tipo de trabajo realizado, el género, la edad, la religión y el idioma. [94] [95]

Patrick Manning estima que alrededor de 12 millones de esclavos ingresaron al comercio atlántico entre los siglos XVI y XIX, pero alrededor de 1,5 millones murieron a bordo del barco. Aproximadamente 10,5 millones de esclavos llegaron a América. Además de los esclavos que murieron en el Paso Medio, es probable que murieran más africanos durante las incursiones de esclavos en África y las marchas forzadas a los puertos. Manning estima que 4 millones murieron dentro de África después de la captura, y muchos más murieron jóvenes. La estimación de Manning cubre los 12 millones que originalmente estaban destinados al Atlántico, así como los 6 millones destinados a los mercados de esclavos asiáticos y los 8 millones destinados a los mercados africanos. [11] De los esclavos enviados a América, la mayor parte fue a Brasil y el Caribe. [96]

Destinos y banderas de los transportistas

La mayor parte del comercio de esclavos en el Atlántico se llevó a cabo por siete naciones y la mayoría de los esclavos fueron llevados a sus propias colonias en el nuevo mundo. Pero también hubo otras operaciones importantes que se muestran en la tabla a continuación. Estos datos se toman de la slavevoyages.org sitio web que es el resultado de una investigación realizada por académicos principalmente de EE. UU. y Gran Bretaña. [97] Los registros no están completos y algunos datos son inciertos. Las últimas filas muestran que también hubo un menor número de esclavos llevados a Europa y a otras partes de África y al menos 1,8 millones no sobrevivieron al viaje y fueron enterrados en el mar con poca ceremonia.

El gráfico de la línea de tiempo cuando las diferentes naciones transportaron a la mayoría de sus esclavos.

Bandera de los buques que transportan esclavos
Destino portugués británico francés Español holandés americano danés Total
Brasil portugués 4,821,127 3,804 9,402 1,033 27,702 1,174 130 4,864,372
Caribe británico 7,919 2,208,296 22,920 5,795 6,996 64,836 1,489 2,318,251
Caribe francés 2,562 90,984 1,003,905 725 12,736 6,242 3,062 1,120,216
América española 195,482 103,009 92,944 808,851 24,197 54,901 13,527 1,292,911
América holandesa 500 32,446 5,189 0 392,022 9,574 4,998 444,729
Norteamérica 382 264,910 8,877 1,851 1,212 110,532 983 388,747
Indias occidentales danesas 0 25,594 7,782 277 5,161 2,799 67,385 108,998
Europa 2,636 3,438 664 0 2,004 119 0 8,861
África 69,206 841 13,282 66,391 3,210 2,476 162 155,568
No llegó 748,452 526,121 216,439 176,601 79,096 52,673 19,304 1,818,686
Total 5,848,266 3,259,443 1,381,404 1,061,524 554,336 305,326 111,040 12,521,339

Las regiones de África de las que se tomaron estos esclavos se dan en la siguiente tabla, de la misma fuente.

Región Embarcado Desembarcado
Costa de Angola, costa de Loango y Santa Elena 5,694,570 4,955,430
Ensenada de Benin 1,999,060 1,724,834
Ensenada de Biafra 1,594,564 1,317,776
Costa Dorada 1,209,322 1,030,917
Senegambia y costa atlántica 755,515 611,017
Sudeste de África e islas del océano Índico 542,668 436,529
Sierra Leona 388,771 338,783
Costa de barlovento 336,869 287,366
Total 12,521,339 10,702,652

Conflictos africanos

Según Kimani Nehusi, la presencia de esclavistas europeos afectó la forma en que el código legal en las sociedades africanas respondió a los delincuentes. Los delitos tradicionalmente castigados con alguna otra forma de castigo pasaron a ser castigados con la esclavitud y la venta a traficantes de esclavos. [ cita necesaria ] Según David Stannard Holocausto americano, El 50% de las muertes africanas ocurrieron en África como resultado de guerras entre reinos nativos, que produjeron la mayoría de los esclavos. [12] Esto incluye no solo a los que murieron en las batallas, sino también a los que murieron como resultado de marchas forzadas desde las zonas del interior hacia los puertos de esclavos en las distintas costas. [98] La práctica de esclavizar a los combatientes enemigos y sus aldeas estaba muy extendida en África occidental y central occidental, aunque rara vez se iniciaban guerras para conseguir esclavos. El comercio de esclavos fue en gran parte un subproducto de la guerra tribal y estatal como una forma de eliminar a los disidentes potenciales después de la victoria o financiar guerras futuras. [99] Sin embargo, algunos grupos africanos demostraron ser particularmente hábiles y brutales en la práctica de esclavizar, como Bono State, Oyo, Benin, Igala, Kaabu, Asanteman, Dahomey, la Confederación Aro y las bandas de guerra de Imbangala. [100] [101]

En cartas escritas por el manikongo, Nzinga Mbemba Afonso, al rey João III de Portugal, escribe que el flujo de mercancías portuguesas es lo que está alimentando el comercio de africanos. Pide al rey de Portugal que deje de enviar mercancías, pero que solo envíe misioneros. En una de sus cartas escribe:

Todos los días los comerciantes secuestran a nuestra gente: niños de este país, hijos de nuestros nobles y vasallos, incluso personas de nuestra propia familia. Esta corrupción y depravación están tan extendidas que nuestra tierra está completamente despoblada. Necesitamos en este reino sólo sacerdotes y maestros de escuela, y nada de mercadería, a menos que sea vino y harina para la Misa. Es nuestro deseo que este Reino no sea un lugar para el comercio o transporte de esclavos. Muchos de nuestros súbditos ansían ansiosamente la mercancía portuguesa que sus súbditos han traído a nuestros dominios. Para satisfacer este apetito desmesurado, se apoderan de muchos de nuestros sujetos negros libres. Los venden. Después de haber llevado a estos prisioneros [a la costa] a escondidas o de noche. Tan pronto como los cautivos están en manos de hombres blancos, son marcados con un hierro al rojo vivo. [102]

Antes de la llegada de los portugueses, la esclavitud ya existía en el Reino de Kongo. Afonso I de Kongo creía que la trata de esclavos debería estar sujeta a la ley de Kongo. Cuando sospechó que los portugueses recibían esclavos ilegales para venderlos, escribió al rey João III en 1526 implorando que pusiera fin a la práctica. [103]

Los reyes de Dahomey vendieron cautivos de guerra a la esclavitud transatlántica; de lo contrario, habrían sido asesinados en una ceremonia conocida como Aduana Anual. Como uno de los principales estados esclavistas de África occidental, Dahomey se volvió extremadamente impopular entre los pueblos vecinos. [104] [105] [106] Al igual que el Imperio Bambara al este, los reinos de Khasso dependían en gran medida del comercio de esclavos para su economía. El estado de una familia se indicaba por el número de esclavos que poseía, lo que conducía a guerras con el único propósito de tomar más cautivos. Este comercio llevó a los Khasso a un contacto cada vez mayor con los asentamientos europeos de la costa occidental de África, en particular los franceses. [107] Benin se hizo cada vez más rico durante los siglos XVI y XVII en el comercio de esclavos con Europa. Los esclavos de los estados enemigos del interior fueron vendidos y llevados a América en barcos holandeses y portugueses. La costa de la ensenada de Benin pronto se conoció como la "costa de los esclavos". [108]

El rey Gezo de Dahomey dijo en la década de 1840:

La trata de esclavos es el principio rector de mi pueblo. Es la fuente y la gloria de su riqueza. la madre adormece al niño con notas de triunfo sobre un enemigo reducido a la esclavitud. [109]

En 1807, el Parlamento del Reino Unido aprobó el proyecto de ley que abolió el comercio de esclavos. El Rey de Bonny (ahora en Nigeria) se horrorizó al concluir la práctica:

Creemos que este comercio debe continuar. Ese es el veredicto de nuestro oráculo y los sacerdotes. Dicen que su país, por grande que sea, nunca podrá detener un oficio ordenado por Dios mismo. [110]

Fábricas portuarias

Después de ser llevados a la costa para venderlos, los esclavos fueron retenidos en grandes fuertes llamados fábricas. La cantidad de tiempo en las fábricas varió, pero Milton Meltzer afirma en Esclavitud: una historia mundial que alrededor del 4.5% de las muertes atribuidas a la trata transatlántica de esclavos ocurrieron durante esta fase. [111] En otras palabras, se cree que más de 820.000 personas murieron en puertos africanos como Benguela, Elmina y Bonny, reduciendo el número de embarcados a 17,5 millones. [111]

Envío atlántico

Después de ser capturados y retenidos en las fábricas, los esclavos ingresaron al infame Pasaje del Medio. La investigación de Meltzer sitúa esta fase de la mortalidad general de la trata de esclavos en un 12,5%. [111] Sus muertes fueron el resultado de un trato brutal y una atención deficiente desde el momento de su captura y durante todo el viaje. [112] Alrededor de 2,2 millones de africanos murieron durante estos viajes, donde fueron apiñados en espacios estrechos e insalubres en los barcos durante meses. [113] Se tomaron medidas para frenar la tasa de mortalidad a bordo, como "bailar" (como ejercicio) forzado sobre cubierta y la práctica de alimentar a la fuerza a personas esclavizadas que intentaban morir de hambre. [98] Las condiciones a bordo también provocaron la propagación de enfermedades mortales. Otras muertes fueron suicidios, esclavos que escaparon saltando por la borda. [98] Los traficantes de esclavos intentarían colocar entre 350 y 600 esclavos en un barco. Antes de que las naciones participantes prohibieran por completo la trata de esclavos africanos en 1853, habían llegado a América 15,3 millones de esclavos.

Raymond L. Cohn, profesor de economía cuya investigación se ha centrado en la historia económica y la migración internacional, [114] ha investigado las tasas de mortalidad entre los africanos durante los viajes del comercio de esclavos en el Atlántico. Encontró que las tasas de mortalidad disminuyeron a lo largo de la historia de la trata de esclavos, principalmente porque el tiempo necesario para el viaje estaba disminuyendo. "En el siglo XVIII, muchos viajes de esclavos tomaban al menos dos meses y medio. En el siglo XIX, parece que la duración máxima del viaje era de dos meses, y muchos viajes eran mucho más cortos. Menos esclavos murieron en el Paso Medio a lo largo del tiempo, principalmente porque el pasaje fue más corto ". [115]

A pesar de los enormes beneficios de la esclavitud, los marineros ordinarios de los barcos de esclavos estaban mal pagados y estaban sujetos a una dura disciplina. Se esperaba una mortalidad de alrededor del 20%, un número similar ya veces mayor que el de los esclavos [116] en la tripulación de un barco durante el transcurso de un viaje debido a enfermedades, azotes, exceso de trabajo o levantamientos de esclavos. [117] La ​​enfermedad (malaria o fiebre amarilla) fue la causa más común de muerte entre los marineros. Una alta tasa de mortalidad de la tripulación en el viaje de regreso redundaba en interés del capitán, ya que reducía el número de marineros a los que había que pagar al llegar al puerto de origen. [118]

Muchos marineros odiaban la trata de esclavos, y quienes se unían a las tripulaciones de los barcos de esclavos lo hacían a menudo por coacción o porque no podían encontrar otro empleo. [119]

Campamentos de condimentos

Meltzer también afirma que el 33% de los africanos habrían muerto en el primer año en los campamentos de condimentos que se encuentran en todo el Caribe. [111] Jamaica tuvo uno de los más notorios de estos campos. La disentería fue la principal causa de muerte. [120] Los cautivos que no podían venderse eran inevitablemente destruidos. [95] Alrededor de 5 millones de africanos murieron en estos campos, lo que redujo el número de supervivientes a unos 10 millones. [111]

Muchas enfermedades, cada una capaz de matar a una gran minoría o incluso a la mayoría de una nueva población humana, llegaron a las Américas después de 1492. Incluyen viruela, malaria, peste bubónica, tifus, influenza, sarampión, difteria, fiebre amarilla y tos ferina. . [121] Durante la trata de esclavos en el Atlántico tras el descubrimiento del Nuevo Mundo, se registra que enfermedades como estas causan una mortalidad masiva. [122]

La historia evolutiva también puede haber jugado un papel en la resistencia a las enfermedades del comercio de esclavos. En comparación con los africanos y europeos, las poblaciones del Nuevo Mundo no tenían antecedentes de exposición a enfermedades como la malaria y, por lo tanto, no se había producido ninguna resistencia genética como resultado de la adaptación a través de la selección natural. [123]

Los niveles y el grado de inmunidad varían de una enfermedad a otra. Para la viruela y el sarampión, por ejemplo, los que sobreviven están equipados con la inmunidad para combatir la enfermedad por el resto de su vida, ya que no pueden volver a contraer la enfermedad. También hay enfermedades, como la malaria, que no confieren una inmunidad duradera eficaz. [123]

Viruela

Las epidemias de viruela eran conocidas por causar una disminución significativa en la población indígena del Nuevo Mundo. [124] Los efectos en los sobrevivientes incluyeron picaduras en la piel que dejaron cicatrices profundas, que comúnmente causan desfiguraciones significativas. Algunos europeos, que creían que la plaga de la sífilis en Europa provenía de las Américas, veían la viruela como la venganza europea contra los nativos. [122] Los africanos y europeos, a diferencia de la población nativa, a menudo tenían inmunidad de por vida, porque a menudo habían estado expuestos a formas menores de la enfermedad, como la viruela vacuna o la enfermedad menor de variola en la infancia. A finales del siglo XVI existían algunas formas de inoculación y variolación en África y Oriente Medio. Una práctica muestra a los comerciantes árabes en África "comprando" la enfermedad en la que un paño que había estado previamente expuesto a la enfermedad debía atarse al brazo de otro niño para aumentar la inmunidad. Otra práctica consistía en extraer pus de una costra de viruela y colocarlo en el corte de un individuo sano en un intento de tener un caso leve de la enfermedad en el futuro en lugar de que los efectos se volvieran fatales. [124]

El comercio de africanos esclavizados en el Atlántico tiene sus orígenes en las exploraciones de los marineros portugueses por la costa de África occidental en el siglo XV. Antes de eso, se estableció contacto con los mercados de esclavos africanos para rescatar a los portugueses que habían sido capturados por los intensos ataques piratas de Berbería del norte de África contra los barcos portugueses y las aldeas costeras, dejándolos frecuentemente despoblados. [125] Los primeros europeos que utilizaron africanos esclavizados en el Nuevo Mundo fueron los españoles, que buscaron auxiliares para sus expediciones de conquista y trabajadores en islas como Cuba y La Española. El alarmante descenso de la población autóctona había impulsado las primeras leyes reales que los protegían (Leyes de Burgos, 1512-1513). Los primeros africanos esclavizados llegaron a La Española en 1501. [126] Después de que Portugal logró establecer plantaciones de azúcar (engenhos) en el norte de Brasil c. En 1545, los comerciantes portugueses de la costa de África occidental comenzaron a suministrar africanos esclavizados a los plantadores de azúcar. Si bien al principio estos plantadores habían dependido casi exclusivamente de los nativos tupani para la mano de obra esclava, después de 1570 comenzaron a importar africanos, ya que una serie de epidemias habían diezmado las comunidades tupani ya desestabilizadas.Para 1630, los africanos habían reemplazado a los Tupani como el mayor contingente de mano de obra en las plantaciones de azúcar brasileñas. Esto puso fin a la tradición doméstica medieval europea de la esclavitud, dio como resultado que Brasil recibiera a los africanos más esclavizados y reveló que el cultivo y el procesamiento del azúcar eran la razón por la que aproximadamente el 84% de estos africanos fueron enviados al Nuevo Mundo.

A medida que Gran Bretaña ascendió en poder naval y se estableció en la América del Norte continental y algunas islas de las Indias Occidentales, se convirtieron en los principales comerciantes de esclavos. [128] En una etapa, el comercio era monopolio de la Royal Africa Company, que operaba desde Londres. Pero, tras la pérdida del monopolio de la empresa en 1689, [129] los comerciantes de Bristol y Liverpool se involucraron cada vez más en el comercio. [130] A finales del siglo XVII, uno de cada cuatro barcos que salían del puerto de Liverpool era un barco comerciante de esclavos. [131] Gran parte de la riqueza sobre la que se construyó la ciudad de Manchester y los pueblos circundantes a fines del siglo XVIII y durante gran parte del siglo XIX se basó en el procesamiento de algodón recolectado por esclavos y la fabricación de telas. [132] Otras ciudades británicas también se beneficiaron del comercio de esclavos. Birmingham, la ciudad productora de armas más grande de Gran Bretaña en ese momento, suministró armas para intercambiarlas por esclavos. [133] El 75% de todo el azúcar producido en las plantaciones se enviaba a Londres, y gran parte se consumía en los muy lucrativos cafés de la zona. [131]

Los primeros esclavos que llegaron como parte de la fuerza laboral en el Nuevo Mundo llegaron a la isla Hispaniola (ahora Haití y República Dominicana) en 1502. Cuba recibió sus primeros cuatro esclavos en 1513. Jamaica recibió su primer envío de 4000 esclavos en 1518 [134] Las exportaciones de esclavos a Honduras y Guatemala comenzaron en 1526.

Los primeros africanos esclavizados que llegaron a lo que se convertiría en Estados Unidos llegaron en julio [ cita necesaria ] 1526 como parte de un intento español de colonizar San Miguel de Gualdape. En noviembre, los 300 colonos españoles se redujeron a 100 y sus esclavos de 100 a 70 [ ¿Por qué? ]. Las personas esclavizadas se rebelaron en 1526 y se unieron a una tribu de nativos americanos cercana, mientras que los españoles abandonaron la colonia por completo (1527). El área del futuro Colombia recibió a sus primeros esclavizados en 1533. El Salvador, Costa Rica y Florida iniciaron su paso por la trata de esclavos en 1541, 1563 y 1581, respectivamente.

El siglo XVII vio un aumento de los envíos. Los africanos fueron llevados a Point Comfort, varias millas río abajo de la colonia inglesa de Jamestown, Virginia, en 1619. Los primeros africanos secuestrados en la América del Norte inglesa fueron clasificados como sirvientes contratados y liberados después de siete años. La ley de Virginia codificó la esclavitud de bienes muebles en 1656, y en 1662 la colonia adoptó el principio de partus sequitur ventrem, que clasificó a los hijos de madres esclavas como esclavos, independientemente de su paternidad.

Además de las personas africanas, los pueblos indígenas de las Américas fueron objeto de trata a través de las rutas comerciales del Atlántico. La obra de 1677 Los hechos y sufrimientos de los indios cristianos, por ejemplo, documenta a prisioneros de guerra coloniales ingleses (no, de hecho, combatientes opuestos, sino miembros encarcelados de las fuerzas aliadas inglesas) que son esclavizados y enviados a destinos en el Caribe. [135] [136] Los oponentes indígenas cautivos, incluidas mujeres y niños, también fueron vendidos como esclavos con una ganancia sustancial, para ser transportados a las colonias de las Indias Occidentales. [137] [138]

En 1802, los colonos rusos notaron que los capitanes de "Boston" (con base en los EE. UU.) Estaban intercambiando esclavos africanos por pieles de nutria con el pueblo Tlingit en el sureste de Alaska. [139]

  • Antes de 1820, el número de africanos esclavizados transportados a través del Atlántico al Nuevo Mundo triplicaba el número de europeos que llegaban a las costas de América del Norte y del Sur. En ese momento, este fue el mayor desplazamiento o migración oceánica de la historia, [141] eclipsando incluso la expansión lejana, pero menos densa, de los exploradores austronesio-polinesios.
  • El número de africanos que llegaron a cada región se calcula a partir del número total de esclavos importados, unos 10.000.000. [142]
  • Incluye Guayana Británica y Honduras Británica

Castigar a los esclavos en Calabouco, en Río de Janeiro, c. 1822

Esclavos comprados recientemente en Brasil de camino a las granjas de los terratenientes que los compraron c. 1830.

Litografía del siglo XIX que muestra una plantación de caña de azúcar en Surinam.

En Francia, en el siglo XVIII, los rendimientos para los inversores en plantaciones promediaban alrededor del 6% en comparación con el 5% para la mayoría de las alternativas nacionales, lo que representaba una ventaja de ganancias del 20%. Los riesgos, marítimos y comerciales, eran importantes para los viajes individuales. Los inversores lo mitigaron comprando pequeñas acciones de muchos barcos al mismo tiempo. De esa manera, pudieron diversificar una gran parte del riesgo. Entre viajes, las acciones de los barcos se podían vender y comprar libremente. [143]

Con mucho, las colonias antillanas más rentables económicamente en 1800 pertenecían al Reino Unido. Después de ingresar tarde al negocio de las colonias azucareras, la supremacía naval británica y el control sobre islas clave como Jamaica, Trinidad, las Islas de Sotavento y Barbados y el territorio de la Guayana Británica le dieron una ventaja importante sobre todos los competidores, mientras que muchos británicos no obtuvieron ganancias, un un puñado de individuos hizo pequeñas fortunas. Esta ventaja se vio reforzada cuando Francia perdió su colonia más importante, St. Domingue (oeste de Hispaniola, ahora Haití), a una revuelta de esclavos en 1791 [144] y apoyó revueltas contra su rival Gran Bretaña, en nombre de la libertad después de la revolución francesa de 1793. . Antes de 1791, el azúcar británico tenía que estar protegido para competir con el azúcar francés más barato.

Después de 1791, las islas británicas produjeron la mayor cantidad de azúcar y los británicos se convirtieron rápidamente en los mayores consumidores. El azúcar de las Indias Occidentales se volvió omnipresente como aditivo del té de la India. Se ha estimado que las ganancias del comercio de esclavos y de las plantaciones de las Indias Occidentales crearon hasta una en veinte de cada libra que circulaba en la economía británica en el momento de la Revolución Industrial en la segunda mitad del siglo XVIII. [145]

Población mundial (en millones) [146]
Año 1750 1800 1850 1900 1950 1999
Mundo 791 978 1,262 1,650 2,521 5,978
África 106 107 111 133 221 767
Asia 502 635 809 947 1,402 3,634
Europa 163 203 276 408 547 729
Latinoamerica y el caribe 16 24 38 74 167 511
América del norte 2 7 26 82 172 307
Oceanía 2 2 2 6 13 30

El historiador Walter Rodney ha argumentado que al comienzo del comercio de esclavos en el siglo XVI, aunque había una brecha tecnológica entre Europa y África, no era muy sustancial. Ambos continentes usaban tecnología de la Edad del Hierro. La principal ventaja que tenía Europa estaba en la construcción de barcos. Durante el período de la esclavitud, las poblaciones de Europa y América crecieron exponencialmente, mientras que la población de África permaneció estancada. Rodney sostuvo que las ganancias de la esclavitud se utilizaron para financiar el crecimiento económico y el avance tecnológico en Europa y América. Basado en teorías anteriores de Eric Williams, afirmó que la revolución industrial fue, al menos en parte, financiada por las ganancias agrícolas de las Américas. Citó ejemplos como la invención de la máquina de vapor por James Watt, que fue financiada por propietarios de plantaciones del Caribe. [147]

Otros historiadores han atacado tanto la metodología como la precisión de Rodney. Joseph C. Miller ha argumentado que el cambio social y el estancamiento demográfico (que investigó sobre el ejemplo de África central occidental) fueron causados ​​principalmente por factores internos. Joseph Inikori proporcionó una nueva línea de argumento, estimando desarrollos demográficos contrafácticos en caso de que no hubiera existido la trata de esclavos en el Atlántico. Patrick Manning ha demostrado que la trata de esclavos tuvo un impacto profundo en la demografía y las instituciones sociales africanas, pero criticó el enfoque de Inikori por no tener en cuenta otros factores (como el hambre y la sequía) y, por lo tanto, ser altamente especulativo. [148]

Efecto en la economía de África Occidental

Ningún académico discute el daño causado a las personas esclavizadas, pero el efecto del comercio en las sociedades africanas es muy debatido debido a la aparente afluencia de bienes a los africanos. Los defensores del comercio de esclavos, como Archibald Dalzel, argumentaron que las sociedades africanas eran sólidas y no se veían muy afectadas por el comercio. En el siglo XIX, los abolicionistas europeos, sobre todo el Dr. David Livingstone, adoptaron el punto de vista opuesto, argumentando que la frágil economía y las sociedades locales estaban siendo gravemente dañadas por el comercio.

Debido a que los efectos negativos de la esclavitud en las economías de África han sido bien documentados, a saber, la disminución significativa de la población, algunos gobernantes africanos probablemente vieron un beneficio económico al comerciar a sus súbditos con traficantes de esclavos europeos. Con la excepción de la Angola controlada por los portugueses, los líderes africanos costeros "generalmente controlaban el acceso a sus costas y podían evitar la esclavitud directa de sus súbditos y ciudadanos". [149] Por lo tanto, como sostiene el erudito africano John Thornton, los líderes africanos que permitieron la continuación del comercio de esclavos probablemente obtuvieron un beneficio económico al vender sus súbditos a los europeos. El Reino de Benin, por ejemplo, participó en el comercio de esclavos africanos, a voluntad, de 1715 a 1735, sorprendiendo a los comerciantes holandeses, que no esperaban comprar esclavos en Benin. [149] El beneficio derivado del comercio de esclavos por bienes europeos fue suficiente para que el Reino de Benin se reincorporara al comercio transatlántico de esclavos después de siglos de no participación. Dichos beneficios incluían tecnología militar (específicamente armas y pólvora), oro o simplemente mantener relaciones comerciales amistosas con las naciones europeas. La trata de esclavos fue, por tanto, un medio para que algunas élites africanas obtuvieran ventajas económicas. [150] El historiador Walter Rodney estima que hacia 1770, el rey de Dahomey ganaba aproximadamente 250.000 libras esterlinas al año vendiendo soldados africanos cautivos y personas esclavizadas a los traficantes de esclavos europeos. Muchos países de África occidental también tenían ya una tradición de tener esclavos, que se expandió al comercio con los europeos.

El comercio atlántico trajo nuevos cultivos a África y también monedas más eficientes que fueron adoptadas por los comerciantes de África Occidental. Esto puede interpretarse como una reforma institucional que redujo el costo de hacer negocios. Pero los beneficios para el desarrollo fueron limitados mientras el negocio incluyera la esclavitud. [151]

Tanto Thornton como Fage sostienen que, si bien la élite política africana puede haberse beneficiado en última instancia de la trata de esclavos, su decisión de participar puede haber estado más influenciada por lo que podrían perder al no participar. En el artículo de Fage "La esclavitud y la trata de esclavos en el contexto de la historia de África occidental", señala que para los africanos occidentales "realmente había pocos medios efectivos de movilizar mano de obra para las necesidades económicas y políticas del estado" sin la trata de esclavos. [150]

Efectos sobre la economía británica

El historiador Eric Williams en 1944 argumentó que las ganancias que Gran Bretaña recibió de sus colonias azucareras, o del comercio de esclavos entre África y el Caribe, contribuyeron al financiamiento de la revolución industrial británica. Sin embargo, dice que en el momento de la abolición de la trata de esclavos en 1807 y la emancipación de los esclavos en 1833, las plantaciones de azúcar de las Indias Occidentales Británicas habían perdido su rentabilidad, y era de interés económico para Gran Bretaña emancipar el país. esclavos [152]

Otros investigadores e historiadores han cuestionado enérgicamente lo que se conoce como la "tesis de Williams" en la academia. David Richardson ha llegado a la conclusión de que las ganancias del comercio de esclavos ascendieron a menos del 1% de la inversión nacional en Gran Bretaña. [153] El historiador económico Stanley Engerman encuentra que incluso sin restar los costos asociados del comercio de esclavos (por ejemplo, costos de envío, mortalidad de esclavos, mortalidad de los británicos en África, costos de defensa) o reinversión de las ganancias en el comercio de esclavos, el total los beneficios del comercio de esclavos y de las plantaciones de las Antillas representaron menos del 5% de la economía británica durante cualquier año de la Revolución Industrial. [154] La cifra del 5% de Engerman da tanto como sea posible en términos de beneficio de la duda al argumento de Williams, no solo porque no toma en cuenta los costos asociados del comercio de esclavos a Gran Bretaña, sino también porque conlleva el -supuesto de empleo de la economía y mantiene el valor bruto de las ganancias del comercio de esclavos como una contribución directa a la renta nacional de Gran Bretaña. [154] El historiador Richard Pares, en un artículo escrito antes del libro de Williams, descarta la influencia de la riqueza generada en las plantaciones de las Indias Occidentales sobre la financiación de la Revolución Industrial, afirmando que cualquier flujo sustancial de inversión de las ganancias de las Indias Occidentales en la industria se produjo allí. después de la emancipación, no antes. Sin embargo, cada una de estas obras se centra principalmente en la trata de esclavos o la Revolución Industrial, y no en el cuerpo principal de la tesis de Williams, que trataba sobre el azúcar y la esclavitud en sí. Por tanto, no refutan el cuerpo principal de la tesis de Williams. [155] [156]

Seymour Drescher y Robert Anstey argumentan que la trata de esclavos siguió siendo rentable hasta el final, y que la reforma moralista, no el incentivo económico, fue la principal responsable de la abolición. Dicen que la esclavitud siguió siendo rentable en la década de 1830 debido a las innovaciones en la agricultura. Sin embargo, Drescher Econocidio concluye su estudio en 1823, y no aborda la mayoría de la tesis de Williams, que cubre el declive de las plantaciones de azúcar después de 1823, la emancipación de los esclavos en la década de 1830 y la subsiguiente abolición de los aranceles azucareros en la década de 1840. Estos argumentos no refutan el cuerpo principal de la tesis de Williams, que presenta datos económicos para mostrar que el comercio de esclavos fue menor en comparación con la riqueza generada por el azúcar y la esclavitud en el Caribe británico. [157] [156] [158]

Karl Marx, en su influyente historia económica del capitalismo, Das Kapital, escribió que ". la transformación de África en un laberinto para la caza comercial de pieles negras, señaló el amanecer rosado de la era de la producción capitalista". Argumentó que el comercio de esclavos era parte de lo que llamó la "acumulación primitiva" de capital, la acumulación "no capitalista" de riqueza que precedió y creó las condiciones financieras para la industrialización de Gran Bretaña. [159]

Demografía

Los efectos demográficos de la trata de esclavos son un tema controvertido y muy debatido. Aunque estudiosos como Paul Adams y Erick D. Langer han estimado que el África subsahariana representaba alrededor del 18 por ciento de la población mundial en 1600 y sólo el 6 por ciento en 1900, [160] las razones de este cambio demográfico han sido objeto de muchos debate. Además de la despoblación que experimentó África debido a la trata de esclavos, las naciones africanas se quedaron con proporciones de género gravemente desequilibradas, y las mujeres representaron hasta el 65 por ciento de la población en áreas muy afectadas como Angola. [91] Además, muchos estudiosos (como Barbara N. Ramusack) han sugerido un vínculo entre la prevalencia de la prostitución en África hoy en día con los matrimonios temporales que se hicieron cumplir durante el curso de la trata de esclavos. [161]

Walter Rodney argumentó que la exportación de tanta gente había sido un desastre demográfico que dejó a África en desventaja permanente en comparación con otras partes del mundo, y explica en gran medida la continua pobreza del continente. [147] Presentó cifras que muestran que la población de África se estancó durante este período, mientras que las de Europa y Asia crecieron dramáticamente. Según Rodney, todas las demás áreas de la economía fueron interrumpidas por el comercio de esclavos cuando los principales comerciantes abandonaron las industrias tradicionales para dedicarse a la esclavitud, y los niveles más bajos de la población se vieron perturbados por la esclavitud en sí.

Otros han desafiado este punto de vista. J. D. Fage comparó el efecto demográfico en el continente en su conjunto. David Eltis ha comparado las cifras con la tasa de emigración desde Europa durante este período. Solo en el siglo XIX, más de 50 millones de personas salieron de Europa hacia las Américas, una tasa mucho más alta que la que jamás se tomaron de África. [162]

Otros académicos acusaron a Walter Rodney de caracterizar erróneamente el comercio entre africanos y europeos. Argumentan que los africanos, o más exactamente las élites africanas, permitieron deliberadamente que los comerciantes europeos se unieran a un comercio ya grande de personas esclavizadas y que no fueron condescendientes. [163]

Como sostiene Joseph E. Inikori, la historia de la región muestra que los efectos aún eran bastante deletéreos. Sostiene que el modelo económico africano de la época era muy diferente del modelo europeo y no podía soportar tales pérdidas de población. La reducción de la población en determinadas zonas también provocó problemas generalizados. Inikori también señala que después de la supresión de la trata de esclavos, la población de África casi inmediatamente comenzó a aumentar rápidamente, incluso antes de la introducción de las medicinas modernas. [164]

Legado de racismo

El papel de la esclavitud en la promoción de la ideología y los prejuicios racistas se ha estudiado cuidadosamente en determinadas situaciones, especialmente en los Estados Unidos. El simple hecho es que ningún pueblo puede esclavizar a otro durante cuatro siglos sin manifestar una noción de superioridad, y cuando el color y otros rasgos físicos de esos pueblos eran muy diferentes, era inevitable que el prejuicio tomara una forma racista. [147]

Eric Williams argumentó que "se dio un giro racial a lo que es básicamente un fenómeno económico. La esclavitud no nació del racismo: más bien, el racismo fue la consecuencia de la esclavitud". [165] La creencia de que los europeos caucásicos fueron divinamente ordenados por un Dios judeocristiano omnipotente como 'superiores' a otras razas humanas con piel más oscura, un principio importante del movimiento de supremacía blanca, fue una de las percepciones erróneas que permitirían a escala industrial esclavitud a través del Atlántico para prosperar. [ cita necesaria ] En las Américas, la esclavitud y el racismo parecen haberse fortalecido mutuamente. [ cita necesaria ] Esto todavía tendría que compararse con el racismo en otras partes del mundo, ya que también hubo esclavitud en China e India durante siglos. [ cita necesaria ] Los más de 23 millones de siervos privados de Rusia fueron liberados de sus señores por un edicto de Alejandro II en 1861. Los propietarios fueron compensados ​​mediante impuestos sobre los siervos liberados. Los siervos del Estado se emanciparon en 1866. [166] El factor decisivo común parece ser ahorrar dinero en el costo total de la mano de obra.

El racismo científico fue también una justificación de uso común para la esclavitud basada en la raza y continuó siendo mucho después de la abolición de la esclavitud.

De manera similar, John Darwin escribe: "La rápida conversión de la mano de obra blanca contratada a la esclavitud negra hizo del Caribe inglés una frontera de civilidad donde las ideas inglesas (más tarde británicas) sobre la raza y el trabajo esclavo se adaptaron sin piedad a los intereses locales. De hecho, la raíz La justificación del sistema de esclavitud y del salvaje aparato de coerción del que dependía su preservación era la barbarie indestructible de la población esclava, producto, se decía, de sus orígenes africanos ". [167]

En Gran Bretaña, Estados Unidos, Portugal y en partes de Europa, se desarrolló la oposición contra la trata de esclavos.David Brion Davis dice que los abolicionistas asumieron "que el fin de las importaciones de esclavos conduciría automáticamente a la mejora y abolición gradual de la esclavitud". [168] En Gran Bretaña y Estados Unidos, la oposición al comercio fue liderada por miembros de la Sociedad Religiosa de Amigos (cuáqueros), Thomas Clarkson y evangélicos establecidos como William Wilberforce en el Parlamento. Mucha gente se unió al movimiento y comenzaron a protestar contra el comercio, pero los dueños de las propiedades coloniales se opusieron. [169] Tras la decisión de Lord Mansfield en 1772, muchos abolicionistas y esclavistas creían que los esclavos se volvían libres al entrar en las islas británicas. [170] Sin embargo, en realidad la esclavitud continuó en Gran Bretaña hasta la abolición en la década de 1830. El fallo de Mansfield sobre Somerset contra Stewart sólo decretó que un esclavo no podía ser transportado fuera de Inglaterra contra su voluntad. [171]

Bajo el liderazgo de Thomas Jefferson, el nuevo estado de Virginia en 1778 se convirtió en el primer estado y una de las primeras jurisdicciones en cualquier lugar en detener la importación de esclavos para la venta, lo que convirtió en un crimen para los comerciantes traer esclavos de fuera del estado o de para la venta en el extranjero, a los inmigrantes de Estados Unidos se les permitió traer sus propios esclavos. La nueva ley liberó a todos los esclavos traídos ilegalmente después de su aprobación e impuso fuertes multas a los infractores. [172] [173] [174] Todos los demás estados de los Estados Unidos siguieron su ejemplo, aunque Carolina del Sur reabrió su comercio de esclavos en 1803. [175]

Dinamarca, que había participado activamente en el comercio de esclavos, fue el primer país en prohibir el comercio a través de una legislación en 1792, que entró en vigor en 1803. [176] Gran Bretaña prohibió el comercio de esclavos en 1807, imponiendo fuertes multas a cualquier esclavo que se encontrara a bordo de un Barco británicover la Ley de Comercio de Esclavos de 1807). La Royal Navy tomó medidas para evitar que otras naciones continuaran con el comercio de esclavos y declaró que la esclavitud era igual a la piratería y se castigaba con la muerte. El Congreso de los Estados Unidos aprobó la Ley de Comercio de Esclavos de 1794, que prohibía la construcción o equipamiento de barcos en los Estados Unidos para su uso en el comercio de esclavos. La Constitución de los Estados Unidos prohibió una prohibición federal de importar esclavos durante 20 años, en ese momento la Ley que prohíbe la importación de esclavos prohibió las importaciones el primer día que la Constitución lo permitió: el 1 de enero de 1808.

Abolicionismo británico

William Wilberforce fue una fuerza impulsora en el Parlamento británico en la lucha contra la trata de esclavos en el Imperio Británico. Los abolicionistas británicos se centraron en el comercio de esclavos, argumentando que el comercio no era necesario para el éxito económico del azúcar en las colonias británicas de las Antillas. Este argumento fue aceptado por políticos vacilantes, que no querían destruir las valiosas e importantes colonias azucareras del Caribe británico. El parlamento británico también estaba preocupado por el éxito de la Revolución Haitiana, y creían que tenían que abolir el comercio para evitar que ocurriera una conflagración similar en una colonia británica del Caribe. [177]

El 22 de febrero de 1807, la Cámara de los Comunes aprobó una moción por 283 votos contra 16 para abolir la trata de esclavos en el Atlántico. Por lo tanto, se abolió la trata de esclavos, pero no la institución todavía económicamente viable de la esclavitud, que proporcionó la importación más lucrativa de Gran Bretaña en ese momento, el azúcar. Los abolicionistas no actuaron contra el azúcar y la esclavitud en sí hasta después de que la industria azucarera entrara en un declive terminal después de 1823. [178]

Estados Unidos aprobó su propia Ley de Prohibición de la Importación de Esclavos la semana siguiente (2 de marzo de 1807), aunque probablemente sin consulta mutua. La ley sólo entró en vigor el primer día de 1808 ya que una cláusula de transacción en la Constitución de los Estados Unidos (Artículo 1, Sección 9, Cláusula 1) prohibía las restricciones federales, aunque no estatales, sobre la trata de esclavos antes de 1808. Los Estados Unidos no lo hicieron, sin embargo, abolió su comercio interno de esclavos, que se convirtió en el modo dominante de comercio de esclavos en Estados Unidos hasta la década de 1860. [179] En 1805, la Orden en Consejo británica había restringido la importación de esclavos a las colonias que habían sido capturadas de Francia y los Países Bajos. [170] Gran Bretaña continuó presionando a otras naciones para que pusieran fin a su comercio en 1810 se firmó un tratado anglo-portugués por el cual Portugal acordó restringir su comercio en sus colonias un tratado anglo-sueco de 1813 por el cual Suecia prohibió su comercio de esclavos el Tratado de París 1814 donde Francia estuvo de acuerdo con Gran Bretaña en que el comercio es "repugnante a los principios de la justicia natural" y acordó abolir el comercio de esclavos en cinco años del tratado anglo-holandés de 1814 donde los holandeses prohibieron su comercio de esclavos. [170]

La diplomacia de Castlereagh y Palmerston

La opinión abolicionista en Gran Bretaña fue lo suficientemente fuerte en 1807 como para abolir la trata de esclavos en todas las posesiones británicas, aunque la esclavitud persistió en las colonias hasta 1833. [180] Los abolicionistas después de 1807 se centraron en acuerdos internacionales para abolir la trata de esclavos. El canciller Castlereagh cambió de posición y se convirtió en un firme partidario del movimiento. Gran Bretaña concertó tratados con Portugal, Suecia y Dinamarca en el período comprendido entre 1810 y 1814, mediante los cuales acordaron poner fin o restringir su comercio. Estos fueron preliminares a las negociaciones del Congreso de Viena que dominó Castlereagh y que resultaron en una declaración general condenando la trata de esclavos. [181] El problema era que los tratados y declaraciones eran difíciles de hacer cumplir, dados los altísimos beneficios disponibles para los intereses privados. Como Ministro de Relaciones Exteriores, Castlereagh cooperó con altos funcionarios para utilizar la Royal Navy para detectar y capturar barcos de esclavos. Usó la diplomacia para hacer acuerdos de búsqueda y captura con todos los gobiernos cuyos barcos comerciaban. Hubo una seria fricción con los Estados Unidos, donde los intereses esclavistas del sur eran políticamente poderosos. Washington retrocedió ante la vigilancia británica de alta mar. España, Francia y Portugal también dependieron del comercio internacional de esclavos para abastecer sus plantaciones coloniales.

A medida que Castlereagh hizo más y más arreglos diplomáticos, los propietarios de barcos de esclavos comenzaron a enarbolar banderas falsas de naciones que no se habían puesto de acuerdo, especialmente los Estados Unidos. Según la ley estadounidense, era ilegal que los barcos estadounidenses se dedicaran al comercio de esclavos, pero la idea de que Gran Bretaña hiciera cumplir las leyes estadounidenses era inaceptable para Washington. Lord Palmerston y otros ministros de relaciones exteriores británicos continuaron las políticas de Castlereagh. Finalmente, en 1842 en 1845, se llegó a un acuerdo entre Londres y Washington. Con la llegada de un gobierno incondicionalmente antiesclavista en Washington en 1861, el comercio de esclavos en el Atlántico estaba condenado al fracaso. A la larga, la estrategia de Castlereagh sobre cómo sofocar la trata de esclavos resultó exitosa. [182]

El primer ministro Palmerston detestaba la esclavitud, y en Nigeria en 1851 aprovechó las divisiones en la política nativa, la presencia de misioneros cristianos y las maniobras del cónsul británico John Beecroft para alentar el derrocamiento del rey Kosoko. El nuevo rey Akitoye era un títere dócil que no comerciaba con esclavos. [183]

Marina Real Británica

El Escuadrón de África Occidental de la Royal Navy, establecido en 1808, creció en 1850 a una fuerza de unos 25 buques, que tenían la tarea de combatir la esclavitud a lo largo de la costa africana. [184] Entre 1807 y 1860, el Escuadrón de la Marina Real se apoderó de aproximadamente 1.600 barcos involucrados en el comercio de esclavos y liberó a 150.000 africanos que estaban a bordo de estos barcos. [185] La marina transportaba varios cientos de esclavos al año a la colonia británica de Sierra Leona, donde los obligaba a servir como "aprendices" en la economía colonial hasta la Ley de Abolición de la Esclavitud de 1833. [186]

Último barco de esclavos a los Estados Unidos

A pesar de que estaba prohibido, después y en respuesta a la reticencia o negativa del Norte a hacer cumplir la Ley de esclavos fugitivos de 1850, la trata de esclavos en el Atlántico se "reabrió como represalia". En 1859, "el comercio de esclavos de África a la costa sur de los Estados Unidos se lleva a cabo desafiando la ley federal y el gobierno federal". [188]

El último conocido barco de esclavos para aterrizar en suelo estadounidense fue el Clotilda, que en 1859 introdujo ilegalmente a varios africanos en la ciudad de Mobile, Alabama. [189] Los africanos a bordo fueron vendidos como esclavos, sin embargo, la esclavitud en los EE. UU. Fue abolida cinco años después del final de la Guerra Civil estadounidense en 1865. Se creyó durante mucho tiempo que Cudjoe Lewis, que murió en 1935, era el último sobreviviente de Clotilda y el último esclavo sobreviviente traído de África a los Estados Unidos, [190] pero una investigación reciente ha encontrado que otros dos sobrevivientes de Clotilda lo sobrevivió, Redoshi (que murió en 1937) y Matilda McCrear (que murió en 1940). [191] [192]

Brasil pone fin al comercio de esclavos en el Atlántico

El último país en prohibir el comercio de esclavos en el Atlántico fue Brasil en 1831. Sin embargo, un comercio ilegal vibrante continuó enviando un gran número de personas esclavizadas a Brasil y también a Cuba hasta la década de 1860, cuando la aplicación británica y una mayor diplomacia finalmente pusieron fin al comercio de esclavos en el Atlántico. . [ cita necesaria ] En 1870, Portugal puso fin a la última ruta comercial con las Américas, donde el último país en importar esclavos fue Brasil. En Brasil, sin embargo, la esclavitud en sí no terminó hasta 1888, lo que lo convirtió en el último país de las Américas en poner fin a la servidumbre involuntaria.

Motivación económica para acabar con la trata de esclavos

El historiador Walter Rodney sostiene que fue una disminución en la rentabilidad de los oficios triangulares lo que hizo posible que ciertos sentimientos humanos básicos se afirmaran en el nivel de toma de decisiones en varios países europeos, siendo Gran Bretaña el más crucial porque era el mayor portador de cautivos africanos a través del Atlántico. Rodney afirma que los cambios en la productividad, la tecnología y los patrones de intercambio en Europa y América informaron la decisión de los británicos de poner fin a su participación en el comercio en 1807. [ cita necesaria ]

Sin embargo, Michael Hardt y Antonio Negri [193] sostienen que no se trataba de una cuestión estrictamente económica ni moral. Primero, porque la esclavitud era (en la práctica) todavía beneficiosa para el capitalismo, proporcionando no sólo una afluencia de capital sino también disciplinando las dificultades a los trabajadores (una forma de "aprendizaje" en la planta industrial capitalista). Hardt y Negri describen el argumento más "reciente" de un "cambio moral" (la base de las líneas anteriores de este artículo) como un aparato "ideológico" para eliminar el sentimiento de culpa en la sociedad occidental. Aunque los argumentos morales desempeñaron un papel secundario, por lo general tenían mayor resonancia cuando se usaban como estrategia para socavar las ganancias de los competidores. Este argumento sostiene que la historia eurocéntrica ha sido ciega al elemento más importante en esta lucha por la emancipación, precisamente, la revuelta constante y el antagonismo de las revueltas de los esclavos. El más importante de ellos es la Revolución Haitiana. El impacto de esta revolución en 1804, ciertamente introduce un argumento político esencial en el fin de la trata de esclavos, que ocurrió solo tres años después. [ cita necesaria ]

Sin embargo, tanto James Stephen como Henry Brougham, primer barón Brougham y Vaux escribieron que la trata de esclavos podría abolirse en beneficio de las colonias británicas, y el folleto de este último se usaba a menudo en debates parlamentarios a favor de la abolición. William Pitt el Joven argumentó sobre la base de estos escritos que las colonias británicas estarían mejor, tanto en economía como en seguridad, si se aboliera el comercio. Como resultado, según el historiador Christer Petley, los abolicionistas argumentaron, e incluso algunos propietarios de plantaciones ausentes aceptaron, que el comercio podría abolirse "sin un daño sustancial a la economía de las plantaciones". William Grenville, primer barón de Grenville argumentó que "la población esclava de las colonias podría mantenerse sin ella". Petley señala que el gobierno tomó la decisión de abolir el comercio "con la intención expresa de mejorar, no destruir, la todavía lucrativa economía de las plantaciones de las Indias Occidentales Británicas". [194]

Diáspora africana

La diáspora africana que se creó a través de la esclavitud ha sido una parte compleja entretejida de la historia y la cultura estadounidenses. [195] En los Estados Unidos, el éxito del libro de Alex Haley Raíces: la saga de una familia estadounidense, publicado en 1976, y Raíces, la subsecuente miniserie de televisión basada en él, transmitida por la cadena ABC en enero de 1977, generó un mayor interés y aprecio por la herencia africana entre la comunidad afroamericana. [196] La influencia de estos llevó a muchos afroamericanos a comenzar a investigar sus historias familiares y hacer visitas a África Occidental. Por ejemplo, para la esencia del papel desempeñado por Bono Manso en la trata de esclavos en el Atlántico, se ha levantado una señal de tráfico para Martin Luther King Jr Village en Manso, actualmente en la región Bono East de Ghana. [197] A su vez, se desarrolló una industria turística para abastecerlos. Un ejemplo notable de esto es a través del Festival Roots Homecoming que se celebra anualmente en Gambia, en el que se llevan a cabo rituales a través de los cuales los afroamericanos pueden simbólicamente "volver a casa" en África. [198] Sin embargo, se han desarrollado cuestiones de disputa entre los afroamericanos y las autoridades africanas sobre cómo mostrar los sitios históricos que estuvieron involucrados en la trata de esclavos en el Atlántico, con voces prominentes en el primero que criticaron al segundo por no mostrar dichos sitios con sensibilidad, sino tratarlos. como empresa comercial. [199]

"Regreso a África"

En 1816, un grupo de euroamericanos ricos, algunos de los cuales eran abolicionistas y otros segregacionistas raciales, fundaron la American Colonization Society con el deseo expreso de enviar a los afroamericanos que estaban en los Estados Unidos a África Occidental. En 1820, enviaron su primer barco a Liberia, y en una década se habían establecido allí alrededor de dos mil afroamericanos. Dicho reasentamiento continuó durante todo el siglo XIX, aumentando tras el deterioro de las relaciones raciales en los estados del sur de los Estados Unidos tras la Reconstrucción en 1877. [200]

Movimiento rastafari

El movimiento Rastafari, que se originó en Jamaica, donde el 92% de la población desciende del comercio de esclavos en el Atlántico, ha hecho esfuerzos para dar a conocer la esclavitud y asegurarse de que no se olvide, especialmente a través de la música reggae. [201]

Disculpas

En todo el mundo

En 1998, la UNESCO designó el 23 de agosto como Día Internacional en Recuerdo de la Trata de Esclavos y su Abolición. Desde entonces ha habido una serie de eventos que reconocen los efectos de la esclavitud.

En la Conferencia Mundial contra el Racismo de 2001 en Durban, Sudáfrica, las naciones africanas exigieron una clara disculpa por la esclavitud de los antiguos países comerciantes de esclavos. Algunas naciones estaban dispuestas a disculparse, pero la oposición, principalmente del Reino Unido, Portugal, España, los Países Bajos y Estados Unidos bloqueó los intentos de hacerlo. El temor a una compensación monetaria podría haber sido una de las razones de la oposición. A partir de 2009, se están realizando esfuerzos para crear un Monumento a la Esclavitud de las Naciones Unidas como recuerdo permanente de las víctimas de la trata de esclavos en el Atlántico.

Benin

En 1999, el presidente Mathieu Kerekou de Benin (antes Reino de Dahomey) emitió una disculpa nacional por el papel que desempeñaron los africanos en la trata de esclavos en el Atlántico. [202] Luc Gnacadja, ministro de Medio Ambiente y Vivienda de Benin, dijo más tarde: "La trata de esclavos es una vergüenza, y nos arrepentimos". [203] Los investigadores estiman que se exportaron 3 millones de esclavos de la Costa de los Esclavos que bordea la ensenada de Benin. [203]

Dinamarca

Dinamarca se había afianzado en Ghana durante más de 200 años y traficaron hasta 4.000 africanos esclavizados por año. [204] El ministro de Relaciones Exteriores danés, Uffe Ellemann-Jensen, declaró públicamente en 1992: "Entiendo por qué los habitantes del Islas de las Indias Occidentales celebrar el día en que se convirtieron en parte de los EE. UU. Pero para los daneses y Dinamarca el día es un capítulo oscuro. Explotamos a los esclavos en el Islas de las Indias Occidentales durante 250 años y ganamos mucho dinero con ellos, pero cuando tuvimos que pagar los salarios, los vendimos, sin ni siquiera preguntar a los habitantes (...) Eso realmente no fue una cosa decente. Al menos podríamos haber convocado un referéndum y preguntarle a la gente a qué nación querían pertenecer. En cambio, simplemente defraudamos a la gente "[205]: 69

Francia

El 30 de enero de 2006, Jacques Chirac (el entonces presidente francés) dijo que el 10 de mayo sería en adelante un día nacional en memoria de las víctimas de la esclavitud en Francia, marcando el día en 2001 cuando Francia aprobó una ley que reconoce la esclavitud como un crimen de lesa humanidad. . [206]

Ghana

El presidente Jerry Rawlings de Ghana se disculpó por la participación de su país en la trata de esclavos. [202]

Países Bajos

En una conferencia de la ONU sobre la trata de esclavos en el Atlántico en 2001, el ministro holandés de Política Urbana e Integración de Minorías Étnicas, Roger van Boxtel, dijo que Holanda "reconoce las graves injusticias del pasado". El 1 de julio de 2013, en el 150 aniversario de la abolición de la esclavitud en las Indias Occidentales Holandesas, el gobierno holandés expresó "profundo pesar y remordimiento" por la participación de los Países Bajos en la trata de esclavos en el Atlántico. El gobierno holandés no ha ofrecido una disculpa formal por su participación en el comercio de esclavos en el Atlántico, ya que una disculpa implica que considera sus propias acciones del pasado como ilegales y podría llevar a un litigio por una compensación monetaria por parte de los descendientes de los esclavos. [207]

Nigeria

En 2009, el Congreso de Derechos Civiles de Nigeria escribió una carta abierta a todos los jefes africanos que participaron en el comercio pidiendo disculpas por su papel en la trata de esclavos en el Atlántico: "No podemos seguir culpando a los hombres blancos, como africanos, en particular a los Los gobernantes tradicionales no están exentos de culpa. En vista del hecho de que los estadounidenses y Europa han aceptado la crueldad de sus roles y se han disculpado enérgicamente, sería lógico, razonable y humillante que los gobernantes tradicionales africanos [puedan] aceptar la culpa y disculparse formalmente a los descendientes de las víctimas de su trata de esclavos colaborativa y explotadora ". [208]

Reino Unido

El 9 de diciembre de 1999, el Ayuntamiento de Liverpool aprobó una moción formal disculpándose por la participación de la ciudad en el comercio de esclavos. Se acordó unánimemente que Liverpool reconoce su responsabilidad por su participación en tres siglos de trata de esclavos. El Ayuntamiento se ha disculpado sin reservas por la participación de Liverpool y el efecto continuo de la esclavitud en las comunidades negras de Liverpool. [209]

El 27 de noviembre de 2006, el primer ministro británico Tony Blair se disculpó parcialmente por el papel de Gran Bretaña en el comercio de esclavitud africana. Sin embargo, los activistas de derechos africanos lo denunciaron como una "retórica vacía" que no abordó el problema de manera adecuada. Sienten que su disculpa se detuvo tímidamente para evitar cualquier réplica legal. [210] Blair volvió a disculparse el 14 de marzo de 2007. [211]

El 24 de agosto de 2007, Ken Livingstone (alcalde de Londres) se disculpó públicamente por el papel de Londres en la trata de esclavos."Puedes mirar hacia el otro lado para ver las instituciones que todavía se benefician de la riqueza que crearon a partir de la esclavitud", dijo, señalando hacia el distrito financiero, antes de romper a llorar. Dijo que Londres todavía estaba contaminada por los horrores de la esclavitud. Jesse Jackson elogió al alcalde Livingstone y agregó que se deben hacer reparaciones. [212]

Estados Unidos

El 24 de febrero de 2007, la Asamblea General de Virginia aprobó la Resolución Conjunta de la Cámara número 728 [213] reconociendo "con profundo pesar la servidumbre involuntaria de los africanos y la explotación de los nativos americanos, y pidiendo la reconciliación entre todos los virginianos". Con la aprobación de esa resolución, Virginia se convirtió en la primera de los 50 Estados Unidos en reconocer a través del órgano de gobierno del estado la participación de su estado en la esclavitud. La aprobación de esta resolución se produjo inmediatamente después de la celebración del 400 aniversario de la ciudad de Jamestown, Virginia, que fue la primera colonia inglesa permanente que sobrevivió en lo que se convertiría en los Estados Unidos. Jamestown también es reconocido como uno de los primeros puertos esclavistas de las colonias americanas. El 31 de mayo de 2007, el gobernador de Alabama, Bob Riley, firmó una resolución en la que expresaba "profundo pesar" por el papel de Alabama en la esclavitud y se disculpaba por los agravios y persistentes efectos de la esclavitud. Alabama es el cuarto estado en aprobar una disculpa por la esclavitud, luego de las votaciones de las legislaturas de Maryland, Virginia y Carolina del Norte. [214]

El 30 de julio de 2008, la Cámara de Representantes de los Estados Unidos aprobó una resolución en la que se disculpaba por la esclavitud estadounidense y las posteriores leyes discriminatorias. El lenguaje incluía una referencia a la "injusticia fundamental, crueldad, brutalidad e inhumanidad de la esclavitud y la segregación de Jim Crow". [215] El 18 de junio de 2009, el Senado de los Estados Unidos emitió una declaración de disculpa denunciando la "injusticia, crueldad, brutalidad e inhumanidad fundamentales de la esclavitud". La noticia fue bien recibida por el presidente Barack Obama. [216]


Ver el vídeo: Quiénes fueron los PIRATAS y CORSARIOS? HISTORIA, VIDA Y OBJETIVOS (Diciembre 2021).